Piñera destaca planes de "asistencia" a víctimas y compromete fortalecer protección a DD.HH.

Imagen-Pinera-DD1

El Presidente Sebastián Piñera lideró este martes, en La Moneda, una ceremonia por el Día Internacional de los DD.HH.

Mandatario apuntó a "aprender las lecciones de estas últimas semanas" e insistió en que "no existe ninguna contradicción entre resguardar el orden público y proteger los derechos humanos".




Casi 23 minutos duró este martes  el discurso que dio el Presidente Sebastián Piñera para conmemorar el Día Internacional de los Derechos Humanos, en una jornada que estuvo cruzada por el extravío del avión de la Fach con 38 personas a bordo y por la cancelación del viaje a Argentina para asistir al cambio de mando.

Así, el Mandatario realizó una pequeña ceremonia en La Moneda, a la que invitó a todos los poderes del Estado; al general director de Carabineros, Mario Rozas, y al contralor Jorge Bermúdez, entre otros.

En la oportunidad, Piñera realizó una alocución que en el gobierno calificaron como "equilibrada" en relación a las víctimas que han sufrido lesiones por parte de Carabineros y respecto de los uniformados que han sido heridos durante las manifestaciones desde que se originó la crisis social, una línea discursiva que ha sido criticada por la oposición.

En su intervención, el Jefe de Estado insistió en que no hay contradicción "entre resguardar el orden público y proteger los derechos humanos", señalando que "cuando se resguarda el orden público, se están protegiendo los derechos humanos". En ese sentido, se comprometió a "aprender las lecciones de estas últimas siete semanas" y "fortalecer" la capacidad para proteger los DD.HH.

En esta ocasión, además, el Presidente mencionó por primera vez a las dos personas que han sufrido pérdida total de la visión producto de la acción de Carabineros. Esto, en medio de las múltiples denuncias por casos de violaciones a los derechos humanos en contra de funcionarios de esa institución, lo que se ha transformado en un flanco para el Ejecutivo.

"Hoy pienso que hemos tenido que reconocer y lamentar la muerte de 24 compatriotas y varios miles han sufrido algún tipo de lesión (…). Estoy pensando, por supuesto, en personas como Gustavo Gatica y Fabiola Campillay, que perdieron completamente su visión, y también estoy pensando en el cabo segundo Sebastián Artigas, que recibió un balazo en el rostro en Pudahuel", manifestó.

Asimismo, destacó -sin entrar en detalles- que están trabajando en planes de asistencia para los heridos en manos de uniformados, en línea con el trabajo que ya se venía haciendo en el Ministerio de Salud para los que sufrieron daño ocular.

Ese tema fue profundizado posteriormente por el ministro de Justicia, Hernán Larraín, quien explicó que "el Presidente anunció una tercera línea de acción, la que busca un trabajo de asistencia, de acompañamiento, de apoyo integral a las víctimas de la violencia", junto con señalar que "ya empezamos en lo que se ha hecho en el Ministerio de Salud, creemos que eso hay que complementarlo". Y agregó: "Veremos qué otros mecanismos de reparación o de apoyo podemos ofrecerles".

En el gobierno afirman que están en el proceso de "contactar a las víctimas" y ver qué tipo de programas pueden ofrecer. Sin embargo, dicen que ha sido "difícil", ya que -según señalan- muchos de los que han sufrido lesiones se estarían negando a recibir ayuda del Ejecutivo.

La intervención del Mandatario en el acto fue cuestionada en sectores de la centroizquierda. "No sé de qué tradición de respeto a los derechos humanos habla el Presidente Piñera", reprochó la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara, Emilia Nuyado (PS), respecto de una de las frases de la alocución de Piñera. Esto, mientras diputados del PC recordaban por redes sociales la acusación constitucional que están impulsando contra el Jefe de Estado, la que se revisa este jueves en la Cámara y que, justamente, apunta a responsabilizarlo en los casos de vulneraciones a los DD.HH.

Comenta