Presidente Boric revela que tuvo “dudas” sobre si mantener o no el cuadro de Bernardo O’Higgins en su despacho presidencial

Mario Téllez / La Tercera

Durante su participación en la inauguración del año académico del Instituto de Chile el Mandatario relató sus reflexiones al ver la pieza en su oficina. No fue la única anécdota relativa a símbolos patrios entremezclados con su historia personal que relató. También contó una íntima experiencia aludiendo al Himno Nacional.




Durante su participación de la inauguración del año académico del Instituto de Chile, la tarde del miércoles, el Presidente Gabriel Boric reveló una anécdota relativa al cuadro de Bernardo O’Higgins que permanece en su despacho presidencial en La Moneda.

Frente a los asistentes al acto -no más de 30 personas a raíz del aforo, entre ellos expresidente Ricardo Lagos- Boric dio un distendido discurso, en el que relató lo que fue su arribo al Palacio de gobierno.

“Me sorprendió. Cuando llegamos a La Moneda estaba lleno de cuadros de diferentes personas... Estaba el Salón de los Presidentes que solo tiene a quienes han fallecido, pero en mi oficina, que no sé si habrá sido la misma de don Ricardo, pero sé que es la misma que tenía (Sebastián) Piñera, estaba una figura de O’Higgins y yo tenía dudas sobre si dejar el cuadro de O’Higgins o no”, narró Boric en el evento.

El Mandatario reveló que para definir si mantenía o no la pieza en su despacho decidió averiguar más sobre la vida de quien es considerado como uno de los padres de la patria. De hecho, cuando los jefes de Estado asumen, reciben de manos de su antecesor la piocha de O’Higgins, símbolo del traspaso de mando.

El Presidente Gabriel Boric recibe de manos de su antecesor, Sebastián Piñera, la piocha de O'Higgins. Foto: Pablo Ovalle Isasmendi / AgenciaUno.

“Empecé a tratar de investigar más y una de las primeras cosas que me di cuenta fue que cuando O’Higgins abdica en 1.823 uno de los motivos por los que se le levantan las provincias es por el gasto que destinaba O’Higgins a la emancipación del resto de América, y que se le criticaba. Una crítica que puede resonar hoy muy atingente, decía ‘pero si acá estamos pasando hambre, qué nos importa lo que pasa un poco más allá’. O nos salvamos juntos o nos hundimos por separado. La historia de la independencia de América está íntimamente vinculada en todo su territorio; entonces, O’Higgins sigue ahí en la oficina de La Moneda”, explicó el jefe de Estado.

No fue la única anécdota relativa a símbolos patrios entremezclados con su historia personal que relató el Presidente. En el acto, contó también una íntima experiencia aludiendo al Himno Nacional.

“Termino con la siguiente idea que contaba también en el encuentro que tuvimos con chilenos residentes en el extranjero. En el marco de la Cumbre de las Américas fueron a vernos un grupo de chilenos que vive en diferentes partes de Estados Unidos y Canadá y yo les conté que en el último tiempo me emocionaba con el himno”, comenzó recordando.

“Bueno, seguramente acá saben, pero el himno tiene cerca de diez estrofas creo...¿Más? Y entonces nosotros nos enojábamos cuando hablaban de los ‘valientes soldados’ y los valientes soldados es una parte menor de la preciosidad que es el himno entero y yo cuando lo leo ‘ha cesado la lucha sangrienta/ hoy es amigo quien ayer fue invasor’ dice una parte del himno (...) Entonces empecé a averiguar más de la historia del himno, porque me encontré a mí mismo cantándolo en la ducha, cosa que nunca había hecho, que me pareció muy ridículo. Me gusta el punk, el rock y una vez estaba cantando el himno en la ducha”, sorprendió comentando el Mandatario.

(AP Photo/Esteban Felix)

Fue ahí cuando explicó a los presentes: “me puse a averiguar más de la historia del himno y este himno, si no me equivoco es de la época de don Manuel Bulnes. Porque el primer himno que se mandó a hacer en los albores de la República era un himno profundamente antiespañol”.

“Y durante mucho tiempo cuando se instala este de Ramón Carnicer con Eusebio Lillo, que reemplaza al anterior, el pueblo alegaba que ‘queremos el himno viejo, no vamos a cantar este himno’. Y hoy día creo que a todos se nos hincha el pecho, estamos orgullosos de él”, complementó Boric.

El Mandatario cerró su historia asegurando que “mi reflexión a eso es ‘cambia todo cambia’ y esas transformaciones son muchas veces para mejor y espero que el proceso que estamos viviendo en Chile nos lleve por ese mismo camino. Y si bien vamos a tener resistencia, al final sea un momento de encontrarnos y que este nuevo proceso sea para sentirnos juntos parte de un mismo proyecto como sociedad”.

Lee más de Política

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.