Presidente Piñera promulga Ley de Matrimonio Igualitario: “Es buen día para la libertad y la familia en nuestro país”

El Mandatario promulgó el proyecto que modifica el concepto de matrimonio, el cual fue despachado por el Congreso el martes de esta semana. Desde La Moneda, apuntó que los objetivos de esta ley son proteger a las familias -especialmente a los niños-, dar vida al principio de que las personas nacen libres e iguales, y la libertad de las personas.




Esta jornada el Presidente de la República, Sebastián Piñera promulgó la Ley de Matrimonio Igualitario en el Palacio de La Moneda. Una actividad que contó con diversas personalidades y activistas por los derechos de la comunidad LGBTIQ+.

La promulgación se da luego de que el pasado 7 de diciembre y tras poco más de cuatro años de tramitación, el Congreso despachara el proyecto que modifica distintos cuerpos legales para regular -en igualdad de condiciones- el matrimonio de parejas del mismo sexo.

“Es un día de mucha emoción porque hay muchas y muchos que esperaron mucho tiempo para poder participar de un día como este, porque hoy vamos a promulgar la ley que permite el matrimonio igualitario. La libertad, la verdadera libertad se construye siempre reconociéndonos como iguales en dignidad y en derechos”, indicó el Mandatario en la ceremonia de promulgación.

En ese sentido el Jefe de Estado recordó todos los avances en esta materia que se han concretado durante sus dos mandatos, entre ellos el Acuerdo de Unión Civil y la Ley Zamudio.

“En nuestro primer gobierno impulsamos el Acuerdo de Unión Civil, el que permitió por primera vez en nuestra historia darle un reconocimiento legal a las relaciones de amor, de afecto de parejas del mismo sexo. También promulgamos la Ley Zamudio para terminar con esas odiosas discriminaciones arbitrarias cuyo origen fue el caso de Karen Atala. Al comienzo de este gobierno promulgamos la ley de identidad de género, que otorgó a toda persona el derecho a ser reconocida conforme a su género. Y siguiendo el camino que inició la Presidenta Bachelet, a quien le agradezco hoy día, y tal como lo dijimos en nuestra última cuenta pública, hoy llegó el tiempo del matrimonio igualitario en nuestro país”, señaló.

Piñera también apuntó a los objetivos de la ley. Al respecto mencionó que el primer objetivo es proteger a las familias y, especialmente, a los niños y niñas. “La ley permitirá que todos los niños y niñas tengan los mismos derechos y la misma protección en materias tan importantes como el cuidado personal, la pensión de alimentos porque no podemos tener familias de primera y segunda categoría”.

En segundo lugar destacó que, con esta ley, se da vida al principio de que todas las personas nacen libres e iguales en dignidad y derechos. “Pone un pie de igualdad a todas las relaciones de amor entre dos personas porque es un deber del Estado”.

Y como tercer objetivo puntualizó el resguardo y promoción de la libertad de las personas. La libertad es una condición esencial para que las personas puedan desarrollar sus talentos y realizarse como personas y puedan cumplir sus sueños y buscar la felicidad”, afirmó.

Tras detallar los ejes de la ley agregó que “llegó el tiempo de profundizar en torno al valor de la libertad y de la dignidad, llegó el tiempo de consagrar la libertad de amar y formar familia, llegó el tiempo de darle todo el valor a la dignidad de todas las relaciones de amor y afecto entre dos personas”.

Finalmente expresó que este es un día histórico para el país y que “estoy convencido, y lo siento profundamente, que es un buen día para la libertad, para la dignidad, para la igualdad, para la familia en nuestro país y un buen día para que el respeto a la diversidad entre todos los chilenos y chilenas sea parte de nuestra cultura”.

Si bien la iniciativa fue ingresada por la expresidenta Michelle Bachelet en septiembre de 2017 -durante su segundo mandato- este año, en el marco de su última cuenta Pública, Sebastián Piñera le otorgó urgencia a su tramitación.

El proyecto -que en ultima instancia fue analizado y corregido por una Comisión Mixta- modifica, entre otras cosas, el concepto de matrimonio en el artículo 102 del Código Civil. En concreto, cambia que el matrimonio se realiza entre un hombre y una mujer por una unión entre dos personas.

“Un contrato solemne por el cual dos personas se unen actual e indisolublemente, y por toda la vida, con el fin de vivir juntos, de procrear, y de auxiliarse mutuamente”, redefine.

Establece la no discriminación en el cuidado de hijos o hijas por temas relativos, entre otras cosas, a la orientación sexual, identidad o expresión de género, filiación o apariencia personal.

También se decidió reemplazar el concepto de “padres” por “progenitores”, y “homologar” los derechos de madres y padres trabajadores al gestante y la pareja.

Asimismo, se aprobó que “la filiación del hijo que nazca por la aplicación de técnicas de reproducción humana asistida quedará determinada respecto de las dos personas que se hayan sometido a ellas”.

Por otro lado se rechazó en la citada instancia un artículo sobre las técnicas de reproducción asistida, específicamente la norma que incorporaba la posibilidad del vientre de alquiler al no ser legal en Chile.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.