Primera parte del acuerdo constitucional: el borrador con las 12 bases que consensuaron los partidos

FOTO: LUIS BOZZO B./ AGENCIAUNO

Entre las distintas fuerzas políticas redactaron un documento preliminar -que aún no es definitivo- en el que dejaron constancia de los puntos en los que han podido acercar posiciones. Estos principios incluyen la mención de Chile como un Estado unitario, el Estado social y democrático de derecho, el reconocimiento de los pueblos indígenas, la definición de Chile como una sola nación, el resguardo de los emblemas patrios y la mantención de órganos autónomos como el Banco Central, entre otros.


“¿Vieron? No di ninguna pista ni detalle”.

De esa forma, el viernes de la semana pasada uno a uno los representantes de cada partido con representación parlamentaria terminaban sus respectivos puntos de prensa luego de pasar cerca de ocho horas reunidos en la sede del Congreso en Santiago. Este tipo de frases daba cuenta del hermetismo con el que, desde la UDI hasta el PC -más un integrante de Amarillos-, abordaban el acuerdo de bases institucionales -también llamados bordes o principios orientadores- para continuar con el proceso constituyente.

La tarde de este martes entre los partidos se vieron nuevamente las caras para analizar los puntos a los que llegaron a un acuerdo preliminar. Si bien no es el documento definitivo, La Tercera tuvo acceso al último borrador del texto redactado el viernes pasado. En él se detallan 12 puntos que pretenden evitar que el nuevo órgano constituyente repita sus “intentos refundacionales”, como lo han señalado desde Chile Vamos.

Así, los primeros dos principios establecen que “Chile es una República democrática, cuya soberanía reside en el pueblo” y que “el Estado de Chile es unitario y descentralizado”. Como tercer punto, se menciona que “la soberanía tiene como límite la dignidad de la persona humana y los derechos humanos reconocidos en los tratados internacionales ratificados por el Estado de Chile y que se encuentren vigentes. La Constitución consagrará que el terrorismo, en cualquiera de sus formas, es por esencia contrario a los derechos humanos”.

Luego se sostiene que “la Constitución reconoce a los pueblos indígenas que habitan su territorio como parte de la nación chilena, que es una e indivisible. El Estado respetará y promoverá sus derechos y culturas”, lo que implica un distanciamiento sobre el principio de plurinacionalidad propuesto por la Convención Constitucional. Asimismo, se establece que “Chile es un Estado social y democrático de derecho, cuya finalidad es promover el bien común; que reconoce derechos y libertades fundamentales; y que promueve el desarrollo progresivo de los derechos sociales, con sujeción al principio de responsabilidad fiscal y a través de instituciones estatales y privadas”.

Así, se marca una leve distancia de la propuesta original de la derecha, que consistía en establecer que “Chile es un Estado social de derechos y libertades”. Al respecto, el Frente Amplio argumentó que este último punto traería consigo la mantención del principio de subsidiariedad que está presente de manera implícita en la Constitución vigente.

Como sexto punto del listado, se incluye que “los emblemas nacionales de Chile son la bandera, el escudo y el himno nacional”. Luego, que “Chile tiene tres poderes separados e independientes entre sí: Poder Ejecutivo, con un jefe de Gobierno tiene iniciativa exclusiva en el gasto fiscal; Poder Judicial, con unidad jurisdiccional y con pleno respeto de las sentencias judiciales firmes y ejecutoriadas; y Poder legislativo bicameral, compuesto por un Senado y una Cámara de Diputados y Diputadas, sin perjuicio de sus atribuciones y competencias en particular”.

En el listado también se menciona que “Chile consagra constitucionalmente, entre otros, los siguientes órganos autónomos: Banco Central, justicia electoral, (justicia constitucional), Ministerio Público y Contraloría General de la República”.

Asimismo, se propone que “Chile protege y garantiza derechos y libertades fundamentales como el derecho a la vida; la igualdad ante la ley; el derecho de propiedad en sus diversas manifestaciones; la libertad de conciencia y de culto; la libertad de enseñanza y el deber preferente de las familias de escoger la educación de sus hijos; y los derechos de los niños, niñas y adolescentes de acuerdo a su interés superior; entre otros”.

Los últimos tres puntos se refieren a que “Chile consagra constitucionalmente con subordinación al poder civil la existencia de las Fuerzas Armadas; y las Fuerzas de Orden y Seguridad, con mención expresa de Carabineros de Chile y la Policía de Investigaciones”; “la Constitución consagra cuatro estados de excepción constitucional: estado de asamblea, de sitio, de catástrofe y de emergencia”; y “Chile se compromete constitucionalmente al cuidado y la conservación de la naturaleza (medioambiente) y su biodiversidad”.

El documento se ha compartido entre los partidos y esta semana pretenden afinar los últimos detalles de redacción, lo cual podría incluir una reducción del listado en caso de que se fusionen algunos principios. Todas las colectividades coinciden en que aún no existe acuerdo y eso solo ocurrirá cuando el asunto sea “integral” y contenga las bases institucionales, el mecanismo y el itinerario constitucional. Mientras no estén estampadas las firmas de los partidos, repiten una y otra vez los dirigentes que están negociando, no habrá acuerdo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

La iniciativa permite a cientos de niños ir al colegio en bicicleta, con la finalidad de generar consciencia a través de la entretención y la sustentabilidad.