Rabindranath Quinteros, tras nuevo examen por coronavirus que ahora dio negativo: “Pido disculpas a la gente que hice sufrir estos días pensando que podrían estar contagiadas”

El senador socialista y vicepresidente de la Cámara Alta, Rabindranath Quinteros.

El legislador, quien dio positivo en el examen por Covid-19 el pasado viernes 15 de mayo, explica las razones por las que se realizó un segundo test, cuyo resultado ahora pone en duda la validez de esa primera muestra. Pese a eso, el también vicepresidente de la Cámara Alta asegura que está a disposición de las autoridades sanitarias y la Fiscalía.




Preocupado y sin poder dormir. Así dice haber pasado las últimas noches el vicepresidente del Senado, Rabindranath Quinteros (PS). A casi una semana de que se confirmara que había dado positivo en el test de Covid-19, convirtiéndose en el primer parlamentario contagiado con el virus, un nuevo examen -cuyo resultado obtuvo hoy- pone en duda que alguna vez lo haya tenido en su cuerpo. En entrevista con La Tercera el legislador aborda el alivio con el que recibe esta noticia y advierte que es necesario que la autoridad sanitaria revise la situación de falsos positivos en el país. Sin embargo, asegura sobre su polémico viaje a Puerto Montt antes de conocer el resultado del primer PCR que se realizó y que hoy investiga el Ministerio Público, que le cuesta pensar en que habría hecho las cosas de una forma distinta.

“Yo no estoy diciendo ‘aquí estoy salvado’. No. Esto me deja un poco más tranquilo, pero son las autoridades de Salud las que determinarán”, dice.

-¿Por qué decidió realizarse un segundo examen?

Cuando se me comunicó que había dado positivo yo dije ‘no puede ser, no tengo ningún síntoma, me hice este examen de forma voluntaria por el caso de La Moneda’. Pero yo ni siquiera fui al punto de prensa donde estaba este profesional. Entonces nunca me imaginé que iba a terminar en todo esto. Y el segundo examen me lo hago por la convicción de que yo no tenía ninguna enfermedad, de que nunca he tenido temperatura, ni dolores de cabeza ni pérdida de olfato. O sea, ningún síntoma de algún resfrío siquiera. Entonces, el día lunes pido que se me haga el test de la inmunoglobulina para determinar si tenía o no tenía algo y llega negativo. Me dicen que no hay anticuerpos. Entonces a raíz de eso, al mismo doctor de la Universidad Católica que nos hizo los test, lo llamé y le dije: ‘doctor, necesito que se haga un examen, usted comprenderá la situación que estoy viviendo y lo que más me preocupa, y se lo confieso soy muy viejo para estar haciendo circo, me gusta la seriedad, me preocupa la gente que viajó’. Yo no podía dormir cuando recordaba que me habían dicho que había viajado con una pareja que tenía un niñito con cáncer. Entonces pasaba en vela pensando en eso y estaba muy preocupado. Y bueno, entonces ahí le pedí que se me volviera a hacer el examen y me dicen que es negativo.

-¿Y dónde le hicieron ese examen?

En el hospital debe haber sido, me tomaron la muestra. Ahora yo estoy disponible para que el Instituto de Salud Pública haga lo que estime pertinente. Yo no estoy diciendo ‘aquí estoy salvado’. No. Esto me deja un poco más tranquilo, pero son las autoridades de Salud las que determinarán. Porque claro, acá hay una muestra que es negativa y otra que es positiva. Entonces el ISP podría hacer una contramuestra, que la analice y si quieren hacerme exámenes, que me los hagan. Si yo lo único que quiero es que se clarifique esta situación y darle tranquilidad a la gente que pude yo haber contagiado y creo que no contagié a nadie. Y le voy a decir más: veinticinco personas; toda mi familia, mi mujer, mis hijas y mis nietos, que son diez, la gente que trabaja conmigo en mi oficina, dos manipuladoras que estuvieron conmigo, los senadores con los que compartí, todos negativos.

-¿Y por qué hacerlo público? ¿No le parece que difundir esto podría generar una sensación de desconfianza entre la gente respecto de los exámenes que a diario registran los efectos de la pandemia en la población?

Yo no tengo ningún interés en desacreditar a nadie. Lo único que quiero es que las autoridades sanitarias tomen las medidas que sean pertinentes para enfrentar esta realidad de si efectivamente hay falsos negativos o falsos positivos. Porque si este caso sigue adelante tal cómo se está dando, ojo con lo que estamos haciendo en este país.

-¿A usted el médico le dijo que era un falso positivo?

No, a mí nadie me ha dicho eso. Yo estoy poniendo esto en las manos de las autoridades sanitarias, que ellas vean lo que hay que hacer con esta información. Yo no estoy ni culpando a nadie ni exculpándome, sí me da la tranquilidad de que todos los pasajeros del avión que se tomaron la muestra son negativos, que toda mi familia es negativa y que toda la gente que tuvo contacto conmigo es negativa. Acá no estoy actuando con soberbia ni nada. Yo voy a seguir haciendo mi cuarentena por supuesto y con mayor razón, por lo que he pasado, con todas las precauciones.

-Senador, ¿usted se arrepiente de haber viajado? Porque más allá de que esto haya sido o no un falso positivo, el delito que se le imputa se mantiene. Usted ignoraba si estaba contagiado y pudo haber expuesto a mucha gente.

Con todas las consecuencias que esto ha conllevado, por supuesto. Pero yo me pregunto: ¿Cómo yo iba a suponer esto si yo siempre supuse que estaba sano? En mi mente lo único que sabía era que tenía que viajar el día viernes porque era el único avión que tenía de regreso a Puerto Montt. Hoy día no hay vuelos diez veces al día, hay a lo más uno. Entonces, yo no tenía otra opción. Nunca se me pasó por la mente que esto me iba a suceder. Pero con lo que esto generó, cómo no pensar por qué viajé, obvio. Pero siendo honesto, nunca se me pasó por la mente.

-Pero la autoridad sanitaria ha recomendado que la persona se debe aislar antes de conocer el resultado del PCR.

No quiero ser abogado del diablo, pero eso tampoco está clarificado si uno lee bien las circulares. Las normas no se refieren nunca a los casos asintomáticos. Se refiere nada más a aquellos pacientes que tienen respiración aguda, con fiebre y otros síntomas. Yo no estaba en eso. Pero para qué vamos a entrar en esos detalles. Que la autoridad sanitaria haga lo que tenga que hacer y que la Fiscalía siga hasta donde tenga que seguir.

-¿Y cuál ha sido su reflexión durante estos días sobre su comportamiento? Se lo pregunto porque si bien usted no ha sido una excepción, pudo poner en riesgo su propia salud y la de sus cercanos. Y además, como autoridad, está llamado a dar el ejemplo sobre todo en momentos de tanta incertidumbre.

Tenemos un vacío como país. Desgraciadamente no le dimos la importancia a la atención primaria desde el primer momento...

-Le pregunto sobre sus propios actos.

Por supuesto, esto me deja de experiencia, evidentemente, que no puedo pensar que porque tengo buena salud, a mi edad, los demás crean lo mismo. Debí haber asumido desde un comienzo que era una persona de alto riesgo.

-¿Y no haber viajado?

Es que, ¿sabe? Me cuesta decir eso, porque yo viajaba todos los días. Es una costumbre. Entonces me cuesta pensar en eso. Sería falso de mi parte decir que no hubiese viajado. Para qué le voy a mentir si no es así. Yo estaba mentalizado. Lo que no debí haberme hecho era el examen porque no sentía nada, si fue un examen voluntario. Pero, sinceramente, a mí lo que me alegra de todo esto es la tranquilidad de esas familias que estaban preocupadas por sus seres queridos que yo podía haber contagiado.

-Más allá de si se contagió o no, como vicepresidente del Senado, ¿no le parece que usted y otros legisladores han sido poco cuidadosos? Hay varios videos donde se le ve toser sin mascarilla o incluso darse besos en la mejilla con la senadora Rincón.

A ver... es que ese beso no alcanzó a ser beso. Fue esa mala costumbre que uno tenía de besar antes de esta pandemia y no alcanzamos a tocarnos. Fue una risotada. Pero tiene razón en eso, a veces no tomamos en consideración las medidas que nos dicen. Eso es una realidad.

¿Usted cree que las autoridades deberían tomar una actitud más ejemplificadora?

Bueno, con lo que pasó se han extremado los resguardos y las condiciones. Todo esto va dejando enseñanzas, evidentemente.

-Sus propios colegas han dicho que usted actuó con imprudencia. ¿Cómo recibió esas críticas? ¿Se sintió estigmatizado?

La verdad de las cosas es que cada uno asume lo que ha dicho nomás. Hay gente que me ha tratado hasta de asesino. Llevo treinta años en la vida pública o más y la gente me distingue. Tal como (hay) gente que me ha sacado la mugre, hay gente que también me llama para darme ánimo.

-¿Pero le dolieron esas críticas, por ejemplo, de la propia presidenta del Senado, Adriana Muñoz?

La comprendo.

-¿En qué sentido?

Porque lógico, si el vicepresidente se ve involucrado en este hecho, evidentemente que debe ser comprometedor.

¿Usted admite que hubo algo de imprudencia en su actuar senador?

Mirándolo así como se mira, lógico que seguramente hubo una imprudencia, pero yo repito lo mismo: en todo lo que ha pasado hay imprudencia. Este fue un asunto no meditado porque tenía mi pasaje pensando en que viajaba porque no tenía ningún problema. Para mí fue un balde de agua fría que no lo podía creer. Yo pido disculpas, pido disculpas a la gente que hice sufrir estos días pensando que podrían estar contagiadas. Por supuesto que lo lamento profundamente, pero eso no significa que yo lo hice adrede. Si yo no tenía idea de esto, no tenía conocimiento.

-Usted fue muy crítico respecto del gobierno y además como miembro de la Comisión de Salud de la Cámara Alta. ¿Cómo ve eso ahora en retrospectiva? ¿Cree que quizás por eso también hubo críticas duras de parte de la derecha?

Qué bueno que me haga esta pregunta. Hemos llegado a un nivel de descomposición, de tanta odiosidad, que nadie se mide. Y basta ya. Este país ya no da, no da para más con tanta odiosidad y ahí es donde tiene que haber un gesto de la autoridad máxima del país. Cuando yo lo fui a saludar con la presidenta del Senado le dijimos ‘Presidente, nosotros queremos colaborar, queremos tratar de pacificar los espíritus y llevar una agenda de unidad’. El Presidente nunca ha entendido eso, para él el Congreso es su enemigo y no es así.

-¿Senador y esa odiosidad no es también responsabilidad de la oposición?

Es que somos críticos porque él no escucha ningún consejo, no escucha nada. Por eso es que somos críticos. Las críticas que le hacemos al cabo de un par de días nos dan la razón. Le dijimos que los 50 mil pesos del bono eran insuficientes. No, no, no y en dos semanas mandó un proyecto. Le dijimos que el Fogape no iba a llegar a las pymes, no ha llegado a las pymes. Le dijimos que el Ingreso Mínimo de Emergencia era insuficiente y no podía ser decreciente y ahora mire lo que está pasando con las canastas. Ese es el problema, si nadie quiere hacerle daño a este país, es el revés, los que estamos en el Congreso, yo hablo de todos los sectores queremos lo mejor para este país, pero faltan gestos de grandeza.

Comenta