Seguridad y reactivación: los énfasis con que Boric alista su primera rendición de cuentas ante el Congreso pleno

Presidente Boric.

El hito será crucial para que el Mandatario logre desplegar la agenda que lo llevó a la Presidencia de la República y que, ante las contingencias económicas y de seguridad, ha tenido menor predominancia en sus primeros días de gestión. El Segundo Piso ya le ha entregado varios insumos para su primer discurso ante la Cámara de Diputados y el Senado, el que no duraría más de una hora y media.




A las 11 de la mañana del próximo miércoles 1 de junio, el Presidente Gabriel Boric llegará a la ciudad de Valparaíso para dar su primera cuenta pública ante el Congreso pleno.

El hito es visto como crucial en La Moneda, pues -dicen- marcará el rumbo de su primer año de administración y permitirá al Mandatario revertir algo que se ha convertido en una debilidad durante sus primeros meses de instalación: desplegar la agenda que comprometió en su programa de gobierno y que lo llevó a convertirse en Presidente.

Hasta ahora, el frenteamplista se ha visto obligado varias veces a reaccionar a contingencias y operar de forma reactiva a situaciones como en quinto retiro de fondos previsionales -donde ingresó un proyecto alternativo- y en los últimos días a su fallida propuesta de estado de excepción intermedio, la que no convenció a sectores de su coalición.

Por lo mismo, el mensaje que entregue al país ese día no será baladí. Según fuentes de Palacio, el Mandatario pondrá énfasis en dos áreas clave para enfrentar los principales problemas que afectan a la ciudadanía: la reactivación económica y la seguridad.

Respecto de lo primero y ante las últimas proyecciones económicas, la idea -según las mismas fuentes- es dar anuncios concretos que vayan en línea con dar mayor dinamismo al escenario actual. Así, el Jefe de Estado está trabajando en poner énfasis durante su alocución en la inversión, en apoyo a las pymes y a las familias ante “el aumento del costo de la vida” y la creciente inflación. La reforma tributaria debería entrar al Congreso justamente en el mes de junio, por lo que en La Moneda no descartan que Boric aborde algunos de los resultados de los diálogos que ha liderado Hacienda en la materia y lo mismo con la reforma al sistema de pensiones.

En cuanto a seguridad, por otro lado, el objetivo es hacerse cargo de la crisis que afecta tanto a la Región Metropolitana como a la Macrozona Sur, donde han recrudecido los hechos de violencia, al punto que el Presidente se vio obligado a decretar el pasado martes estado de excepción para facultar a las fuerzas militares al control de rutas y caminos. En esa línea, está previsto que Boric complemente las medidas que ya han sido anunciadas por su ministra del Interior, Izkia Siches, en torno a dotar de mayores recursos a Carabineros y reforzar el control de armas, además de aquellas enfocadas en resolver el conflicto del Estado con el pueblo mapuche contempladas en el “Plan Buen Vivir”.

En Palacio aseguran que el Segundo Piso, liderado por Lucía Dammert, y la Segpres vienen desde marzo preparando la primera cuenta pública del Mandatario, desde donde ya han emanado insumos para el discurso del Jefe de Estado, el que -según las mismas fuentes- no debería durar más de una hora y media.

El trabajo del equipo de Dammert, el que se ha hecho en plena coordinación con la Dipres y bajo el compromiso de la responsabilidad fiscal que ha hecho el propio Boric, tiene su base en las bilaterales con cada uno de sus ministros que sostuvo el Mandatario tras su arribo a La Moneda. En esas reuniones se vieron en detalle los posibles anuncios sectoriales y, además, los avances de cada cartera que el Jefe de Estado tendría para mostrar ese día.

Por ejemplo, en el gobierno esperan que a esas alturas el Acuerdo de Escazú -que lidera la Cancillería y Medio Ambiente- ya haya sido ratificado por el Congreso, y el aumento del salario mínimo -fruto de un inédito acuerdo con la CUT- pueda haber sido despachado también a ley.

En la previa de la ceremonia, se espera que el Mandatario pueda ensayar el discurso -como lo han hecho sus antecesores- para afinar los últimos detalles y énfasis de su alocución, la que hará usando un teleprompter.

Por otro lado, en La Moneda ya están afinando la lista de los 80 invitados (de un total de 250) que tendrá el Jefe de Estado. Se espera que Boric apueste por personas comunes y corrientes que representen a quienes podrían verse beneficiados por los anuncios.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.