Senado aprueba reforma para reponer sesiones telemáticas del Congreso

Vista general de la Sesión de Sala del Senado.

El texto, que debe ser revisado por la Cámara antes de transformarse en ley, señala que los legisladores podrían participar de forma remota cuando hayan arrojado positivo de Covid-19 en un test PCR o sean declarados como contacto estrecho. El traspaso de mando también podría realizarse con menor aforo, siempre que exista una cuarentena sanitaria o un estado de excepción constitucional.




Por unanimidad de la Sala, 37 votos, fue aprobada por el Senado la reforma constitucional que permite reponer las sesiones telemáticas del Congreso debido al riesgo de una nueva ola de contagio del Covid.

Si bien la actual Carta Fundamental permitía que las sesiones legislativas -incluyendo las de Congreso Pleno para cuentas públicas- pudiesen realizarse en forma telemática, la disposición solo regía bajo cuarentenas sanitarias o estados de excepción constitucional, régimen que fue levantado a fines de septiembre del año pasado.

El nuevo texto aprobado por el Senado, que debe ser revisado por la Cámara antes de transformarse en ley, señala que esta conexión remota de los legisladores puede extenderse hasta el 10 de marzo de 2023, independiente del estado de excepción.

Sin embargo, la reforma fija ciertas condiciones. Se señala que declarada una alerta sanitaria, un parlamentario podrá participar y votar en forma telemática siempre que haya arrojado positivo de covid-19 en un test PCR o sea declarado como contacto estrecho de un contagiado.

Además, el Congreso Pleno reunido para el próximo traspaso de mando también podría funcionar con una modalidad mixta (presencial y telemática), pero solo en casos de cuarentena sanitaria o bajo la vigencia de un estado de excepción constitucional.

En la discusión de este martes, en todo caso, se pidió votar por separado el caso de que un legislador presente un certificado médico que acredite explícitamente poseer una patología o comorbilidad en que el contagio de coronavirus “implique un grave riesgo para su salud”. Esta última condición, no obstante, no reunió el quórum necesario (de 26 apoyos) y fue rechazada, a pesar de lograr 22 votos a favor, 6 en contra y 2 abstenciones.

Dado que se trata de una reforma de pocas líneas, es posible que la Cámara la pueda votar antes del receso legislativo de febrero, por lo que es altamente probable que pueda estar en vigencia en marzo.

Sin embargo, a raíz del caso de la diputada PS Jenny Álvarez, quien es objetora de vacunas, en la Cámara evaluaban incluir alguna excepción especial para esos casos.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.