Senado cierra la puerta a levantamiento de inhabilidades para próximas elecciones

La iniciativa legal se discutió ayer en un intenso debate en la sala del Senado. Foto: Agenciauno

Propuesta impulsada por el oficialismo y parte de la oposición fue desechada por la Cámara Alta, por lo que no habrá reforma y se mantendrá el impedimento actual para todos los cargos. Desde el gobierno cuestionaron la decisión y en el oficialismo hubo críticas internas contra aquellos legisladores que terminaron no respaldando la iniciativa.




Por un solo voto, la sala del Senado rechazó ayer la propuesta -concordada en una comisión mixta entre el oficialismo y algunos sectores de la oposición- que buscaba levantar las inhabilidades que pesan sobre una serie de cargos de cara al cargado calendario electoral del próximo año.

El informe de la instancia no logró alcanzar el quórum de 26 votos necesarios para seguir su tramitación, esto luego de que solo 25 legisladores estuvieran por respaldarlo, 16 se mostraran en contra y una, la senadora Yasna Provoste (DC), se abstuviera.

El texto había sido aprobado el 10 de septiembre pasado por la comisión mixta, luego de que, a través de la Segpres, el gobierno hiciera una propuesta, la que terminó siendo ingresada por Chile Vamos. En base a ese planteamiento, el informe que llegó a la sala contemplaba levantar las inhabilidades a alcaldes, consejeros regionales, concejales y futuros gobernadores, con el objetivo de que no tuvieran que renunciar un año antes, como lo exige la Constitución, para poder postular al Congreso en noviembre de 2021.

Lo mismo se proponía para el caso de los diputados y senadores actualmente en ejercicio, quienes de forma inédita podrían competir en las elecciones de alcaldes y gobernadores fijadas para el 11 de abril. En ese sentido, la propuesta establecía que estos solo cesarían en el cargo una vez que inscribieran sus candidaturas ante el Servicio Electoral.

Sin embargo, todas esas aspiraciones -las que ya habían sido adelantadas por incumbentes de forma transversal en los distintos partidos políticos- se vieron frustradas, tras el rechazo del texto, el que para convertirse en ley requería de la ratificación de ambas cámaras del Poder Legislativo. Así, este no podrá continuar su tramitación.

El resultado fue leído como una “derrota” también para el Ejecutivo, desde donde se la jugaron por ese camino. Tras el rechazo, el ministro de la Segpres, Cristián Monckeberg, lamentó la decisión e indicó que “siempre está la posibilidad de poder insistir en diferentes iniciativas, pero tiene que haber voluntad política de competir, de destrabar protecciones, y yo lo que he vi acá es que hay más bien temor”.

En la antesala de la votación, de hecho, el gobierno hizo diversas gestiones para evitar el desenlace adverso. Así, en el oficialismo reconocían ayer que el resultado les genera una complicación en los desafíos electorales que vienen, sobre todo para las municipales. Además, en ese sector hubo cuestionamientos sobre los votos en contra de Juan Castro (RN) y Felipe Kast (Evópoli).

Posturas diversas

Durante el debate quedó de manifiesto la división respecto del informe, donde algunos -mayoritariamente de la oposición- argumentaban que se estaba retrocediendo en materia del límite a la reelección que fue aprobada por el Congreso y que se trataba de un nuevo “traje a la medida”, y otros señalaban que esta iniciativa permitía “abrir la cancha” para una mayor competencia.

“Resulta que algunos se dieron cuenta de que aquí el juego de la silla musical de pasarse de un cargo a otro podría solucionar el problema de que muchos que están inhabilitados por la decisión de este mismo Congreso”, advirtió Jorge Pizarro (DC).

A su vez, Alejandro Guillier (independiente) aseguró que “esto es lo peor de la política. No es razonable que los incumbentes estén adaptando las leyes a sus propios intereses particulares”.

Provoste (DC), cuyo voto fue clave para que no se lograra el quórum mínimo, fundamentó su posición frente a la iniciativa. “Yo misma presenté un proyecto para levantar las inhabilidades a alcaldes, concejales y consejeros regionales (...). Pero no parece razonable que los incumbentes participen activamente de esta discusión”, sostuvo.

Francisco Huenchumilla (DC), en tanto, cuestionó que se hayan incluido materias ajenas a la idea matriz del proyecto original en la mixta, apuntando al ministro Monckeberg. “Con qué cara va a venir usted a exigirnos rigurosidad cuando está metiendo un resquicio. Aquí se están quebrantando la ley y la Constitución. Es inaceptable”, acusó.

A su vez, Iván Moreira, uno de los pocos de Chile Vamos que se manifestaron en contra del proyecto, aseguró que este era “un retroceso que no ayuda ni prestigia a la política”. Una opinión distinta expuso la presidenta de su partido, Jacqueline van Rysselberghe, quien abogó porque sea “la gente la que decida”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.