Terapia hormonal en niños trans: subsecretaria Albagli reconoce que “no existe consenso científico” sobre sus consecuencias

Además, la autoridad de Salud Pública anunció el envío de “una circular a nuestra red asistencial, que va a estar disponible dentro del más breve tiempo posible, y ahí se van a describir cuáles son las recomendaciones que se le entrega en este periodo transitorio”.


La tarde de este viernes, se llevó a cabo la primera reunión del Comité de Expertos de Sociedades Científicas conformado por el Ministerio de Salud para elaborar lineamientos técnicos en torno a la terapia hormonal que reciben niños, niñas y adolescentes (NNA) que desean iniciar su transición de género.

En la instancia, participaron la subsecretaria de Salud Pública, Andrea Albagli, y su par de Redes Asistenciales, Osvaldo Salgado. Allí las autoridades de gobierno se refirieron, por primera vez, a la polémica que originó en el mundo y en el país el denominado Cass Review, realizado por la pediatra independiente y expresidenta del Royal College of Paediatrics and Child Health, Hilary Cass, y que llevó a que Inglaterra restringiera en marzo pasado el uso de bloqueadores de pubertad en menores de edad -que también son aplicados en Chile-, salvo para pacientes inscriptos en investigaciones clínicas.

Así, Inglaterra se convirtió en el quinto país europeo (además de Suecia, Finlandia, Noruega y Dinamarca) que limita estos tratamientos acusando falta de pruebas de sus beneficios y preocupación por los daños a largo plazo, que pueden ir desde hipertensión hasta infertilidad y osteoporosis. No obstante, el informe también ha recibido críticas por su metodología y, entre otras cosas, por dejar fuera aspectos como la reducción de la ideación suicida y autolesiones en quienes utilizan terapias de hormonas.

La subsecretaria Albagli partió por defender el Programa de Apoyo a la Identidad de Género (Paig), también denominado “Crece con orgullo”, por el cual se asesora a NNA en su proceso de tránsito, y aclaró que “no incluye actualmente la terapia hormonal” y que “la indicación de monoterapia para adolescentes en Chile no está normada”.

“No tenemos lineamientos técnicos para esto actualmente. En algunos casos particulares, los equipos especializados en la red asistencial han seguido lineamientos internacionales, con guías clínicas internacionales que están disponibles, para la indicación de esta terapia en el contexto del libre ejercicio de la práctica médica. En este contexto, desde principios del 2023, es decir, hace ya más de un año, se ha estado trabajando lineamientos técnicos asociados a este tema”, agregó.

Informe Cass y consecuencias de los bloqueadores de pubertad

Frente a la controversia por el Cass Review, que plantea que la evidencia en que se ha sustentado el tratamiento es -a juicio de la pediatra- precaria y que sus posibles efectos secundarios podrían superar los beneficios, Albagli hizo un repaso de las recomendaciones que entregaría el informe.

Recomienda priorizar el desarrollo de intervenciones y políticas con foco en apoyo psicosocial y salud mental, adoptar un enfoque cauteloso en torno a la transición -tanto en niños prepúberos como para adolescentes-, priorizar la lista de espera a los niños en esta situación con una consulta temprana, y también escuchar a los padres para poder acompañarlos en cómo, a su vez, acompañar a los niños con incongruencia de género”, detalló.

La subsecretaria de Salud, Andrea Albagli.

La autoridad aseguró que el reporte “no recomienda la suspensión de la hormonoterapia en adolescentes asociada a disforia o incongruencia de género” y que tras ser publicado recibió “diferentes reacciones a nivel internacional”. Dentro de ellas, destacó que “tanto la Academia Americana de Pediatría como la Sociedad de Endocrinología han mantenido sus guías de práctica clínica, las que sí incluyen hormonoterapia en adolescentes, indicando que el informe Cass no contiene ninguna investigación nueva que las contradiga, ni tampoco es en sí mismo una guía clínica”.

Envío de una circular a la red asistencial

Consultada sobre si el gobierno piensa replicar alguna medida tomada por otros países, como la suspensión de estas terapias, la subsecretaria de Salud Pública anunció el envío de “una circular a nuestra red asistencial, que va a estar disponible dentro del más breve tiempo posible, y ahí se van a describir cuáles son las recomendaciones que se le entrega a la red asistencial en este periodo transitorio”.

Respecto a las consecuencias físicas que podría conllevar el tratamiento, Albagli reiteró que el programa “Crece con Orgullo” no incluye terapia hormonal y que en él se incorpora “en todo el proceso” a padres o cuidadores de los NNA. Además, sostuvo que “no existe consenso científico con respecto a esas consecuencias a largo plazo de la terapia hormonal, y es por eso que hemos convocado una mesa con más expertos para poder ampliar la revisión de la literatura y también ante la incertidumbre científica”.

“Cuando uno hace una comparación de los riesgos y los beneficios de algún tratamiento, también tiene que hacerlo en contraste con algo. Y, en ese sentido, quiero destacar que no podemos excluir del análisis de los riesgos el no iniciar la terapia hormonal, porque el no iniciar la terapia hormonal no es una actitud neutra, porque su ausencia sí puede llevar a un agravamiento de síntomas de salud mental en niños, niñas y adolescentes, transgénero y no conforme, y eso también, por ende, es algo que tiene que estar incorporado en el análisis y la decisión ante el inicio o no de terapia hormonal”, zanjó.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.