Tras reelección de Daniel Ortega: gobierno de Chile no reconoce legitimidad de las elecciones en Nicaragua y apuntan a la “consolidación de un régimen dictatorial”

Foto referencial.

El exguerrillero sandinista está en el poder desde el año 2007 y se mantendría hasta enero del 2027 junto a su esposa -y vicepresidenta- Rosario Murillo. Desde cancillería aseguran que estos resultados eternizan a Ortega y Murillo en el poder y, además, que los comicios se dan en un contexto "de graves violaciones a los derechos humanos, encarcelamiento de líderes y candidatos opositores".




Este domingo se realizaron los comicios presidenciales en Nicaragua y Daniel Ortega -actual presidente y exguerrillero de la Revolución Sandinista- ganó las elecciones con un 75% de los votos, esto según los datos del Consejo Supremo Electoral (CSE), seguido por el candidato liberal, Walter Espinosa, que obtuvo un 14,4%.

Estas votaciones fueron especialmente controvertidas ya que siete de los contendores de Ortega se encuentran detenidos, por lo que previo a las elecciones el proceso ya había sido calificado como una “farsa”. De esta forma, Ortega junto a su esposa, Rosario Murillo -quien actualmente es la vicepresidenta- se mantendrán en el poder hasta el año 2027, siendo el cuarto mandato de forma consecutiva de Ortega.

En ese escenario, esta mañana el ministro de Relaciones Exteriores, Andrés Allamand, publicó un comunicado asegurando que el “Gobierno de Chile no reconoce legitimidad de elecciones en Nicaragua”.

“Ayer tuvo lugar un acto electoral en Nicaragua, el que careció de todas las condiciones para ser estimado válido y transparente”, siguen y aseguran que la jornada ocurrió “en el contexto de graves violaciones a los derechos humanos, encarcelamiento de líderes y candidatos opositores, represión de los partidos independientes, persecución sistemática a los líderes y organizaciones de la sociedad civil, ausencia de observadores internacionales y bloqueo a los medios de comunicación”.

En esa línea agregan que los hechos fueron denunciados por organismos de derechos humanos, la Unión Europea y otros países del mundo y que, en ese sentido, “el Gobierno de Chile rechaza y no reconoce la legitimidad de las elecciones realizadas en Nicaragua, las que apuntan a eternizar a Daniel Ortega y Rosario Murillo en el poder consolidando un régimen dictatorial”.

“Las autoridades nicaragüenses deben liberar sin condiciones a los presos políticos, restaurar la vigencia de los derechos civiles y políticos, autorizar el ingreso de organizaciones encargadas de velar por los derechos humanos y terminar con el acoso a la oposición”, añaden en el comunicado.

Finalmente sostienen que “el Gobierno de Chile reafirma su solidaridad con el pueblo nicaragüense, hace presente su disposición a trabajar en el ámbito multilateral —especialmente en el marco de la Organización de Estados Americanos— y en toda otra instancia internacional para lograr el restablecimiento de la democracia en Nicaragua”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.