10 consejos para envolver regalos a última hora

Foto: Kira auf der Heide.

¿No tienes papel o cinta adhesiva? ¿Tampoco destrezas? ¿Mucho menos tiempo y ganas? No hay problema. Si te quedan muchos obsequios por empacar, venimos al rescate con sencillos tips que sin mucho esfuerzo harán que tus regalos pasen de un triste cambucho a ser un distinguido paquete.




¿Hay algo más entretenido que abrir un regalo? Para algunos la satisfacción de romper ese papel, que casi siempre tiene un exquisito aroma a nuevo, es simplemente una de las mejores sensaciones que hay. Hay quienes gozan destruyéndolo por completo, sacándose la ansiedad hacíendolo pedazos, pero también existen los que disfrutan de desenvolverlo cuidadosamente, despegando cada trozo de cinta sin que se rompa ningún centímetro del paquete.

Sin embargo, poca atención recibe la otra cara de la moneda: la de envolver el regalo, una tarea desgraciada para mucha gente. Doblar, cortar, plegar y pegar no se les da a todos naturalmente. No falta quien evade esta instancia comprando bolsas de papel, con lo que resuelven el problema pero hacen más aburrido el ritual. Otros apuestan a que en la misma tienda les empapelen el regalo, algo que sucede cada vez menos y para lo cual muchas veces hay que esperar demasiado tiempo.

A quienes ya tienen todos sus regalos pero a última hora deben envolverlos, les traemos calma: como en tantos otros problemas domésticos, internet tiene la solución a este drama navideño. A continuación, algunas soluciones e ideas para que puedas salir del paso de forma victoriosa.

1. Lo básico

La tarea no empieza y ya es complicada: calcular cuánto papel hay que cortar para que cubra el regalo es una etapa clave y suele ser un embrollo. Para no hacerlo al ojo, lo recomendable —en caso de que el obsequio sea una caja— es rotarlo cuatro veces por lo largo sobre el pliego (puedes ver el movimiento en el siguiente video), darle un margen de 5 cms extra, y cortar. Calcular lo ancho también es sencillo: el papel debe cubrir por ambos lados al menos unos 3/4 del tamaño del objeto.

Con esta técnica no desperdicias papel de más y si tienes problemas con los movimientos siguientes, no hay problema: también incluye el paso a paso de cómo ir doblando y pegando sin complicación alguna.


2. ¿Tienes poco papel? Ocupa la técnica de la diagonal

“Si ella entró, yo también”, solía cantar Steve de Las Pistas de Blue cada vez que se metían a un cuadro. Más o menos esa es la consigna aquí: aunque parezca corto, hay una forma de que el papel alcance a envolver todo el regalo. Solo tienes que poner en diagonal el obsequio, unir las puntas con cinta adhesiva y listo.


3. Ocupa papel kraft

Si eres entusiasta de los DIY (hazlo-tú-mismo, por su sigla en inglés), una buena forma de darle un toque rústico a los obsequios es envolverlos con papel kraft —o papel café de embalaje— y enlazarlos con rafia o yute. También puedes añadir un dulce navideño, una flor, una ramita de tu jardín o incluso de canela. El resultado quedará digno de Pinterest y sin mayor inversión.


4. Usa papel de diario

Si el papel kraft te parece muy de delivery, otra alternativa sustentable es aprovechar los ejemplares del diario que uno siempre guarda por si acaso. Son varias las ventajas: no hace falta que salgas a comprar nada y además le das una segunda vida a esos periódicos viejos. Incluso, puedes buscar a algún personaje famoso que le guste al agasajado o un lindo paisaje de manera que el regalo tenga un toque extra.


5. Envolver en forma de dulce para regalos ovalados

El mayor legado de Nicolás Massú, incluso más influyente que sus medallas de oro, fue la frase que lanzó tras ganar una difícil serie de Copa Davis: “Nada es imposible, ninguna hueá”, dijo, una profunda frase motivacional que hoy nos resuena cuando tenemos que envolver un regalo con forma ovalada. La mejor solución consiste en armar el paquete en forma de dulce. En el siguiente video puedes ver el paso a paso de esta técnica, en la que además de papel, tijera y cinta adhesiva debes considerar unos listones o cordel para poder cerrar este dulce gigante.


5. Bolsillo a lo espiga

Si ya manejas las técnicas básicas de envoltura y te interesa innovar un poco, aquí tenemos una pequeña variación. La diferencia está en que los dobleces laterales son dos y hacia adentro, por lo que se forma una especie de espiga, en la que se produce un bolsillo donde puedes insertar algún mensaje o tarjeta.


6. Pelotas como un profesional

Envolver pelotas no es agradable pero tampoco tan difícil. De hecho, es la misma técnica que se ejecuta para hacer cambuchos, solo que obtienes un paquete piramidal. En el siguiente video puedes ver el paso a paso con un resultado espectacular.


7. Con diseño de abanico

Si eres de las personas que tiene alto nivel de destreza con envolver regalos, o simplemente te alimentas de los desafíos en situaciones de alto estrés, te dejamos esta técnica que incluye un pequeño abanico frontal que se va a robar todas las miradas cuando lo poses en el árbol navideño.


8. Para que la botella se luzca

Regalar una botella con algún brebaje alcohólico es un obsequio típico —no necesariamente muy original—, pero el gran problema es cómo envolverla. El típico paquete resulta fome y obvio, y si el vino gran reserva que compraste merece mejor presentación, que no cunda el pánico: siguiendo las instrucciones del siguiente video, podrás entregar un empaque llamativo con una elegante presentación.


9. ¿Y cuándo no hay cinta adhesiva?

Este es un hack para aquellos que están el 24 envolviendo a las siete de la tarde y de pronto se les acaba la cinta adhesiva. No se preocupen, para este escenario también hay solución: tras cortar un cuadrado, debes hacer dobleces para crear un bolsillo. La idea es que todo esté firme de manera que no se desparrame el regalo. Más detalles en el video.

10. ¿Sin papel de regalo? Usa un pañuelo

En momentos de crisis, benditas sean las redes sociales y sus generadores de contenido. Si te quedaste sin papel —de regalo, kraft, de diario o incluso de impresora— y te quedan un par de regalos por envolver, puedes intentarlo usando pañuelos o retazos de género. Para adornar el nudo, puedes acompañarlo de una ramita y una tarjeta. Voilà!


Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.