3 datos para abastecerse sin salir de casa. Parte 4: carnes y huevos

¿Se puede estar en cuarentena sin dejar de tener todo lo que necesitamos? En esta serie de artículos te entregamos datos y opciones de delivery para que no te falte nada sin poner un pie en la calle.


Ayer en la tarde, apenas unos minutos después del anuncio de la cuarentena total en siete comunas de Santiago, comenzaron las filas. Colas en la farmacia, colas en el minimarket, colas en la panadería, también en la botillería, la verdulería e incluso en la reparadora de calzado. En una carnicería de Manuel Montt, justo en el límite entre Providencia y Ñuñoa, la fila daba la vuelta a la esquina. “Deme un kilo de todo”, le dijo un hombre ansioso al carnicero, que por supuesto no llevaba guantes ni mucho menos mascarilla.

La cuarentena es para guardarse pero la primera reacción de la gente es salir a comprarlo todo. Si vamos a volvernos locos, que sea dentro de nuestras casas, evitando la exposición al contagio. Estos 3 datos permiten tener la carne, el pescado y los huevos que necesitamos en el refrigerador, sin hacer ninguna fila.

1- Con Agallas

Conseguir pescado fresco estos días se ha vuelto tan difícil como encontrar el juguete de moda antes de Navidad. No se recomienda ir a la feria ni a los mercados, y las pocas pescaderías de la ciudad se quedan temprano sin productos. Para no conformarse con una triste merluza congelada ni con los sospechosos nuggets, Con Agallas (instagram.com/conagallas) ofrece productos frescos y a la puerta.

“Son pescados y mariscos chilenos, de profundidad o de roca, que elegimos personalmente”, dice Diego de la Fuente, fundador de esta pescadería online. “Nuestras estrellas son el ostión de Tongoy ($13 mil el medio kilo), seguramente el mejor de Chile, y el erizo de Caldera ($13.500 el medio kilo)”.

Lo que más han vendido estos días es la popular reineta, pero intentan educar a sus clientes sobre cómo cocinar la corvina, el rollizo, el bonito o la albacora. Esta última, por ejemplo, la venden a $11 mil el kilo, siempre fileteada y al vacío. 

Los pedidos se hacen por Instagram o Whatsapp (+56944531681), con un máximo de 2 kg por persona —”así alcanza para todos”, se justifica Diego— y el despacho demora máximo 48 horas, con un costo de 2 a 3 mil pesos extra.

2- Huevos San Rosendo 

A diferencia de nosotros, que tenemos que quedarnos en casa, en algunas comunas incluso prohibidos de salir, las gallinas de los Huevos San Rosendo (@huevossanrosendo), cerca de Los Ángeles, pueden moverse con tranquilidad. Son la primera avícola de Chile libre de jaula, certificada por la Asociación Chilena de Bienestar Animal, alimentadas con maíz y trigo de campos vecinos, y sus huevos se están vendiendo como nunca en Santiago.

“Si teníamos 20 pedidos en un día normal, por poner un ejemplo, estas semanas hemos tenido 100”, dice Fernanda Del Real, socia de esta huevería. Pero han podido responder a esta demanda, agregando además las precauciones que corresponden: tienen sanitizados sus camiones y camionetas de reparto, y reforzarán el despacho a las siete comunas que cuentan con cuarentena total. “Conseguimos los permisos y salvoconductos así que huevos habrá”.

El pedido mínimo, eso sí, es de $20 mil, lo que equivale a cuatro bandejas de 30 huevos. Si no se necesitan tantos, existe una canasta básica que, además de tres decenas de huevos, contiene un kilo de cebolla, otro de papa, de limón, de manzana verde, de pera, de plátano, de kiwi, de zanahoria, de tomate, tres zapallos italianos, un apio, un atado de cilantro, un paquete de cebollín, una lechuga, un pimentón y medio kilo de espinaca. Todo por $21.600.

3- Carnes Manada

En estos momentos en que la humanidad se replantea la manera en que se relaciona con el planeta, es una buena oportunidad para elegir, obligados por las circunstancias, proyectos que trabajan de otra forma, y que además entregan sus productos a domicilio.

Carnes Manada (carnesmanada.com) lleva casi cinco años haciendo carne contra la corriente. Mientras la industria busca maximizar recursos y espacio, con cientos de miles de cabezas de ganado comiendo cosas que no son pasto y sin apenas la posibilidad de moverse, ellos tienen a sus vacas pastando en suelos libres de fertilizantes, en praderas de la Región de los Ríos. 

Además, tienen como principio el manejo regenerativo, un método que les permite alimentar naturalmente a sus animales y además mejorar la calidad del medioambiente, ya que el pasto, cuando crece sin intervención humana, es capaz de retener más agua y CO2 de la atmósfera.

De ahí viene la carne angus que producen, y que estos días los tiene con el stock al límite, pero están trabajando por reponer lo que les falta, tal como anuncian en su web. Tienen desde filete hasta carne molida ($5.990 el medio kilo), pasando por hamburguesas de 140 grs (a $1.790 cada una), lengua, cogote y guata. Su último producto es un snack proteico de carne y cranberry ($1.790 la barra).        

Los despachos son los martes y viernes, en buena parte de Santiago y Valparaíso, Viña y Concón. La compra mínima es $21 mil y el costo del envío es de $4.990

Comenta