Consejos para usar arena de gatos (y cuáles son las mejores)

Ilustración: César Mejías

La fama de higiene y autonomía que tienen los felinos requiere que de nuestra parte les demos un buen espacio para vaciar las tripas y una arena apropiada. Un experto en la materia describe los tipos que existen y cuáles son las mejores del mercado.




En la eterna y estéril batalla entre perros y gatos —o más bien, de fanáticos de perros versus barrabravas de gatos—, la cuarentena les dio varios puntos a favor a los felinos: la mayoría no necesita salir a pasear ni correr, y su fama de limpios y autónomos al momento de evacuar sus tripas resultó, más que nunca, ser una bendición para sus confinados dueños.

Pero esa aura de higiene e independencia que rodea a los gatos no se sostiene por sí sola. Sin un espacio establecido y claro para que hagan sus necesidades y, tan importante como eso, sin una eficiente arena sanitaria, toda esa reputación no valdrá de nada y tu departamento lucirá tan sucio como si en él viviera un cachorro de puma.

“Con las arenas no hay que ser mezquino”, dice Sebastián Quintanilla, socio, junto a su pareja, de Lofis Catstore, la primera tienda chilena especializada exclusivamente en gatos. “Si te vas por lo barato, terminarás más sucio, dedicándole más tiempo a la limpieza y con tu gato menos cómodo”.

Quintanilla, que lleva más de seis años vendiendo y probando estos productos —y toda una vida usándolos como dueño de gatos—, nos asesorará para saber qué tipo de arena es mejor, cómo usarla y cuáles marcas son las más recomendables.

Siempre aglutinante

Hay muchos tipos de arena sanitaria para gatos: las compuestas principalmente por sepiolita, un mineral absorbente que tiene, para estos productos, la apariencia de pequeñas piedritas; las de elementos biodegradables, como corontas de choclo, residuos de madera o incluso papel reciclado; las de sílice, u óxido de silicio, que se presentan en forma de cristales o perlas gelatinosas que absorben el líquido; y las de bentonita, una arcilla de grano coloidal compuesta principalmente de montmorillonita, un filosilicato que consigue aglomerar o aglutinar la humedad y que se expande al contacto con el agua.

Después de décadas probando distintas arenas para los gatos que lo acompañan desde niño, y tras seis años dedicado diariamente a testear y comparar estos productos en su tienda —donde además recibe la opinión permanente de los clientes—, Sebastián Quintanila tiene un veredicto: las arenas aglutinantes, elaboradas con bentonita, son las más eficientes del mercado.

“Esta conclusión la he obtenido mediante prueba y error”, dice. “Las biodegradables, por ejemplo las de coronta de choclo, o también las de madera, son pésimas. Como no apelmazan bien el pipí, resultan muy incómodas de limpiar para uno y también para los gatos, que terminan desparramándola y ensuciando más su lugar”.

Las de sílice, aunque tienen su público, no llega a ser muy mayoritario ya que el material es más duro y no todos los gatos se adaptan bien a él. La ventaja es que cambian de color al contacto con la orina, además de endurecerse, facilitando su limpieza. “Controlan bien los olores”, dice Quintanilla.

Las de sepiolita, que también son las más económicas, el dueño de Lofis Catstore no las aconseja. “Exigen limpiarla más de una vez al día y, como no reducen bien los olores, te llevan muy seguido a cambiarla completamente, lo que al final no termina siendo conveniente para el bolsillo. Si es muy barata, además, se convertirá en una pasta que se les pega a los gatos en las patas y a ti en la pala”.

Por eso, las que él llama “aglutinantes” —y que en la descripción o envase debe decir “a base de bentonita”— son las más convenientes. “Es verdad que son más caras, pero valen la pena: destinarás menos tiempo a limpiarla, no hace falta cambiarla tan seguido y tiene una muy buena retención de olores”.

Las mejores

Las características que una buena arena aglutinante debe tener, según Quintanilla, son un gran poder de aglutinación —”es decir, que apelmace completamente al pipí y cubra bien la caca, y así no se deshaga al limpiarla”—, buena absorción —”que no esparsa la humedad por toda la arena”— y que no suelte mucho polvo —”o sea, que no salga una nube cada vez que uno la echa”.

La arena Canada Litter, por ejemplo, aglutina bastante bien pero suelta muchísimo polvo al depositarla, el que proviene muchas veces de talco que algunas marcas añaden para aromatizarlas.

“Al usar Canada Litter”, dice Quintanilla, “solo faltaba que saliera Michael Jackson detrás de la polvareda que dejaba”. Ese exceso de talco, también, puede ser dañino para la salud de los gatos en el largo plazo.

Canada Litter 18 kg


Las dos marcas que lo han dejado satisfecho después de todos estos años son Catit, con su línea Super Mix, y America Litter, con su producto Ultra Odor Seal.

La primera, de origen canadiense, lo tiene todo, según Quintanilla. “Aglutina bien, los restos no se deshacen, tiene buena absorción, casi no suelta polvo y neutraliza muy bien los olores sin necesidad de aromatizantes”.

Su precio supera los mil pesos por kilo, pero “si se usa bien —retirando los residuos una vez al día— puede resultar más económica a la larga, ya que la arena rendirá más”. Parece que todo esto el píublico gatero lo sabe, ya que actualmente la Super Mix se encuentra agotada en casi todas las tiendas chilenas,

Catit Super Mix 3,5 kg


Catit Super Mix 7 kg


La otra marca es America Litter. “Es más nueva pero casi idéntica a la Super Mix. La misma calidad y a un precio similar”.

America Litter 30 kg


Lo más importante, resume Quintanilla, es que la arena “le guste a la mascota y también al dueño. Que el gato se sienta cómodo pero que sea fácil de usar y limpiar para el humano”.


*Todos los precios incluidos en este artículo están actualizados al 10 de julio de 2020.

Comenta