Hacia la playlist ideal

playlist

Ilustración: Milo Hachim.

Con la llegada de plataformas como Spotify, los compilados de canciones cobraron una segunda vida, ahora bajo el nombre de playlist. ¿Cómo se construye una? ¿De qué modos se puede armar una lista de canciones satisfactoria?


En épocas ya remotas, los compilados de canciones los hacíamos en cassette. Eran, en general, regalos para los amigos, las parejas, los hermanos. Era una manera de transmitir la pasión por la música, y también de intercambiar canciones nuevas como se cambian figuritas para un álbum. La confección de un compilado correcto tenía reglas internas, que se modificaban únicamente si el cassette era de 60 o de 90 minutos: una carrera de corta o de larga distancia, una pelea por puntos o por knock out. Luego llegó el CD y el arte del compilado empezó a languidecer. Pero con el reinado de Spotify, el género cobró una segunda vida, ahora bajo el nombre de Playlist. ¿Cómo se edifica una playlist? ¿De qué modos se puede armar una lista de canciones satisfactoria?

[caption id="attachment_820758" align="alignnone" width="1920"]

Ilustración: Milo Hachim.[/caption]

Por banda

Este tipo de lista es deudora de dos formatos que la industria discográfica inventó: el Greatest Hits y el Esencial.

Simon & Garfunkel Esencial

,

Grandes éxitos de The Cure

. Sin embargo, hacer una playlist de una única banda no debe incurrir en esa falacia según la cual los hits son los temas que tienen que estar sí o sí. Una lista de una banda tiene que saber equilibrar muchos elementos en disputa: épocas, clásicos y temas desconocidos, éxitos y fracasos, baladas y canciones eléctricas. Lo ideal es que, luego de escucharlo, entendamos algo de la contradicciones y las fuerzas en disputa al interior de esa propuesta musical.

https://open.spotify.com/playlist/6C0tLCUV15kdWGEAO08pPK?si=JQPsGhZxQceOTKLOQYFyuQ

Por país

Alguna vez le regalé a un amigo un compilado en cassette, al que titulé "UK vs USA". De un lado, rock inglés; del otro, norteamericano. Abordar una país completo en una lista de canciones puede parecer una empresa temeraria, pero quizás solo haya que pensar en esas 15 ó 20 canciones que, para cada cual, conforman eso tan subjetivo que es "la idea de un país", y que incluye un modo de pronunciar una lengua, una serie de referencias históricas y culturales; en definitiva, una sensibilidad. Una lista de

chanson

francesa será tan inconfundible como una de boleros mexicanos.

https://open.spotify.com/playlist/6btlwDVV9vTzhJU3bxa5lx?si=BpciK5xySHi1Xdg1tbNmrw

Por estados de ánimo

En la escena inicial de la película

Alta fidelidad

, los tres empleados de la gran tienda de discos donde ocurre la mayor parte de la trama están escuchando música. Uno pregunta qué es lo que suena. Y el otro le contesta: "es una cinta que preparé, con canciones para un lunes a la mañana". Dio en el clavo. Los lunes a la mañana son un estado de ánimo particular y muy preciso, como lo es también el domingo a la noche o el sábado antes de salir. Cada momento requiere su propia música. Se pueden hacer, así, playlist para acompañar los momentos de alegría (canciones bailables, acordes abiertos, estribillos pegadizos) o para apuntalar etapas de tristeza e introspección (mucho country o blues). Cada quien, por lo pronto, conoce el color exacto de su sistema emocional. Una playlist —como un libro o una película— es una manera de trasmitir a otros esa tonalidad.

https://open.spotify.com/playlist/7lU4IH0KogvKhjR5rnpoa0?si=qGYJQo83QYGx7fQMHCtjrA

Para la ruta

Esta es una playlist clave. Así como cuando nos vamos de vacaciones elegimos meticulosamente los libros que vamos a leer, es importante munirse de una buena lista de canciones, especialmente si el viaje va a ser en automóvil y por ruta. Hay algunas canciones de referencia para salir al pavimento, como "The Passenger" de Iggy Pop, casi cualquier canción de Creedence Clearwater Revival o incluso algunas argentinas como "Ruta 66" de Pappo o "Tarea fina" de Los Redonditos de Ricota. Lo importante aquí es que las canciones mantengan un tempo parejo, de velocidad crucero, y que sus letras tengan al menos un poco de la épica que ha llevado a la gente, desde tiempos antiguos, a salir a probar suerte al camino.

https://open.spotify.com/playlist/1S5kDKl6oBOQOPvpq7JLOz?si=JWMiv7iuRemrgnDlUQpRNA

Para una fiesta

No todas las fiestas son iguales, por supuesto, pero siempre es importante tener preparada una buena lista de canciones para animar un evento festivo. Con unos 40 temas, tendremos garantizadas algo así como tres horas de fervor bailable. Lo ideal, en este caso, es abastecerse de al menos dos grandes géneros: rock/pop y luego cumbia/salsa/reggaeton y derivados. Si los convidados a la fiesta son todos parte de una misma generación, el espectro se achica y todo se vuelve un poco más fácil. "Modern love" de David Bowie, "Take on me" de A-ha, "Big in Japan" de Alphaville, "Heart of glass" de Blondie, "Girls and boys" de Blur, "A little respect" de Erasure, "Take me out" de Franz Ferdinand y "Like a prayer" de Madonna son algunos de los indiscutibles que garantizan que en la pista siempre haya movimiento.

https://open.spotify.com/playlist/0s3QCpuKZINs3Al2npfCIn?si=ZSyMbKLJQaS4Q1WfGl-b5A

Sobre el autor:

Escritor. Autor de Mi libro enterrado (2013, Mansalva), El estilo de los otros (2015, Ediciones UDP) y Un hombre entre paréntesis (2019, Ediciones UDP). En 2017 fue escogido por el Hay Festival como parte del grupo Bogotá 39, que reúne a los mejores escritores de América Latina menores de cuarenta años.

Comenta