Laptops vs tablets: cómo saber qué dispositivo te conviene tener

Ilustración: César Mejías

¿Qué es mejor: comprar un laptop o en realidad es suficiente con una buena tablet? Difícil decisión. Por suerte, existen algunas diferencias esenciales que pueden ayudar a tomar la decisión correcta. Acá, algunos apuntes.




Érase una vez en que los computadores personales eran unas voluminosas máquinas color café con leche que usualmente descansaban sobre algún mueble o escritorio. A no ser que se cambiaran sus componentes internos, todos eran más o menos iguales en forma y fondo. Especialmente con esos incómodos e inmensos monitores análogos con “poto”.

Pero a medida que avanzaba el fin del siglo XX, rápidamente comenzaron a ganar terreno los —para ese entonces— modernísimos y futuristas laptops (o notebooks) que inicialmente sacrificaron performance por portabilidad. Con el correr de los años, y la máxima de la fundamental ley de Moore, estas máquinas comenzaron a ser cada vez más delgadas, más poderosas, más duraderas y con mayor poder de trabajo.

El primer laptop que salió al mercado fue en 1981. Fue el Osborne 1, fabricado por la hoy desaparecida Osborne Computer, y costaba $1.795 dólares de la época (hoy más de $5 mil dólares). Tenía una pantalla de cinco pulgadas y pesaba algo más de once kilos. Pero tuvieron una rápida evolución hacia fines del siglo XX en forma, tamaño y componentes, que los transformaron en máquinas que perfectamente se podían llevar dentro de un bolso de oficina.

Así, los laptops pasaron a transformarse en computadores de escritorio portátiles y hoy se pueden encontrar múltiples modelos para todos los gustos y necesidades, en amplios rangos de precio, dependiendo, como siempre, del diseño y los componentes internos de la máquina. Desde computadores de entrada para el teletrabajo o para realizar clases a distancia, hasta verdaderos monstruos orientados al demandante mundo de los videojuegos.

En la otra esquina

Mientras tanto, el avance de los teléfonos inteligentes y la demanda por pantallas de mayor tamaño generaron la fabricación masiva de tablets. En principio, son casi como celulares de mayor tamaño. De hecho, no hace mucho, incluso existió una categoría híbrida llamada “phablets”, a partir de su tamaño, mayor que el de un celular, pero menor al de una tablet tradicional. Por suerte, no duraron mucho.

Curiosamente, el concepto de una pantalla portátil y táctil existe en los anales de la cultura pop desde mediados del siglo pasado, donde las tablets fueron parte esencial del equipamiento de cualquier personaje que estuviese inserto en alguna historia de ciencia ficción de la época, hayan sido películas, libros o series de televisión.

Ahora, no existe consenso respecto a cuál fue la primera tablet que salió al mercado, pero para muchos fue la GridPad, desarrollada en 1989 por Jeff Hawkins, fundador de Palm. Corría DOS, era pesada, carísima y sólo logró ser vendida al Ejército de los EE.UU. Hasta que evolucionaron radicalmente a partir del boom de los smartphones, hace poco más de una década, al formato que hoy más o menos estamos acostumbrados.

Así entonces, las tablets tienen características muy similares a las de un celular: son portátiles, poseen baterías para toda la jornada, son delgadas, poseen un sistema operativo móvil y presentan una interfaz a partir de una pantalla táctil, entre otros múltiples detalles. Aunque la evolución continúa.

La pregunta clave que hay que hacerse antes de la compra es ¿para qué necesito una tablet o laptop?

Ocio o trabajo

Existe una diferencia más o menos fundamental entre ambos aparatos: mientras el laptop es un computador portátil orientado al trabajo, la productividad y la creación de contenido, la tablet funciona principalmente para consumir contenido: ya sea leer e interactuar en redes sociales, ver videos o alguna plataforma de streaming o simplemente, realizar una video llamada o jugar algún videojuego. Podríamos determinar que esa es la diferencia en alma entre ambos aparatos.

HUAWEI MateBook 13

Un notebook ultraliviano, de solo 1,3 kg de peso, cuerpo metálico y una pantalla de 13 pulgadas. Tiene 8 GB de RAM y hasta 512 GB en su disco duro de estado sólido.

Pantalla

Después, ya tenemos diferencias más bien técnicas, de funcionalidad o tamaño. Como la pantalla. Las pantallas en los laptops suelen ser más grandes. Pueden oscilar generalmente entre las 13″ y las 17″, mientras que las tablets se mueven entre las 7″ y las 12″ de tamaño.

HUAWEI MateBook X Pro

Apenas tiene 14.6 mm de grosor y solo pesa 1.33 kg, a pesar de tener una pantalla de 13,9 pulgadas, un procesador Intel® Core de décima generación, una tarjeta gráfica NVIDIA GeForce

MX250 y hasta 16 GB de RAM y 1 TB de almacenamiento en SSD.

Batería y sistema operativo

Las baterías también tienen radicales diferencias en su duración. Las tablets claramente poseen una mayor duración. Y por supuesto, también está el detalle del sistema operativo. Mientras los laptops funcionan con SO computacionales —principalmente Windows, MacOS o Linux—, las tablets funcionan con sistemas enfocados en dispositivos móviles, como Android o iOS.

HUAWEI MatePad 10.4

Un gadget de gama media, que tiene 4 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento (ampliables a 512 GB) y una pantalla FullView 2K de 10.4 pulgadas. Su batería puede brindar hasta 10 horas continuas de reproducción de videos.

Teclado

También está el factor precio, por supuesto: aunque las tablets originalmente fueron más baratas, hoy la cosa está más bien equiparada. Claro, porque irónicamente las diferencias entre ambas máquinas cada vez se está haciendo más difusa, a partir del concepto de los 2-en-1, es decir, máquinas que pueden funcionar perfectamente como laptops o como tablets, según las necesidades específicas del usuario.

El factor diferenciador en ese sentido es el teclado, que en estas máquinas es físico. De hecho, es cada vez más común que los distintos fabricantes integren teclados físicos a sus tablets —especialmente de gama alta— para permitir una mayor productividad y asemejarse más a un laptop, pero sin perder la esencia de una tablet.

Huawei MatePad Pro

Son 6 GB de RAM y 128 GB de memoria, además de una pantalla IPS de 10.8 pulgadas con una relación pantalla-cuerpo del 90%, la más alta del mundo. Puede reproducir videos 1080P durante 12 horas, navegar por internet durante 11.5 horas o editar documentos durante 11 horas aproximadamente.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.