Moulinex Pain & Délices: una gran máquina para el pan (y no tanto para las otras delicias)

⭐⭐⭐⭐★

Muy compacta, esta máquina no se queda solamente en la fabricación de panes —donde destaca—, sino que abre una amplia gama de posibilidades hacia las pastas, cereales e incluso lácteos, aunque sin resultados grandilocuentes.



Los meses de encierro a causa de la pandemia incrementaron la elaboración de pan en casa, lo que entusiasmó a muchas personas a comprar las máquinas que ayudan a hacer esto de forma más rápida. Así las cosas, el mercado de estos electrodomésticos no ha parado de crecer y sorprender.

Es lo que ocurre con la Pain & Délices de Moulinex, que tiene todas las funciones y utilidades que una máquina de pan posee, pero agrega una larga variedad más de posibilidades, que van desde el yogur y el queso hasta los cereales.

En teoría, se trata de una herramienta que podría ayudar a abastecer de una buena cantidad de preparaciones para el desayuno, aunque en la práctica su principal —y mejor lograda— función sigue siendo la del pan, con variadas opciones de preparaciones. ¿El resto? Un poco más complejo comparado con lo simple que resulta hacer pan, pero entretenido e incluso desafiante. Casi como para tenerla como una diversión más en fines de semana y días de vacaciones.

Especificaciones técnicas

Potencia: 720 W

Dimensiones: 31,7 x 29 x 29,8 cms

Peso: 4,6 kg

Funciones: Más de 20 opciones, entre panes, yogur, queso, pasta y cereales.

Accesorios: Balde/molde para las masas y recipiente para lácteos, cuchara y jarra dispensadora, y un recetario con 30 preparaciones distintas.


Manos a la obra

Con algo de experiencia en este tipo de aparatos, uno ya tiene claro que necesita de cierto espacio en la cocina para comenzar a trabajar, idealmente cerca de un enchufe y, en este caso particular, sin obstáculos hacia arriba, porque molestarían al abrir su tapa. El resto, lo de siempre: una superficie plana que resista el calor y nada más.

Tras instalar la máquina, hay que hacer el típico lavado interior y exterior del aparato, además de sacar elementos plásticos y adhesivos que podría traer en su interior. Afortunadamente, todo esto viene indicado claramente en las instrucciones. Luego, en esas mismas hojas se sugiere ejecutar una receta de pan —la más simple— para familiarizarse con la máquina. Eso hice y lo cierto es que todo fluyó. Sobre todo porque una vez repasadas las instrucciones, operar la Pain & Délices es muy simple, ya que su panel digital de control y sus otros botones son muy amigables. Y tras obtener buenos resultados con un simple pan, quedan ganas de seguir experimentando.

A cocinar

Ya que la receta de pan indicada para partir era bastante simple, quise ponerle algo de dificultad al asunto. Opté por preparar dos variedades de pan más: uno saborizado con zanahoria y el otro un brioche. En ambos casos, utilicé el cuadernillo de recetas que trae la Pain & Délices y seguí las instrucciones al pie de la letra (viene hasta el orden en que se deben meter los ingredientes para que la máquina luego comience a amasar) y los resultados fueron bastante satisfactorios.

Para seguir aumentando la dificultad, opté por pasarme a los lácteos. La primera experiencia fue hacer yogur siguiendo las instrucciones del cuadernillo, y la verdad es que —más allá de la espera, porque después la mezcla se va por horas al refrigerador— el resultado fue bastante aceptable. La receta decía yogur líquido y eso fue lo que obtuve.

Para cerrar las pruebas, fui por algo que pensé podía ser más difícil: preparar queso crema. Una vez más, integré a la máquina los ingredientes en las cantidades y orden indicadas, y dejé que la máquina hiciera el resto. ¿El resultado? En textura aceptable, pero me parece que le faltó gusto a queso de verdad. Aún así, para acompañar unas galletas estaba pasable.

La higiene

¿Qué hacer con la Pain & Délices cuando no se está ocupando? Lo mejor, si se tiene el espacio, es dejarla ahí mismo, tranquilita, porque tampoco molesta tanto. En cuanto a sus cuidados y limpieza tras su uso, todo es muy simple. Lo único que hay que lavar es el balde que se usa para hacer las masas o el jarro que tiene para los lácteos. Pero ojo: a diferencia de otros aparatos de este tipo, ninguna de sus piezas puede meterse al lavavajillas. ¿El resto de la máquina? Basta con pasarle un paño húmedo mientras está desenchufada y listo.

El día a día

Como máquina para hacer pan, la Pain & Délices funciona a la perfección. Además, con su temporizador de hasta 15 horas, es ideal para programar la factura de pan para el desayuno cada mañana, o para cuando uno llega a casa por las tardes. Además, su capacidad de hacer tantas masas diferentes entrega la posibilidad de ir variando con las recetas sin llegar a aburrirse.

Si uno tiene el tiempo y quiere innovar, esta máquina también permite jugar con recetas de lácteos, pizzas, pastas y más. De hecho, su cuadernillo de recetas me parece que es un gran aliado a la hora de ir diversificando las recetas y así no quedarse pegado solo en una o dos cosas.

Veredicto Práctico

Tal como lo indicamos anteriormente, la Pain & Délices es una gran máquina para hacer pan y una buena cantidad de masas en general. Fácil de usar, compacta y con un sistema que permite hacerla compatible con los horarios de una casa, en cuanto a sus funcionalidad con la harina y levadura no hay nada que decir. Sin embargo, por el lado de los lácteos la cosa es diferente.

Primero, porque en algunos casos el trabajo es demasiado demoroso para los resultados obtenidos. Y segundo, sobre todo en el caso de los quesos, se está bastante lejos de lo que uno puede encontrar en el mercado. Aún así, es un ámbito entretenido de la cocina para explorar, y qué mejor que hacerlo con una máquina como esta.

Nota: ⭐⭐⭐⭐★


*Los precios de los productos en este artículo están actualizados al 3 de enero de 2022. Los valores y disponibilidad pueden cambiar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.