MultiCooker Easyways 5 en 1: una práctica olla con muchas funciones pero no tanto gusto

⭐⭐⭐★★

Tan comentadas y de moda por estos días, valía la pena testear uno de los últimos modelos que ha salido al mercado. ¿Funciona? Sí, bastante bien, pero también merece algunas observaciones.



Tal vez los meses que hemos pasado en casa, obligados a cocinar diariamente por culpa de la pandemia, hicieron lo suyo y activaron la demanda por este tipo de aparatos. Vaya a saber uno, pero lo cierto es que desde el año pasado que estamos viendo un verdadero paseo de distintos modelos de multiollas. Acá le ponemos atención a esta MultiCooker 5 en 1 de Easyways.

La principal novedad de este tipo de productos es su alimentación vía electricidad, algo no muy común en nuestras cocinas y que a muchos les entrega mayor seguridad. Me explico: hay gente que es algo temerosa de dejar una olla al fuego vivo durante horas, porque “podría pasar algo”. De esta forma, con una olla que está simplemente enchufada a la corriente, esa preocupación desaparece. Otra maravilla que dice ofrecer esta multiolla es que permite realizar en el mismo aparato cinco funciones distintas: cocción lenta, cocinar al vapor, hornear, asar y sofreír. En realidad, nada que uno no pueda hacer en casa teniendo cocina, horno y un par de ollas. Pero claro, todo presentado en un solo aparato se ve mejor y hasta entusiasma.

Olla Easyways MultiCook 5 en 1


Especificaciones

  • Material: Recubrimiento antiadherente.
  • Capacidad: 5,5 litros
  • Potencia: 350 a 1.200 watts
  • Dimensiones: 28 cms de alto x 20 cms de ancho y 42 cms de largo
  • Funciones: hornear, asar, cocer al vapor, cocción lenta y sofreír
  • Tiempos de cocción lenta: de 30 minutos a 12 horas
  • Temperaturas función hornear: de 120º a 220º

Desde cero

Tal vez la única dificultad para partir usando la MultiCooker fue sacarla de la doble caja en que venía. Por lo mismo, y si se tiene el espacio suficiente en la cocina, sería ideal ubicarla sobre un mesón, cerca de un enchufe, y no moverla más. Además, teniéndola a mano, de seguro se usará con mayor frecuencia.

Para empezar a cocinar con esta multiolla solo hace falta sacar, lavar y secar la fuente de la olla, su rejilla y tapa; además de darle una mirada a los controles y el instructivo, que también trae algunas útiles tablas con el tiempo de cocción de distintos productos. El resto solamente es dejarse llevar y cocinar, ya que se trata de un aparato muy fácil de entender y por lo mismo amigable a la hora de usar.

Práctica y limpia, pero le falta sabor

Para realmente comprobar las bondades de este aparato partí cocinando unos garbanzos con verduras. Tal como lo indican las instrucciones, usé la función cocción rápida en alta potencia para saltear los vegetales. Luego, me cambié a potencia media, agregué los garbanzos (previamente remojados) y un poco de caldo de verduras. Tapé y dejé cocinar por unos cuarenta minutos. ¿El resultado? Unos garbanzos blandos, cremosos y sabrosos, tal como si los hubiese preparado en una olla convencional.

La siguiente prueba: asar un pollo completo. Lo aliñé con ajo en polvo, sal gruesa y ralladura de limón, más un chorrito de aceite de oliva. Lo puse en la rejilla de la olla y luego lo tapé. Se cocinó el pollo por casi cerca de una hora y el resultado fue bastante similar a lo que sucede en un horno convencional. Sin embargo, en este sistema no logré dorar el pollo y me atrevería a decir que quedó un poco más seco.

Seguimos las pruebas, ahora con una carne en modo cocción lenta. Primero la sellé y sofreí algunas verduras en la función cocción rápida y alta potencia. Aquí un problema, porque en estas recetas se busca caramelizar las verduras al sofreírlas, pero la olla no toma la temperatura de una sartén y simplemente no lo consigue. Después, cubrí con agua hasta la mitad del trozo de carne y lo llevé a cocción lenta, en baja potencia, por seis horas. ¿Qué tal? La carne estaba muy blanda, prácticamente para cortarla con el tenedor. De gusto, eso sí, no tan potente como con el modo tradicional.

Por último, probé la MultiCooker como vaporera, siguiendo las instrucciones del manual. Es decir, poner agua en la olla y luego en la rejilla lo que se quiere cocinar —en este caso brócoli—, dejándolo diez minutos por cada taza de agua que uno agregue. Al final, todo muy fácil y muy limpio, con los resultados esperados de una cocción al vapor tradicional.

Lavarla y ¿guardarla?

La limpieza de esta MultiCooker debe ser de lo más fácil que tiene. Es que solo es necesario sacar los tres elementos removibles del sistema —olla, rejilla y tapa—, los que se pueden lavar a mano o en lavavajillas, como cualquier otro utensilio. En cuanto a la base del aparato, se puede limpiar con un trapo húmedo, siempre teniendo cuidado de haberlo desenchufado de la corriente. En todo caso, se trata de una limpieza fácil, ya que esta parte no tiene contacto con los alimentos. Y, ¿guardarla? Como ya se mencionó, la verdad es que lo mejor sería poder dejarla instalada en algún rincón de la cocina, lista para ser usada. Si no hay espacio suficiente, no quedará otra que secarla bien y meterla de vuelta a su caja antes de guardarla por ahí.

Algunas consideraciones

Esta MultiCooker 5 en 1 puede funcionar durante muchas horas sin emitir ruidos y prácticamente emitiendo cero olor, lo que la transforma en un excelente artefacto para usar en sitios que no sean necesariamente una cocina. De hecho, salvo una mesa firme y un enchufe cercano, no requiere de ningún otro tipo de infraestructura específica para funcionar. Por otra parte es muy segura, ya que su mismo peso la hace ser más que firme y prácticamente inamovible durante su uso. Por último, si bien la olla se calienta y podría ser un peligro para los niños, no se trata de ese calor inmenso de las ollas convencionales, por lo que es mucho menos peligrosa.


Veredicto Práctico

¿Hace la MultiCooker las cinco cosas que promete? Sí, aunque algunas mejor que otras. Por ejemplo, como olla de cocción normal y vaporera está muy bien. Sin embargo, sus funciones de horno e incluso de cocción larga tiene sus bemoles, porque cuesta hacer sofritos oscuros y sellar bien la carne. Es decir, le falta temperatura. Y claro, es verdad que con este aparato se puede cocinar algo por muchas y muchas horas, sin embargo uno tampoco necesita dejar una noche completa cocinando un trozo de carne para que se ablande. Además, se sabe que, aunque sea lenta, si la cocción es muy larga habrá una merma en el volumen de lo que se está cocinando.

Al final, pienso que este aparato se justifica si, por ejemplo, uno no tiene horno en casa o posee una cocina con tan pocos quemadores que no puede sacrificar uno durante muchas horas con una preparación de larga cocción. En otras palabras, me imagino más esta MultiCooker en una cabaña en la playa, un refugio en la nieve o estos estudios pequeños que ahora se ven en algunos nuevos edificios. Porque tal como lo dijimos al inicio, todo lo que ofrece este aparato se puede hacer en casa con una cocina, un horno y un par de buenas ollas.

Nota: ⭐⭐⭐★★


*Los precios de los productos en este artículo están actualizados al 3 de agosto de 2021. Los valores y disponibilidad pueden cambiar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.