Plantas en invierno: cómo cuidarlas y no fallarles durante las bajas temperaturas

Ilustración: César Mejías

Muchas personas se frustran durante estos meses porque sus vegetales no están brotando tanto como en otras estaciones. Pero eso no significa que estén haciendo todo mal: es su estación de descanso, y solo hay que saber mantenerlas para que no las afecten las heladas.




Muchas veces el invierno puede ser sinónimo de una recesión en el crecimiento de tus plantas. La explicación es bastante lógica: así como los humanos pueden estar un poco más introspectivos o menos inquietos que en temporadas estivales, a las plantas les pasa algo similar durante esta estación.

Pero que no cunda el pánico. Para entender este proceso y lo cuidados que se deben dar a las plantas en invierno, conversamos con dos especialistas en el área de botánica y cuidado de plantas.

Plantas de exterior

-Siempre alerta ante una helada

“Tenemos que estar atentos a las temperaturas”, dice en tono de alerta Daniela Maldonado, fundadora y emprendedora de El Jardinista, tienda especializada en todo lo que puedes necesitar del mundo de las plantas. “En las noticias siempre informan cuando habrá heladas”, añade y “cuando hay menos de 0 grados, ahí las plantas se pueden quemar porque no todas resisten”.

-Siempre protegerlas

“En el caso de las plantas de exterior que estén en macetas, lo mejor que podemos hacer si bajan las temperaturas es moverlas bajo techo”, apunta Wilma Borchers, ingeniera en Medio Ambiente y Recursos Naturales y fundadora de @eljardindeirenee, espacio en el que además de comercializar diversas especies también dicta talleres para orientar a varias y varios primerizos. “A las que no están bajo techo pero tampoco se pueden mover, es bueno cubrirlas con totora o malla antihelada, que son 100% recomendables”, recomienda.

-No regar tarde

“En esta época es normal regar cuando llega el sol de invierno, como el que ha brillado estos días”, comenta Maldonado, porque precisamente ese sol “no va a quemar las plantas”. Aquí la técnica que sugiere es “regar temprano en la mañana y esperar a que esa agua se seque, cosa que cuando caiga la helada no haya una superficie mojada que luego se pueda congelar”.

Malla anti heladas Marienberg (1,05 x 10 m)


Al igual que Borchers, la timonel de El Jardinista también considera que la malla antiheladas es un producto clave para que las plantas de exterior puedan soportar el frío. “La que tenemos nosotros puedes dejarla puesta por varios días, sin necesidad de colocarla y sacarla a cada rato, porque las plantas pueden hacer fotosíntesis igual”, puntualiza.


Manta antiheladas para plantas El Jardinista (1,4 x 2 m)


-Cuidado con pulverizar demás

Hace rato que el pulverizador es una de las herramientas más recurridas entre las personas que cuidan de plantas, ya que a través de él logran mantener la humedad necesaria que necesitan para desarrollarse de la mejor manera posible, sin ahogarlas demasiado. Pero en invierno, Maldonado sugiere no pulverizar en exceso “y cuidar que esos platos (que van debajo de los maceteros) no tengan agua” al momento del riego.

-Puedes recurrir al mulch

Quizá hayas visto, de visita en una casa o en la terraza de un restaurante, que sobre la tierra de algunas plantas hay una especie de corteza, algo así como una alfombra natural. Ese es el mulch, que justamente sirve para “abrigar” a los vegetales, explica Maldonado, “y ayuda a que no se enfríen las raíces de la planta”. Lo puedes aplicar “sobre las macetas”, y si no lo puedes conseguir se puede ocupar “corteza de árbol o hasta paja”, agrega.


Mulch Jardín Tomate de corteza de pino (25 litros)


Plantas de interior en invierno

-Si son de interior, no las trates como de exterior

“Tenemos que tener clarísimo que las plantas de interior son especies que en esencia necesitan estar bajo cubierta”, asegura Borchers. “Son plantas que deben vivir dentro de la casa, así que ni siquiera intenten mantenerlas afuera”, comenta.

Por lo tanto, si son de interior deben vivir resguardadas y con el mismo abrigo que tienes tú en el hogar. “La mayoría de estas plantas son tropicales. Como con la calefacción en invierno desciende muchísimo la humedad ambiental, hay que preocuparse de mantenerla”, explica la creadora de @eljardindeirenee.

-Identifica a tus plantas y agrúpalas

Una de las técnicas que recomienda Borchers es conocer a las plantas, identificar su especie y ver “cuáles son las más sensibles e intolerables a las bajas temperaturas”. “Si se sabe cuáles son”, dice, “lo que se puede hacer es agruparlas y mantenerlas alejadas de las ventanas, en el caso de que no tengan aislación”.

“Si se las junta según sus características, se crea una especie de microclima entre ellas, se protegen las unas a las otras, y se entregan humedad ambiental”, especifica.

-Cuidado con las corrientes de aire

Siendo chica, recuerdo cuando mi madre y abuela me llamaban la atención al salir de la ducha en invierno. “Te va a dar un aire”, “te vas a enfriar”, solían decirme ambas si me paseaba mucho solo cubierta con la toalla. Al parecer, este fenómeno ocurre tal cual con las plantas de interior.

“Es recomendable mantenerlas lejos de las ventanas y puertas que se abren y se cierran, para evitar corrientes de aire”, comenta la ingeniera.

Esto no significa que tengas que tener tus plantas encerradas: todo es en su justa medida. “Es importante ventilar los ambientes, porque a veces aparece moho en el sustrato cuando los espacios no han sido suficientemente aireados”, complementa la experta de El Jardinista.

-Pulverizar con prudencia

En los días más fríos aparecen las estufas y los calefactores en los lugares más recurrentes de la casa. Uno de esos suele ser el living-comedor, lugar donde también se suelen agrupar las plantas.

“La calefacción seca el ambiente, entonces hay que estar pulverizando un poco más a las plantas, que como suelen ser tropicales, necesitan humedad”, relata Maldonado. “Hay que humedecer las hojas no muy cerca, a lo menos a unos 20 cm, y tampoco todos los días”.

-Bajar las expectativas en invierno

“No hay que esperar mucho de ellas durante estos meses”, dice de frente Daniela Maldonado. “En invierno tienden a entrar en latencia y no se desarrollan tanto vegetativamente. Mucha gente espera que nos dé una hojita nueva y no sale, pero eso es súper normal en esta época”.

“Tenemos menos luz disponible en nuestros hogares, entonces ahí hay que reorganizar y reordenar las plantas para que reciban lo que necesitan”, apunta.

-Regar solo cuando sea necesario

En este periodo en particular, las especialistas sugieren regar cuando el sustrato —la tierra donde vive la planta— esté seco. “Hay personas que conocen a sus plantitas y le siguen el ritmo. Los que no, pueden ayudarse de medidores, que indican el nivel de humedad que tiene el suelo”, dice Maldonado.

Medidor de humedad, luz y pH


Si hay que hacer una estimación general, sugiere que durante invierno se suele regar cada 15 días. “Es como un aproximado, porque aquí depende de cada planta, el tipo de sustrato y el tamaño del macetero”, añade.

“Las plantas viven una especie de receso, un descanso vegetativo”, enseña Borchers. “Por lo tanto, hay que respetarles su reposo”.

-Aprovecha de hacer trasplantes

“Un consejo que puedo dar —y sobre todo cuando hay días de sol—, es que el invierno puede ser una buena época para los trasplantes”, sugiere. “Como las plantas están en latencia, no se resienten tanto con los cambios”.

“Estar haciendo trasplantes y cambio de macetero en primavera puede hacer que se estresen más, porque hay algunas que florecen y otras que cambian muchas hojitas. Así, la planta entra en una confusión de no saber si desarrollar la raíz o las hojas”, complementa Borchers. Aprovechar de hacer esta logística en el periodo de latencia invernal “es ideal para hacer los cambios de sustratos, o hacer enmiendas (como se llama cuando mejoras el sustrato de la planta), trasplantes, podas, limpieza de hojitas o bioestimulación”.

-Pierde el miedo a las heladas

Para los cuidadores de plantas que se gestaron en pandemia, el invierno los puede tener con los pelos de punta. No hay que desesperarse y sacar el mejor provecho de la experiencia. “Las heladas son necesarias para ciertos procesos de nuestras plantas y también es beneficioso”, comenta Borchers. Por lo mismo recalca que “hay que perder el miedo y aprovechar que en otoño o invierno tenemos otras especies para disfrutar”.

“Tenemos que aprender a mirar el paisaje con otros ojos”, dice la especialista, llamando a la reflexión y el respeto al entorno, y a disfrutar de los tiempos y ciclos de la naturaleza.


*Los precios de los productos en este artículo están actualizados al 22 de julio de 2021. Los valores y disponibilidad pueden cambiar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.