El accidente de un camión de conducción autónoma llama la atención sobre la seguridad en TuSimple

TuSimple’s autonomous trucks at the Tucson, Ariz., facility in February.

Los camiones autónomos de TuSimple en las instalaciones de Tucson, Arizona, en febrero. FOTO: REBECCA NOBLE/ REUTERS

El principal desarrollador de camiones-robot culpa al error humano, mientras que los analistas dicen que es la tecnología; los reguladores están investigando. TuSimple, lanzada en 2015, consiguió el respaldo de socios como United Parcel Service, del gigante del transporte de mercancías U.S. Xpress Enterprises Inc. y de Volkswagen AG. En la actualidad, la empresa, con sede en San Diego, opera en Arizona, Texas y China.




El 6 de abril, un camión de conducción autónoma equipado con tecnología de TuSimple Holdings Inc. se desvió repentinamente a la izquierda, atravesó la autopista I-10 en Tucson, Arizona, y chocó contra una barricada de hormigón.

El accidente, que los reguladores revelaron al público en junio después de que TuSimple presentara un informe sobre el incidente, subraya las preocupaciones de que la empresa de camiones autónomos está arriesgando la seguridad en las carreteras públicas en un apuro por entregar camiones sin conductor al mercado, según analistas independientes y más de una docena de exempleados de la compañía. Un representante de TuSimple, por su parte, aseguró que la seguridad es una prioridad para la firma y que nadie resultó herido en el accidente.

TuSimple ha sido considerada durante mucho tiempo como una líder entre los desarrolladores de camiones-robot. Lanzada en 2015, consiguió el respaldo de socios como United Parcel Service, del gigante del transporte de mercancías U.S. Xpress Enterprises Inc. y de Volkswagen AG. En la actualidad, la empresa, con sede en San Diego, opera en Arizona, Texas y China.

La Administración Federal de Seguridad de Autotransportes (FMCSA), una agencia del Departamento de Transportes (DOT) que regula los camiones y autobuses, ha iniciado lo que describió en una carta del 26 de mayo a la empresa como una “investigación de cumplimiento de la seguridad” en TuSimple. La carta hacía referencia al accidente.

El suceso de abril afectó a una plataforma con un conductor e ingeniero de TuSimple a bordo, y la empresa ha culpado reiteradamente del accidente a un error humano. Sin embargo, los detalles de la información reglamentaria de junio, junto con los documentos internos de la compañía, muestran lo que, según los especialistas en sistemas de conducción autónoma, son problemas fundamentales de la tecnología de la firma.

The button to toggle a truck from manual to its autonomous driving function.
Así es el botón para cambiar el camión de manual a su función de conducción autónoma. FOTO: REBECCA NOBLE/REUTERS

Un informe interno de TuSimple sobre el hecho, consultado por The Wall Street Journal, dice que el camión semirremolque giró bruscamente a la izquierda porque una persona en la cabina no había reiniciado correctamente el sistema de conducción autónoma antes de ponerlo en marcha, lo que hizo que ejecutara una orden obsoleta. La orden de giro a la izquierda tenía dos minutos y medio de antigüedad -una eternidad en la conducción autónoma- y debería haber sido borrada del sistema, pero no lo fue, según el relato interno.

Sin embargo, los investigadores de la Universidad Carnegie Mellon afirmaron que fue el sistema de conducción autónoma el que giró el volante y que culpar de todo el accidente a un error humano es engañoso. Los investigadores, que llevan décadas estudiando los sistemas de conducción autónoma, señalan que las salvaguardias habituales habrían evitado el accidente si se hubieran aplicado.

Por ejemplo, un conductor de seguridad -una persona que se sienta en el camión para respaldar a la inteligencia artificial- nunca debería poder activar un sistema de autoconducción que no funcione correctamente, dijeron los investigadores. El camión tampoco debería responder a órdenes que tengan una antigüedad de un par de centésimas de segundo, explicaron. Y el sistema nunca debería permitir que un camión de conducción autónoma gire tan bruscamente mientras viaja a 65 millas por hora.

“Esta información demuestra que las pruebas que están realizando en la vía pública son altamente inseguras”, comentó Phil Koopman, profesor asociado de Carnegie Mellon, que ha contribuido a las normas internacionales de seguridad para vehículos autónomos, refiriéndose a las revelaciones de la empresa.

TuSimple aseguró que, tras el accidente, modificó su sistema de conducción autónoma para que un ser humano no pueda ponerlo en marcha a menos que el sistema informático sea totalmente funcional. Un antiguo ingeniero de la empresa explicó que la medida era necesaria desde hace tiempo. El representante de TuSimple, en respuesta, dijo que el accidente de abril fue el único en el que un camión de la empresa fue responsable de un accidente.

Un camión equipado con tecnología fabricada por TuSimple se prepara para entrar en una carretera de Tucson. FOTO: NATHAN FRANDINO/REUTERS

La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA) se está uniendo a la investigación de la agencia del DOT sobre TuSimple. Una copia de la carta de la FMCSA, junto con un video del accidente, fue publicada en un canal de camiones de YouTube llamado The Asian Mai Show.

TuSimple, en un post del martes por la noche en su sitio web, reconoció la investigación. “Nos tomamos muy en serio nuestra responsabilidad de encontrar y resolver todos los problemas de seguridad”, decía la publicación, y confirmaba que los funcionarios federales habían visitado las instalaciones de la empresa en Tucson.

Tras años de retrasos en el desarrollo de vehículos de autoconducción, muchos inversores apuestan porque el transporte por camión se adelantará a los de turismo en la conducción autónoma, en gran medida porque las carreteras por las que suelen circular los camiones son más fáciles de recorrer que las vías urbanas. Las empresas han propuesto que los camiones autónomos alivien la escasez de conductores y aumenten los beneficios del sector. Alrededor de media docena de empresas estadounidenses se dedican exclusivamente a desarrollar tecnología de autoconducción de camiones de largo recorrido.

Un accidente también es significativo dado el tamaño de los camiones en relación con otros vehículos en las carreteras. La NHTSA informó en junio que los camiones fueron responsables de solo tres de los 145 accidentes reportados entre vehículos con sistemas de conducción autónoma que han ocurrido en carreteras de acceso público desde julio de 2021. Uno de esos tres accidentes de camiones fue el incidente de TuSimple de abril.

Hasta ahora, los rivales de TuSimple, como Aurora Innovation Inc. y Embark Technology Inc., se han abstenido de probar camiones no tripulados en carreteras públicas, porque la tecnología no se ha desarrollado lo suficiente como para satisfacer sus propias normas de seguridad, según declaraciones públicas de las empresas y archivos de inversores.

Don Burnette, director ejecutivo de la empresa de camiones autónomos Kodiak Robotics Inc., dijo que su empresa está dejando a los conductores de seguridad en la cabina hasta que pueda confirmar que sus camiones operan con más seguridad que un conductor humano atento.

En el accidente de abril de TuSimple se vio involucrado un camión con un ingeniero y un conductor de seguridad. Pero TuSimple también está probando camiones sin conductor en carreteras públicas y anunció en diciembre de 2021 que había completado un viaje de este tipo de 80 millas en Arizona. Esa distancia supera por lejos las de muchas otras empresas que han intentado recorridos sin conductor, y TuSimple sostuvo que desde entonces ha registrado cientos de millas más sin ningún humano en la cabina.

El fundador de TuSimple, Xiaodi Hou, licenciado en el Instituto Tecnológico de California y doctorado en computación y sistemas neuronales, aseguró que el evento de diciembre mostraba que la empresa había superado el último obstáculo tecnológico antes de comercializar camiones autónomos. “En realidad, no tenemos ningún reto técnico sin superar”, advirtió Hou en una entrevista en marzo en la CNBC.

TuSimple se había fijado un objetivo de 500 carreras de práctica antes de lanzar “Ghost Rider”, el nombre interno del recorrido sin conductor de diciembre, según personas relacionadas con el asunto. Pero había realizado menos de la mitad de ellos cuando lanzó la conducción totalmente automatizada, lo que hizo sin informar a sus equipos de seguridad. Una de estas personas dijo que se enteraron del suceso después de que se produjera. Un representante de TuSimple, por su parte, afirmó que la empresa procedió a la prueba sin conductor “después de abordar todas y cada una de las preocupaciones legítimas”.

El accidente de TuSimple se produce después de años en los que la dirección ha rechazado lo que, según algunos antiguos empleados, eran importantes quejas sobre seguridad y protección. A finales de 2021, un grupo de trabajadores planteó algunas de estas cuestiones al departamento jurídico, según fuentes relacionadas con el tema. Una presentación incluyó el presunto fracaso de la compañía para revisar el software regularmente en busca de vulnerabilidades y el uso de comunicaciones no encriptadas para administrar camiones, lo que podría proporcionar una apertura para que los hackers intercepten los datos que van entre los ingenieros y los sistemas de los vehículos, indicaron las personas.

Los conductores de seguridad, por su parte, han manifestado su preocupación por los fallos de un mecanismo que no siempre les permitía apagar el sistema de autoconducción girando el volante, una función de seguridad estándar, según otras personas familiarizadas con el asunto. La dirección de la empresa desestimó las preocupaciones de los conductores de seguridad, dijeron.

Un representante de TuSimple aseguró que la empresa “solicita y revisa activamente las banderas, las preocupaciones y los riesgos que nuestros empleados identifican para que puedan ser abordados”.

Los empleados atienden los camiones autónomos en una instalación de TuSimple en Tucson. FOTO: REBECCA NOBLE/REUTERS

A su vez, TuSimple fue la primera empresa de camiones autónomos que acudió a los mercados públicos, cotizando sus acciones en el índice Nasdaq Composite en abril de 2021, con una valoración de US$ 8.500 millones. Otros rivales no tardaron en seguir su ejemplo. A algunos analistas les preocupa que las presiones para ofrecer resultados a los inversores, que esperan beneficios a corto plazo, puedan ir a costa de la seguridad pública. “El sector está enormemente incentivado para ir lo más rápido posible”, comentó Koopman.

Ninguna empresa de transporte autónomo tiene camiones listos para su comercialización. En mayo, TuSimple anunció que retrasaba un año su fecha de entrega prevista, hasta 2025. La compañía no alcanzó sus objetivos de ingresos para 2020 y 2021 por un amplio margen, según las presentaciones a los inversores. El precio de las acciones de TuSimple ha bajado más de un 86% desde su máximo, debido, en parte, a que los inversores se han resentido en los últimos meses de empresas que no tendrán ingresos significativos durante años.

Mientras tanto, docenas de empleados en puestos clave se han marchado y Hou se ha movido para consolidar el control sobre la empresa que inició, según antiguos empleados. Los movimientos reflejan sus esfuerzos por evitar que los ejecutivos se opongan a su prisa por sacar los productos al mercado, dicen estas personas. El 3 de marzo, la empresa anunció la salida de su director ejecutivo y dijo que Hou asumiría ese cargo.

Hou, el mayor accionista de la empresa, también se convirtió en presidente del consejo de administración. El 21 de junio, TuSimple anunció la salida del director financiero Patrick Dillon, que ocupó ese puesto durante aproximadamente un año y medio. Sin embargo, aún no se ha anunciado ningún sucesor.

El director financiero Patrick Dillon dejó TuSimple en junio. FOTO: CASSIDY ARAIZA/THE WALL STREET JOURNAL

Un representante de TuSimple dijo que, si bien ha habido algunos cambios de personal mientras Hou asume su posición como CEO, “TuSimple está construyendo un equipo de líderes con la experiencia adecuada para llevarnos al siguiente nivel”.

Personas relacionadas con el asunto señalan que quienes plantearon problemas de seguridad fueron ignorados, o incluso despedidos en algunos casos, lo que el portavoz de la empresa negó. John Lindland, que en su día fue el máximo responsable de seguridad de la empresa, explicó en una demanda presentada en un tribunal federal de California en marzo de 2021, que fue despedido injustamente después de negarse a firmar unas normas de seguridad que, según él, la empresa aún no había cumplido.

“Esencialmente, Hou venía con una idea, instruía a sus equipos para ejecutar la idea, y luego la probaba en las carreteras públicas, pasando por alto todas las normas y regulaciones de seguridad”, comentó Lindland en una presentación en el caso, que está pendiente.

El representante de TuSimple negó las acusaciones de la demanda y sostuvo que en una empresa del tamaño de la firma -alrededor de 1.400 empleados a tiempo completo-, es inevitable que existan “algunos exempleados que hayan presentado quejas después de ser despedidos”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Arqueólogos descubren en Pompeya cuatro nuevas habitaciones en una casa excavada con anterioridad que posee objetos del día a día utilizados por una familia de clase media.