El gobierno del Reino Unido da giro en 180 grados y abandona su plan de reducir la tasa de impuesto sobre la renta para los que más ganan

El Ministro de Hacienda británico, Kwasi Kwarteng, ha dado marcha atrás en su decisión de recortar los impuestos a las rentas más altas. FOTO: Toby Melville/ Reuters.

El plan había asustado a los mercados y provocado una intensa presión política.


LONDRES- El ministro de Hacienda británico, Kwasi Kwarteng, renunció el lunes a un plan para reducir la tasa máxima del 45% del impuesto sobre la renta, desechando una política económica clave tras las turbulencias en los mercados financieros del país, una intervención del Banco de Inglaterra y la amenaza de una rebelión a gran escala por parte de los legisladores del Partido Conservador.

El cambio de rumbo supone un importante revés para la nueva Primera Ministra, Liz Truss, que basaba su incipiente liderazgo en una amplia renovación de la economía británica. El Gobierno, que defendió la medida anunciada a finales del mes pasado hasta el domingo, acabó cediendo ante la presión de los inversores internacionales, que se mostraron contrariados por la magnitud de los recortes fiscales no financiados, y de los legisladores del Partido Conservador, sorprendidos por las encuestas que indicaban que se enfrentaban a una eliminación casi total en las próximas elecciones generales.

La libra subió tras el anuncio y ahora (lunes en la mañana) cotiza al mismo nivel que antes de que el plan original sacudiera los mercados. La libra subió un 0,3% frente al dólar y compró US$ 1,12 en las primeras operaciones del lunes. Los costos de endeudamiento del Reino Unido cayeron en su mayoría, y la rentabilidad del gilt a 10 años bajó 0,16 puntos porcentuales, hasta el 3,99%.

La primera ministra británica, Liz Truss, durante la jornada inaugural de la conferencia anual del Partido Conservador en Birmingham, Inglaterra. Foto: Hannah McKay/ Reuters

“La tasa del 45% era simplemente una enorme distracción de un conjunto de medidas muy sólidas”, señaló Kwarteng en una entrevista con la British Broadcasting Corp.

Los legisladores del Partido Conservador se habían alineado para criticar la supresión del impuesto, que dejaría a los más ricos con más ingresos mientras mucha gente se enfrenta a recortes salariales reales por el aumento de la inflación. El domingo, Michael Gove, antiguo ministro del gabinete, comentó que era moralmente incorrecto. La creciente lista de rebeldes significaba que el gobierno probablemente habría tenido problemas para conseguir que el recorte de la tasa máxima se votara en el Parlamento.

La medida amenazaba con ensombrecer por completo la reunión anual del Partido Conservador que se está realizando en Birmingham. La conferencia, que normalmente es un espectáculo de tres días de devoción al líder del partido, se está convirtiendo en un evento más sombrío, ya que los Tories se preparan para unos años difíciles antes de las elecciones de 2024.

El gobierno anunció el 23 de septiembre sus planes de llevar a cabo grandes recortes de impuestos y aumentos del gasto, un paquete financiado con préstamos que despertó la alarma entre los inversores. El plan provocó días de agitación en los mercados financieros del Reino Unido, lo que hizo que la libra se desplomara, que el costo de los préstamos se disparara para el gobierno británico y que el Banco de Inglaterra lanzara un programa de emergencia de compra de bonos del Estado para intentar calmar los mercados.

Al igual que muchos gobiernos europeos, el Reino Unido ha prometido grandes subsidios para los hogares y las empresas con el fin de protegerlos de la fuerte subida de los precios de la energía este invierno, un nuevo y enorme plan de gastos con costos inciertos. Pero, a diferencia de otros países, Truss también ha respaldado los mayores recortes fiscales en un solo año desde 1972, lo que significa que el gobierno ingresará menos dinero aunque gaste más, financiando la diferencia con deuda.

Por su parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha criticado el plan, diciendo que corre el riesgo de alimentar aún más la inflación, que el Banco de Inglaterra considera que alcanzará el 11% a finales de este año. El viernes, la agencia de calificación S&P rebajó su perspectiva sobre la deuda soberana del Reino Unido a negativa, citando los riesgos para la economía del país.

El Gobierno tiene la intención de seguir adelante con otras medidas anunciadas en su mini-presupuesto, incluyendo una reducción de la tasa más baja del impuesto sobre la renta que los economistas estimaron que iba a costar mucho más que la eliminación del tipo más alto en pérdida de ingresos. El costo real de la supresión del tipo impositivo más alto para los que ganan más de 150.000 libras es pequeño en comparación con el paquete total de recortes fiscales presentado, que asciende a 45.000 millones de libras. Según el Gobierno, la tasa impositiva más alta aporta unos 2.000 millones de libras al año.

“Esta medida es más bien simbólica, ya que tiene menos que ver con la cantidad de dinero que ahorrará y más con la pobre señal que había dado de recortes fiscales ideológicos”, aseguró Chris Turner, analista del banco ING. “La medida parece impulsada por una reacción de su propio partido y quizá por la amenaza de una rebaja de la calificación soberana”, agregó.

La preocupación por el impacto de los recortes fiscales en el endeudamiento público contribuyó a que los rendimientos de la deuda pública subieran con fuerza a principios de la semana pasada. El miércoles, el Banco de Inglaterra intervino para frenar la subida y la amenaza de un daño significativo para algunos fondos de pensiones, anunciando que compraría hasta 65.000 millones de libras de bonos del Estado en una serie de subastas diarias.

Esa medida ayudó a calmar los mercados de bonos y a impulsar un repunte de la libra, pero una serie de encuestas de opinión apuntaban a una gran pérdida de apoyo al Partido Conservador entre los votantes, a medida que se acercaba su reunión anual en Birmingham.

El anuncio del lunes es el último paso para frenar las consecuencias del plan fiscal. La semana pasada, tras recibir presiones del Banco de Inglaterra, el Gobierno anunció que la Oficina de Responsabilidad Fiscal Presupuestaria, un organismo independiente de control de las finanzas públicas, expondrá en noviembre el costo total del paquete de medidas para las autoridades fiscales y si generará el 2,5% anual de crecimiento económico que promete el Gobierno. Este, sin embargo, se ha resistido a que el organismo de control evalúe el plan.

Los operadores dicen que el mercado se resistió a tener que tragar una gran cantidad de deuda pública para financiar el plan -en un momento en el que el banco central también planeaba empezar a vender deuda pública para endurecer las condiciones monetarias-, además de no tener claro si el paquete ayudaría a expandir la economía y compensar parte de los ingresos perdidos por los recortes fiscales. Kwarteng también deberá presentar en noviembre los recortes que ayudarán a financiar el gasto.

“Vimos las reacciones de la gente, hablamos con los electores y con toda una serie de interesados”, comentó Kwarteng. “Y nos pareció que el tema del 45% estaba ahogando un sólido paquete de intervenciones”, dijo a la BBC. “Lo entiendo”, agregó finalmente.

La decisión de desechar el plan parece haberse tomado a última hora del domingo o a primera hora del lunes. El domingo, el Partido Conservador difundió un fragmento del discurso que Kwarteng tenía previsto pronunciar en la conferencia del partido, que tendría lugar el lunes, y que indicaba que no estaba previsto un cambio de rumbo. Es más, el texto preparado decía “mantendremos el rumbo”.

Los analistas dijeron que prestarían mucha atención al discurso para ver si el gobierno daba más señales de interés a las preocupaciones sobre la deuda y el gasto. “Hasta ahora los mercados libres han dado un veredicto negativo siempre que el primer ministro o el canciller han hablado”, comentaron los analistas del banco de inversión UBS en una nota.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Recientemente, un conjunto de normas abrió la puerta a las mujeres que deseen dedicarse al boxeo, ya que desde la revolución de Fidel Castro, estaba prohibido que participaran en torneos.