Elon Musk obtiene 7.000 millones de dólares de nuevos financiamientos para la compra de Twitter

El respaldo de nuevas inversiones debería reducir el riesgo personal que tiene que asumir Elon Musk para cerrar el acuerdo de 44.000 millones de dólares. Foto: Patrick T. Fallon/ Reuters

Un príncipe saudí, Larry Ellison y una bolsa de bitcoins son algunos de los 19 inversores que se suman a la oferta del CEO de Tesla por Twitter. El nuevo dinero reducirá a la mitad la cantidad que Elon Musk necesita para pedir un préstamo contra su participación en Tesla, según una presentación regulatoria, y disminuirá ligeramente el saldo de efectivo que requiere poner personalmente, a poco menos de 20.000 millones de dólares.




Elon Musk ha reunido a un grupo de inversores entre los que se encuentran un príncipe saudí, Larry Ellison y una bolsa de bitcoins para que aporten más de 7.000 millones de dólares para respaldar su oferta de compra de Twitter Inc.

El director ejecutivo de Tesla Inc. ha conseguido unos 7.140 millones de dólares de 19 inversores, una lista de grandes patrocinadores cuya inversión reduce, de hecho, el riesgo personal que Musk tiene que asumir para cerrar el acuerdo de 44.000 millones de dólares por la empresa de redes sociales.

El nuevo dinero reducirá a la mitad la cantidad que Musk necesita para pedir un préstamo contra su participación en Tesla, según una presentación regulatoria, y disminuirá ligeramente el saldo de efectivo que requiere poner personalmente, a poco menos de 20.000 millones de dólares.

La mayor contribución proviene del príncipe Al-Waleed bin Talal de Arabia Saudita, que acordó mantener una participación en Twitter valorada en 1.900 millones de dólares tras la adquisición de Musk, según la declaración.

El príncipe, sobrino del rey Salman, rechazó inicialmente la oferta de Musk, diciendo que infravaloraba a Twitter. El príncipe Al-Waleed estuvo en un campamento del desierto fuera de Riad el jueves, por lo que no pudo dar declaraciones al respecto, dijo un representante de su compañía, Kingdom Holding Co.

Por su parte Larry Ellison, cofundador de Oracle Corp., acordó poner 1.000 millones de dólares. La bolsa de criptomonedas Binance.com, controlada por el multimillonario desarrollador Changpeng Zhao, prometió 500 millones de dólares. Las empresas de capital riesgo Sequoia Capital y Andreessen Horowitz aportan 800 y 400 millones de dólares, respectivamente. También participarán las ramas de las gestoras de activos Fidelity Investments y Brookfield Asset Management Inc.

Los inversores con conocimiento de los compromisos dijeron que eran, en gran medida, un reflejo de las relaciones personales de Musk con los inversores de startups, y los miles de millones de dólares que sus empresas han hecho para los accionistas.

DFJ Growth, una de las dos empresas de riesgo que surgieron de una de las operaciones de riesgo más antiguas de Silicon Valley, Draper Fisher Jurvetson, se comprometió con 100 millones de dólares. Ambas iteraciones de la empresa invirtieron en Space Exploration Technologies Corp. de Musk.

Algunas de las contribuciones son pequeñas para los fondos, otra señal de que las inversiones son más con respecto a Musk y menos como un reflejo del entusiasmo por las perspectivas de Twitter.

Fidelity Management & Research Co. tiene vínculos de larga data con Musk a través de sus inversiones en Tesla y SpaceX, que han cosechado miles de millones de dólares en ganancias para el gestor de fondos de inversión. Pero el compromiso de 316 millones de dólares de Fidelity es pequeño para el inversor, que tiene fondos que gestionan cientos de miles de millones de dólares, sostuvo un accionista con conocimiento de la estrategia de la empresa. Cuando a Fidelity le gusta un acuerdo, tiende a dar a un empresario mil millones de dólares, agregó.

El acuerdo es inusual, especialmente para las empresas de capital riesgo, que suelen invertir en empresas jóvenes antes de que realicen ofertas públicas iniciales. Twitter se fundó en 2006 y salió a la bolsa hace nueve años.

Según los inversores, en la lista de accionistas están ausentes muchos de los grandes fondos de capital riesgo y de compra que suelen participar en este tipo de operaciones privadas. Participar en Twitter conlleva un cierto riesgo político, dijeron, lo que puede haber frenado el interés de los inversores.

Una gran excepción es Brookfield, que está invirtiendo 250 millones de dólares en el acuerdo a través de su brazo Brookfield Growth, según una persona familiarizada con el asunto. La inversión es la mayor de la historia para la unidad, que normalmente invierte en empresas más jóvenes y participó en la última ronda de financiamiento de Boring Co. de Musk.

La franja de inversores cuenta con firmas que han puesto dinero en el desarrollo del ecosistema de las criptomonedas. Andreessen Horowitz ha invertido en Coinbase Global Inc. y en Dapper Labs Inc., el fabricante de los tokens no fungibles NBA Top Shot. DFJ Growth también ha invertido en Coinbase, según su página web. Sequoia, por su parte, ha puesto dinero en el cripto intercambio FTX.

“Vemos, al igual que Musk, la oportunidad de impulsar la innovación de productos significativos que ayudarán a desbloquear todo el potencial de Twitter como una plataforma global que conecta el mundo”, declaró un representante de Sequoia.

Binance, por otro lado, sostuvo que su participación es “como un partidario de los planes de Elon Musk para Twitter y un inversor”, comentó un representante. Zhao tuiteó que la inversión era “una pequeña contribución a la causa”.

Musk anunció que está en conversaciones para traer más accionistas actuales de Twitter, incluido el cofundador Jack Dorsey, a la empresa después de la compra.

Musk ha señalado a los posibles inversores en Twitter que podría devolver la empresa a los mercados públicos después de unos años de propiedad, informó The Wall Street Journal a principios de esta semana. Musk, el hombre más rico del mundo según algunas mediciones, se ha valido de una amplia red de asociados para participar en sus planes.

Ha indicado que quiere que la empresa de redes sociales sea menos censuradora en la moderación de contenidos, pero ha dado pocos detalles sobre sus planes exactos. En un momento dado, dijo que no le importaba si ganaba dinero con el acuerdo. A su vez, Musk tiene un historial de incumplimiento de plazos y objetivos en la empresa de coches eléctricos Tesla.

Sin embargo, en menos de dos décadas, el accionista ha hecho que Tesla pase de ser un nicho de la industria automovilística a la empresa de automóviles más valiosa del mundo. Aunque sus acciones han caído desde que se hizo pública la inversión de Musk en Twitter, Tesla tiene un valor de mercado de más de 900.000 millones de dólares, más alto que el de todas las empresas estadounidenses, excepto unas pocas.

La firma Andreessen Horowitz, también conocida como a16z, apuesta por que Musk pueda ayudar a Twitter a cumplir la misión de sus fundadores de “conectar el mundo”, según tuiteó el jueves por la mañana el cofundador Ben Horowitz.

Según Horowitz, Twitter se enfrenta a una “sinfín de problemas difíciles”, como los bots, los abusos y la censura. Su dependencia de la publicidad los agrava, señaló. Musk, por su parte, ha sugerido que eliminaría los anuncios de Twitter y pasaría a un modelo de negocio basado en la suscripción.

Las acciones de Twitter subieron un 2,7% el jueves, hasta los 50,36 dólares, acercándose al precio de la oferta de Musk de 54,20 dólares por acción. Cuanto más se acerquen las acciones al precio de la oferta, mayor será la probabilidad de que los inversores apuesten por el acuerdo.

Como resultado de los nuevos compromisos de financiamiento, Musk afirmó que el préstamo de margen de 12.500 millones de dólares que había recibido para comprar Twitter se ha reducido a 6.250 millones de dólares y la adquisición se financiará ahora con 27.250 millones de dólares en acciones y efectivo.

El fuerte endeudamiento del empresario contra sus acciones ha pesado sobre aquellas de Tesla en las últimas semanas. Las acciones cerraron el jueves con una caída de más del 8%.

La reducción en el préstamo de margen reducirá la garantía que Musk tendrá que pagar. Se había comprometido a una relación préstamo-valor del 20%, lo que habría exigido empeñar acciones de Tesla por valor de 62.500 millones de dólares al tratar de pedir un préstamo de 12.500 millones de dólares. Pedir un préstamo menor significaría que tiene que poner acciones por valor de 31.250 millones de dólares, o unos 36 millones de acciones al precio de cierre del jueves, de 873,28 dólares.

Otros destacados patrocinadores de la operación son la empresa de inversiones con sede en Dubai VyCapital, que aporta con 700 millones de dólares.

Qatar Holding LLC, fundada en 2006 por la Autoridad de Inversiones de Qatar, también ha aportado 375 millones de dólares, y Aliya Capital Partners LLC, dirigida por el director general Ross Kestin, se ha comprometido con 360 millones de dólares.

Otros nuevos financiadores de la operación son caras conocidas del pasado de Musk. Bamco Inc, fundada por el destacado inversor de Tesla Ron Baron, ha contribuido con 100 millones de dólares.

Strauss Capital LLC y Witkoff Capital también son patrocinadores.

La firma de asesoría financiera centrada en la tecnología, Key Wealth Advisors LLC, empresa de capital privado A.M. Management & Consulting, y Litani Ventures, con sede en Chicago, la oficina familiar del fundador de RXBAR, Peter Rahal, también participan en la operación.

Honeycomb Asset Management LP, fundada por David Fiszel, aportó 5 millones de dólares, y Cartenna Capital LP, fundada por Peter Avellone, colaboró con 8,5 millones de dólares.

“Creemos que esta inversión representa una oportunidad para apoyar a un increíble líder empresarial en un momento importante para Twitter”, aseguró Avellone.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.