Inflación anual superaría el 70% en Argentina, en medio de agitación política

people gather outside the Casa Rosada presidential palace during a protest in Buenos Aires, Argentina, on Wednesday, Aug. 10, 2022. Thousands of people marched to the Plaza de Mayo, located in front of the palace, to demand more money for social programs that support unemployed people. (AP Photo/Victor R. Caivano)


Se espera que la inflación anual de Argentina haya superado el 70%, una de las tasas más rápidas del mundo, después de que una renovada inestabilidad política provocara aumentos de precios y una caída de la moneda.

Los precios al consumidor subieron 71% en julio con respecto a un año antes, según el promedio de los economistas encuestados por Bloomberg, lo que correspondería a la inflación más rápida del país desde 1992. En la comparación mensual, los economistas esperan, en promedio, que los precios se hayan acelerado un 7,3% en comparación con junio, la peor tasa mensual en dos décadas.

Los datos oficiales se darán a conocer el jueves a las 4 p.m. en Buenos Aires.

Los ya altos niveles de inflación de Argentina se vieron intensificados en julio cuando el entonces ministro de Economía, Martín Guzmán, renunció abruptamente, lo que hizo estallar una crisis política que se venía gestando desde hace mucho tiempo dentro de la coalición gobernante del país. El presidente Alberto Fernández reemplazó a Guzmán con la poco conocida economista Silvina Batakis, quien duró solo tres semanas en el cargo antes de que Fernández recurriera a Sergio Massa –un experimentado operador político y uno de los líderes de la coalición peronista– para que liderara la cartera.

Toda esta agitación política agregó volatilidad a un panorama ya inestable. El peso del mercado informal argentino, conocido localmente como “dólar blue”, perdió alrededor del 15% de su valor en el mes y el comercio local subió los precios un 20% de un día para otro.

Para mostrar una postura más dura frente a la inflación, Massa se comprometió a dejar de imprimir más dinero para financiar el gasto público –un factor clave que impulsa la inflación– durante el resto del año. Sin embargo, otras políticas, como la eliminación de subsidios a las facturas de los servicios públicos para mejorar la balanza fiscal, mantendrán altos los aumentos de precios en el corto plazo.

Si bien no hay un anuncio formal previsto, se espera que el banco central de Argentina incremente su tasa de interés luego de la publicación de los datos de inflación. Hace dos semanas, el directorio del banco, que se reúne todos los jueves, anunció una enorme alza de 800 puntos básicos, elevando su tasa de referencia Leliq a 60%.

Los economistas estiman que la inflación anual en Argentina terminará este año en 90%, según la encuesta más reciente del banco central.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El modelo analiza los patrones de movimientos de humanos y de los animales, tecnología que ha sido aplicada a drones logrando vigilar de forma mucho más precisa.