Youtopia aumenta capital en US$ 4 millones e inicia trabajos en ex Balthus

El gerente general de Youtopia, Juan Cristóbal Calderón, y su fundador Juan Pablo Lería en Youtopia The Sports Club de Mall Vivo Trapenses. Foto: Andres Perez

El fundador de la firma, Juan Pablo Lería, dice que "el daño que hemos tenido que soportar ha sido terrible, una travesía por el desierto". Estima que entre el 40% y el 50% de los actores de la industria no sobrevivirá.




El 9 de diciembre de 2020, la empresa Youtopia Holding aprobó un aumento de capital. En medio de la pandemia, la firma operadora del club de fitness y wellness Youtopia de Vivo Los Trapenses y de un próximo establecimiento en las instalaciones del ex Balthus de Vitacura, elevó su capital en $3.100 millones (unos US$4,1 millones) -según se lee en el registro público- para hacer frente a una crisis que tiene a toda la industria cerrada hace prácticamente 16 meses. “Ha sido un año extremadamente atípico y duro. El daño que hemos tenido que soportar ha sido terrible, una travesía por el desierto”, señala el fundador de Youtopia, Juan Pablo Lería.

El gerente general Juan Cristóbal Calderón revela que en su única operación, Youtopia The Sports Club del Mall Vivo Trapenses, han perdido más de la mitad de sus socios activos: de 2.000 bajaron a menos de 1.000. Ya habían recurrido a los Fogape y a la suspensión laboral de sus trabajadores, pero dieron un paso más.

La compañía -en cuya propiedad participan Inversiones Santa Teresita de la familia Jalaff, fundadores de Grupo Patio; Inversiones Baalbek de Roberto Abumohor; Inversiones K de Maurice Khamis; e Inversiones Meridiana, de Juan Pablo y María José Lería, Antonio Jalaff y Juan Cristóbal Calderón, quienes son los gestores del negocio- optó por sumar más recursos de los socios. “Nosotros estamos apoyando fuertemente al grupo Youtopia y no sólo eso, estamos apostando por crecer cuando el resto está apostando por sobrevivir”, señala Lería. Es que el empresario está confiado de que cuando la reapertura se concrete, las personas buscarán estos centros. “Tras la crisis creemos que va a haber un momento en que la gente se va a volcar al wellness, que es lo que hacemos; la gente se va a centrar en su calidad de vida, en su salud”, dice. Su concepto de wellness -detallan-va más allá de sólo un gimnasio, incluye nutrición, estética, entre otros servicios.

Dado ello, si bien la mitad del aumento de capital se destinó a pasivos, el resto fue a la inversión en su nuevo centro en Vitacura. En marzo de 2020, el grupo se adjudicó la concesión del ex Balthus, marca que posteriormente declararía su quiebra. Si bien la concesión parte en 2022 -prevén abrir en mayo de ese año-, ya están invirtiendo. El plan considera destinar 450.000 UF (unos US$18 millones) al 2027, distribuidos en cuatro etapas. La primera acaba de empezar. Consiste en remodelar el edificio característico de Balthus -están demoliendo al interior, pero no tocarán la fachada. “Queremos respetar el edificio, es emblemático”, subrayan-, junto con todo lo que son canchas de tenis y padle, y un nuevo proyecto de exterior, llamado Performance, que es entrenamiento al aire libre en una superficie de unos 1.000 metros cuadrados. En todo eso destinarán 200.000 UF.

Las 250.000 UF restantes irán a 600 estacionamientos subterráneos, jardines y una wellness clinic, que sería una clínica antiaging destinada a reducir los signos del envejecimiento. Esto último se levantaría en los próximos 3 o 4 años. Sus planes apuntar a alcanzar los 2.000 socios activos -mismo número original de Los Trapenses- en un par de años. “Creemos que un barrio como Vitacura necesita un club como Youtopia, en el sentido que desde que se cerró Balthus se generó un vacío para los clientes, entonces creemos que hay una demanda”, indica Juan Cristóbal Calderón.

Aparejado a ello, lanzarán en agosto una plataforma digital que replicará la experiencia física de estar en el centro.

Todo, con el foco puesto en que les permitan reabrir prontamente. La compañía ha participado de mesas de trabajo con el gobierno, y la propuesta apunta a que los autoricen a funcionar en Fase 2 con Pase de Movilidad, lo que sería anunciado próximamente por el Ejecutivo. “Hemos estado en mesas de trabajo con el gobierno y los distintos gremios, y estamos esperanzados en que pronto podamos volver a abrir. Sin deporte y sin salud, sobre todo en una crisis sanitaria, es imposible vivir”, subraya Lería. Y añade: “Hoy el cierre no cobra ningún sentido, la sociedad necesita deporte y salud, y la experiencia en otros países que van más adelante en la reapertura indica que, dada las medidas de higiene que se exigen, la tasa de contagio ha sido infinitamente menor a otros establecimientos”.

Un tercer centro en Santiago

Lería es claro: “Entre el 40% y el 50% de los actores de la industria no va a sobrevivir”. Así al menos lo han estimado al interior del gremio que los reúne. Y si bien califica el hecho como lamentable, también es una fuente de oportunidades. “Vemos un escenario donde habrá menos operadores desgraciadamente y en ese sentido creemos que va a haber más oportunidades; y nosotros de todas maneras estamos buscando tanto en Chile como en el exterior”, sostiene.

Hoy están concentrados en volver a captar a los usuarios perdidos de Los Trapenses, al proyecto digital y todo lo que envuelve Vitacura, sin embargo, sus metas van más allá. “Creemos que con Trapenses y Vitacura vamos a tener los dos clubes premium por excelencia de Santiago, y la lógica va a ser buscar una oportunidad más acá y empezar a mirar afuera”, comenta el fundador de la firma. “Nuestro sueño sería tener una colección de clubes -cada uno con su particularidad- en Latam y que cada vez que viajas a algún destino de Latinoamérica puedas disfrutar de un club Youtopia, y en eso estamos”.

Si bien, no hay nada concreto, sus miradas están orientadas hacia México, e incluso Estados Unidos.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores italianos idearon una versión no verbal de la prueba de Turing, con la cual descubrieron que un robot podía generar percepciones confusas en los humanos.