Cómo el endowment de la Universidad de Brown llegó silenciosamente a la cima de la Ivy League

Brown, junto con muchas otras escuelas, enfrenta presiones presupuestarias debido a la pandemia. FOTO: LANE TURNER / BOSTON GLOBE / GETTY IMAGES

El enfoque poco convencional del fondo ayudó a la universidad a obtener un rendimiento del 12,1% el año fiscal pasado.




Las donaciones a menudo hacen todo lo posible para buscar ganancias. La Universidad de Brown va más lejos que la mayoría.

El endowment de US$4,7 mil millones ha contratado detectives privados para investigar a un administrador de dinero y ha respaldado fondos de inicio no probados. El ex director y actual asesor de la fundación también ha invitado a algunos posibles gerentes a cenar con su familia, complementando la debida diligencia de Brown.

El enfoque ha dado sus frutos. El endowment de Brown a lo largo de los siete años de carrera de Joseph Dowling ha producido resultados de primer nivel.

Obtuvo un rendimiento del 12,1% en el año fiscal que terminó en junio, dijo Brown la semana pasada, una tasa máxima entre las donaciones universitarias. El rendimiento medio de las donaciones estadounidenses en el mismo período fue del 2,6%, según Wilshire Trust Universe Comparison Service. Fue el segundo año consecutivo en que la tasa de retorno de Brown superó a los endowments de la Universidad de Yale y la Universidad de Harvard, aunque tienen fondos de dinero mucho mayores.

Otros inversionistas han tomado nota del liderazgo creciente de Brown y se preguntan cómo lo han logrado Dowling y su equipo, incluida la directora de inversiones Jane Dietze, y si Brown puede replicar ese desempeño a largo plazo.

Brown cree que el desempeño de la fundación refleja el trabajo de todo el equipo y no el de cualquier individuo, afirmó la vicepresidenta ejecutiva de finanzas y administración, Barbara Chernow, en un comunicado.

Dowling entregó las riendas a Dietze el 1 de julio y ahora es miembro del comité de inversiones de Brown. Pasa la mitad de su tiempo en asuntos relacionados con la universidad, que se encuentra en Providence, Rhode Island, incluyendo asesorar a su presidenta, Christina Paxson.

También recientemente unió fuerzas con el inversionista inmobiliario Barry Sternlicht para lanzar una compañía de cheques en blanco, una entidad que generalmente se hace pública para recaudar efectivo con el fin de adquirir un negocio.

El rendimiento de Brown durante los últimos cinco años fiscales fue del 9,8%, superando el rendimiento medio anualizado del 5,7% de las dotaciones estadounidenses que registró Wilshire TUCS en el mismo período.

El crecimiento ha resultado crucial durante la pandemia. Las universidades enfrentan una mayor demanda de ayuda financiera por parte de los estudiantes y los costos de las medidas de salud Covid-19, mientras que los ingresos por inscripción se han reducido. Brown espera un déficit de hasta un 13% en su presupuesto operativo total para el año fiscal actual, según la administración.

Brown planea retirar hasta US$20 millones en fondos adicionales de la donación para ayudar a cubrir el déficit, dijo Chernow en un comunicado. La universidad también emitió US$700 millones en bonos este año calendario.

Brown ha mostrado su disposición a ir donde otros podrían rehuir bajo la dirección de Dowling, un exgerente de fondos de cobertura de 56 años, y Dietze, de 55, una exemprendedora de software que ayudó a administrar un fondo de estilo patrimonial en Fortress Grupo de Inversiones.

Cuando Gavin Baker, un ex administrador de fondos mutuos estrella de Fidelity Investments, estaba recaudando fondos para su nuevo fondo de cobertura en 2019, algunos inversionistas potenciales afirmaron en ese momento que estaban intrigados pero pasaron debido en parte a las circunstancias que rodearon su salida de Fidelity.

Baker renunció a Fidelity en 2017. El Wall Street Journal informó más tarde que una empleada joven lo había acusado de acoso sexual, según un abogado de la mujer y otras personas familiarizadas con el asunto.

Él negó haber hecho nada malo. Un portavoz del Sr. Baker expresó en ese momento que se fue “amigablemente unas semanas antes de planear comprometerse con su novia de mucho tiempo que es analista y administradora de fondos allí, ya que cree que su nueva prometida y él no deberían trabajar al mismo tiempo”. Una portavoz de Baker expresó el viernes que se han casado desde entonces y que ella continúa trabajando en Fidelity como administradora de cartera.

Dowling mencionó en una reunión de inversión la posibilidad de trabajar con Baker, dijeron personas familiarizadas con el asunto. Dietze afirmó que todo gerente debería tener una oportunidad justa. El equipo pasó meses investigando a Baker y su fondo, incluso contratando detectives privados. Cuando se lanzó Atreides Management LP de Baker con US$300 millones en 2019, Brown era un inversionista de primer día.

Atreides ha ganado un 47,4% o más dependiendo de la clase de acciones, en comparación con un rendimiento total del 46,5% del Nasdaq Composite, desde el inicio del fondo de cobertura de mediados de mayo de 2019 hasta septiembre de este año, dijo una persona familiarizada con el fondo. Ha crecido a más de mil millones de dólares a medida que han invertido otras donaciones y grandes clientes.

Brown ha respaldado otros fondos incipientes cuando muchas donaciones requieren antecedentes de años.

Brown invirtió con Gabriel Plotkin, un ex administrador de cartera para el titán de fondos de cobertura y ex fideicomisario de Brown, Steven A. Cohen, cuando comenzó Melvin Capital Management LP en 2014. Dos años más tarde, Brown invirtió en un fondo de cobertura de US$70 millones que el analista originario de Third Point estaba lanzando llamado Skye Global Management LP. El Skye de US$2,8 mil millones ha obtenido rendimientos de casi el 50% al año después de las tarifas y el Melvin de US$11,9 mil millones de aproximadamente el 30%, dijeron personas familiarizadas con los fondos.

El perfil de Dowling ha aumentado junto con la racha ganadora de Brown. La fundación de Harvard y Soros Fund Management llamaron a la puerta de Dowling en los últimos años cuando buscaban nuevos jefes de inversión, afirmaron personas familiarizadas con las búsquedas.

Dowling, un nativo de Providence, Rhode Island, graduado de Harvard cuyo padre enseñó en la escuela de medicina de Brown, ha establecido relaciones a largo plazo con los gerentes de Brown, varios de los cuales han conocido a su esposa e hijos o han jugado al squash con el ex All-American. Ha impulsado la fundación para que comprenda a sus gerentes de maneras que van más allá de los libros de lanzamiento. El Sr. Dowling y la Sra. Dietze, según personas familiarizadas con su pensamiento, creen que las relaciones sólidas con los gerentes pueden llevar a una mirada temprana de los acuerdos y un intercambio constante de ideas.

“Hay ciertas personas que son bastante dotadas para olfatear, lo llamaré, recompensa asimétrica por riesgo calculado, más ventajas que desventajas, y creo que Joe es excepcionalmente bueno en eso”, expresó Sternlicht, un ex administrador de Brown y miembro del comité de inversiones que dirige la empresa de adquisiciones con fines especiales con el Sr. Dowling. Brown tendrá la primera opción para invertir junto con la empresa, pero no está obligado a hacerlo, dijeron personas familiarizadas con el asunto.

La donación se ha beneficiado de una cartera de capital de riesgo anterior a Dowling y Dietze. El equipo de Brown, muchos de los cuales fueron contratados por su experiencia de inversión en fondos de cobertura y firmas de capital privado, se ha basado en esa cartera. Brown tiene una mezcla menos pesada de capital privado que algunos pares más grandes y ha adoptado fondos de cobertura, una parte del mundo financiero que muchos inversionistas han declarado muerta.

El equipo ha eliminado los objetivos de asignación establecidos en favor de rangos amplios y la dotación no reequilibra su cartera con regularidad. Algunas universidades han evitado este enfoque para preservar las barreras en torno al riesgo. Quienes están cerca de Brown dicen que su enfoque permite que la donación sea ágil.

Este año, Brown redujo su exposición a Estados Unidos y aumentó sus posiciones en China y los mercados emergentes, precisaron personas familiarizadas con el asunto.

Dietze vendió la mayoría de las inversiones en petróleo y gas de Brown en el mercado secundario, alrededor del 2% de su cartera, para 2018. La venta siguió a una revisión que encabezó y que, entre otros hallazgos, concluyó que esas inversiones no valían la pena el riesgo en caso de que el mundo haga la transición a fuentes de energía renovables.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.