Elección 2020: lo que significa la victoria de Biden para industrias clave y problemas comerciales

El demócrata podría traer grandes cambios a algunas industrias y renovar las relaciones con los aliados de Estados Unidos.




El presidente electo, Joe Biden, entrará en la Casa Blanca mientras las empresas estadounidenses hacen frente a los desafíos que plantea la pandemia de coronavirus y se adaptan a las nuevas formas de hacer negocios. A continuación, se muestra cómo la administración entrante podría dar forma a industrias y problemas clave durante los próximos cuatro años.

Energía

Biden ha prometido cambios importantes para las compañías de energía, aunque un control republicano en el Senado, incluso uno estrecho, podría frenar algunas de sus mayores ambiciones.

Biden ingresará a la Casa Blanca con una agenda climática agresiva y tiene el poder de utilizar agencias administrativas para cumplir con varias promesas que hizo para el primer día. Esas acciones incluyen ordenar a Estados Unidos que regrese al pacto climático de París, retirar varios retrocesos de Trump que ahora están en el limbo legal, iniciar negociaciones para nuevas reglas climáticas en automóviles y camiones y ralentizar o detener el arrendamiento de petróleo en tierras federales.

Más difícil de lograr con un Congreso dividido serán los 2 billones de dólares en gastos que el Biden ha propuesto para comenzar a reducir drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero del país. Ese plan exige grandes mejoras en la red eléctrica y los sistemas de transporte público del país. También necesitaría la aprobación del Congreso un paquete de incentivos financieros respaldado por Biden sobre energía renovable y eficiencia destinado a cumplir el objetivo de eliminar las emisiones de gases de efecto invernadero de EEUU para 2050.

Impuestos corporativos

Las empresas están contemplando proyectos de ley de impuestos más altos en la administración de Biden, pero podrían retrasarse indefinidamente si los republicanos ocupan el Senado. Biden propone mantener la mayor parte de los recortes de 2017 de Trump para los contribuyentes individuales que ganan menos de US$400.000, pero ha dicho que buscará aumentar los impuestos a las empresas y los hogares de altos ingresos.

• Biden ha propuesto aumentar la tasa del impuesto corporativo al 28%, imponer un nuevo impuesto mínimo a las empresas estadounidenses y aumentar los impuestos sobre los ingresos extranjeros de muchas corporaciones multinacionales con sede en Estados Unidos, aunque una mayoría republicana en el Senado probablemente bloquearía tal propuesta.

• Al igual que Trump, Biden ha dicho que respalda los incentivos fiscales que podrían fomentar la fabricación nacional.

• Dado que la política fiscal pasa por el Congreso, es posible que Biden no logre mucho sin el control total de la Cámara y el Senado. Es probable que un Congreso dividido resulte en un estancamiento en los temas más importantes, dejando a los legisladores para abordar las disposiciones que expiran o, como lo han hecho durante la pandemia, utilizando incentivos y recortes fiscales para ayudar a las empresas durante una crisis. Y Biden puede intentar actuar sobre la aplicación de la ley tributaria y la regulación a través del Departamento del Tesoro.

Autos

Una administración de Biden podría significar muchos cambios para la industria automotriz junto con una sensación de déjà vu. Muchos de los planes del presidente electo se hacen eco del libro de jugadas de la era de Obama sobre vehículos eléctricos y límites de emisiones automáticas más estrictos.

• Los vehículos eléctricos son clave para las ambiciones económicas de Biden y se comprometen a crear un millón de empleos en el sector automotriz. Su plan de infraestructura de US$2 billones requiere la instalación de medio millón de estaciones de carga en todo el país. Si se aprueba en el Congreso, dicho apoyo podría ser una bendición para Tesla General Motors Co. GM-0,05% y otras compañías automotrices que se apresuran a vender más vehículos a batería.

• Se espera que Biden impulse regulaciones más estrictas de economía de combustible para los fabricantes de automóviles y ha dicho que planea trabajar con California y otros estados para alinear los requisitos de emisiones, un esfuerzo que podría brindar más certeza a los ejecutivos de automotrices que intentan planificar modelos futuros. .

• Respecto al comercio, Biden dijo que planea concentrarse en reconstruir las relaciones con los aliados. Eso podría beneficiar a la industria con más estabilidad y menos retórica. Aun así, Biden planea confrontar a China sobre sus políticas comerciales y los líderes no esperan un cambio drástico en la nueva administración en ese frente.

Tecnología

Las empresas de tecnología a menudo han estado en desacuerdo con la administración Trump, pero una Casa Blanca de Biden tiene sus propios riesgos, especialmente para las empresas más grandes de la industria que han atraído un mayor escrutinio con su creciente tamaño e influencia.

• En cuanto a la regulación, el mayor problema al que se enfrentan las Big Tech, el presidente electo demócrata y sus aliados en el Congreso, así como los legisladores al otro lado del pasillo, han sido críticos del poder de los titanes de la industria. A diferencia de su predecesor, quien a menudo reclamó la censura de los conservadores por parte de las grandes plataformas de redes sociales, Biden ha enfatizado las preocupaciones sobre las prácticas competitivas, privacidad y trato de los trabajadores.

• No se espera que Biden traiga una tregua en la costosa batalla entre EEUU y China por la supremacía tecnológica. Biden ha enfatizado la necesidad de que China cumpla con las reglas internacionales y se hizo eco de las preocupaciones de seguridad nacional sobre la popular aplicación de redes sociales de propiedad china TikTok.

• Un área en la que las empresas de tecnología podrían beneficiarse de una administración Biden es la inmigración. La industria depende significativamente del talento de los inmigrantes y es beneficiaria del programa de visas H-1B para profesionales extranjeros. Los analistas dicen que se espera que Biden mantenga el acceso a tales visas.

Comercio

El presidente electo ha promovido un enfoque de colaboración sobre comercio, cortejando a los aliados golpeados por las sanciones de Trump, repensando el uso de aranceles y trabajando con otras naciones para crear un frente unido para enfrentar a China.

Sin embargo, hereda aranceles sobre aproximadamente las tres cuartas partes de todo lo que China vende a Estados Unidos, además de un acuerdo comercial de fase uno con ambiciosos compromisos de compra de China que tendría que hacer cumplir.

• Los asesores dicen que Biden planea consultar con los aliados de Estados Unidos sobre un enfoque común hacia China. Esa estrategia deja poco claro si mantendrá los aranceles o los reducirá.

• Al igual que el presidente Trump, Biden ve el auge de las empresas tecnológicas de China como una amenaza para sus rivales y vehículos de espionaje estadounidenses.

• Biden también usaría aranceles, pero para diferentes fines, como cuotas de importaciones de países que no cumplen con los objetivos climáticos.

Quizás la mayor diferencia entre un segundo mandato de Trump y una administración de Biden serían las relaciones comerciales con los aliados de Estados Unidos. Los asesores de Biden dicen que su administración consultaría con sus aliados antes de actuar sobre el comercio, especialmente cuando se trata de China.

• Biden ha planteado la posibilidad de que se una a un pacto comercial entre 11 naciones de la Cuenca del Pacífico, una vez llamado Asociación Transpacífica, que Trump descartó en su primer día laboral en el cargo.

Manufactura

Se espera que una administración de Biden impulse la participación federal y el gasto en programas para desarrollar la fabricación nacional. Anticipan solo una flexibilización gradual, si la hay, de las restricciones comerciales y los aranceles creados durante la administración Trump.

Los ejecutivos y economistas predicen que es probable que la administración de Biden sea reacia a perseguir acuerdos de libre comercio y otras políticas que podrían poner en peligro los trabajos manuales en los estados del medio oeste.

• “Es probable que Biden no sea blando con China”, dijo Mark Muro, investigador principal en política metropolitana en Brookings Institution, un grupo de expertos de tendencia liberal en Washington, DC.

• Los economistas esperan que Biden resucite los institutos financiados con fondos federales desarrollados durante la administración Obama, para la investigación aplicada en la fabricación y que impulse los requisitos de “Buy American” en proyectos financiados con fondos federales y otros incentivos para que los fabricantes inviertan en producción nacional e investigación de productos.

• La elección de Biden mejora las posibilidades de que se proponga un proyecto de ley de gasto en infraestructura tan esperado como parte de un programa de estímulo económico, aunque dicho proyecto de ley podría tener que ser más pequeño y menos ambicioso para obtener la aprobación en un Congreso dividido.

Agricultura

La victoria de Biden plantea nuevos interrogantes para el sector agrícola de EEUU, después de años de turbulencia comercial bajo Trump.

• El ex vicepresidente ha esbozado un enfoque mesurado para las negociaciones comerciales que podría aliviar los vaivenes del mercado que en ocasiones han golpeado a los agricultores durante los últimos tres años. Los aranceles sobre los productos agrícolas estadounidenses afectaron los precios de los cultivos y el ganado para los agricultores y llevaron a la administración Trump a pagar decenas de miles de millones en ayudas gubernamentales.

• Una gran pregunta es si los pagos de ayuda continuarán al ritmo actual o si la administración de Biden retrocederá. Los pagos gubernamentales récord han ayudado a mantener a flote a algunos agricultores, aunque Biden ha señalado que la ayuda tiene un costo para los contribuyentes.

• Algunos agricultores se están preparando para volver a una regulación más agresiva, mientras a otros les preocupaba que se expanda la supervisión federal en sus zanjas de drenaje y estanques formados por la lluvia.

• Biden, cuya campaña posicionó el cambio climático como una amenaza central para la nación, ha dicho que los agricultores tienen un papel que desempeñar en la lucha climática. La plataforma rural del presidente electo ha pedido que se amplíe un programa de conservación del Departamento de Agricultura para pagar a los agricultores por adoptar prácticas respetuosas con el medio ambiente, como capturar carbono en el suelo manteniendo los campos cubiertos de vegetación durante las temporadas de no crecimiento. Algunos de los esfuerzos de Biden podrían verse atenuados por una división continua en el Capitolio.

Bancario

La industria financiera se está preparando para que con Biden haya una mayor regulación, pero no de una vez.

Es probable que una de las primeras áreas de atención sea la Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB, sigla en inglés). Se espera que la administración de Biden incremente las actividades de aplicación del organismo de control, especialmente en torno a los prestamistas y cobradores de deudas, dicen los analistas.

El CFPB es un área en la que Biden puede hacer cambios de inmediato, porque la Corte Suprema dictaminó este año que los presidentes pueden despedir al director de la agencia a voluntad. Biden puede y probablemente instalará un nuevo liderazgo desde el principio.

Los bancos esperan que todo tipo de tarifas a los clientes estén bajo el microscopio. Han permitido que muchos prestatarios se salten los pagos con tarjetas y préstamos personales durante la pandemia de coronavirus y ahora están debatiendo cómo tratar con esos clientes en los próximos meses. El equipo de Biden considera que proteger a esos prestatarios es una prioridad de CFPB, informó anteriormente The Wall Street Journal.

Biden no podrá dejar su huella en otras regulaciones financieras por un tiempo. El mandato del presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, expira en febrero de 2022, mientras que el mandato de la presidenta del Seguro de Depósito Federal, Jelena McWilliams, finaliza en junio de 2023.

Una administración dura de Biden con los bancos podría afectar a un prestamista en particular: Wells Fargo, que ha estado operando bajo un tope impuesto por la Fed a su crecimiento desde 2018. El analista de Cowen Washington Research Group, Jaret Seiberg, predijo en octubre que una administración de Biden mantendría al banco por debajo del tope hasta 2023.

Farmacéuticas

Si el Senado permanece controlado por el Partido Republicano o está dividido entre los partidos, Biden y los demócratas difícilmente podrán lograr una legislación importante sobre el precio de los medicamentos, dicen los analistas.

El presidente electo Biden probablemente buscará promover el alivio de Covid-19 y expandir la cobertura del seguro médico, lo que significaría más compras gubernamentales de medicamentos recetados y, por lo tanto, mayores ventas, dijo Neal Masia, economista y consultor de Guggenheim Securities. Los cambios de Biden a la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio también impulsarían más recetas, dijo Masia.

La mayoría de las propuestas de Biden se basan en el manual demócrata para frenar los precios de los medicamentos. Se establecería una junta de gobierno independiente para determinar los precios que paga la mayoría de los programas de compras gubernamentales, incluido Medicare.

Biden también propuso que el gobierno negocie directamente con los fabricantes de medicamentos para obtener descuentos en medicamentos, lo que Medicare no puede hacer según la ley actual.

Aseguradoras de salud y hospitales

Se espera que una administración de Biden amplíe el papel del gobierno federal en la respuesta a la pandemia, lo que podría crear desafíos a corto plazo para las aseguradoras, que han acumulado grandes ganancias este año con una caída en muchos procedimientos médicos típicos.

• Biden podría pedirle a las aseguradoras que paguen la cuenta de las pruebas ampliadas o que eliminen los costos de bolsillo del tratamiento de Covid-19.

• Las aseguradoras se han opuesto durante mucho tiempo a una opción pública de cobertura similar a Medicare, una idea que Biden ha apoyado durante su candidatura.

• La cobertura ampliada, ya sea a través de Medicare, Medicaid o los intercambios de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA, sigla en inglés), probablemente significaría más personas inscritas en aseguradoras, que ahora desempeñan funciones centrales en las tres formas de cobertura gubernamental. La ACA ha beneficiado en general a la industria, ampliando sus roles e ingresos. Si los republicanos mantienen el control en el Senado, es poco probable que Biden apruebe cambios importantes que amplíen la cobertura, pero su administración podría tomar medidas regulatorias que refuercen la inscripción en los programas existentes.

Bajo la administración de Biden, los hospitales podrían ver un aumento bienvenido en los pacientes cubiertos por un seguro de salud, aunque los expertos en políticas de salud dicen que la cobertura ampliada también tendría un precio.

• La propuesta de Biden de expandir Medicare a los estadounidenses a partir de los 60 años probablemente cambiaría a algunos pacientes de un seguro privado bien pagado a Medicare, que generalmente paga menos a los hospitales. Esa política requeriría una hábil negociación entre la Casa Blanca y un Senado republicano, dijo Stephanie Kennan, vicepresidenta senior de asuntos públicos federales de McGuireWoods Consulting.

Al por menor

Dado que se espera que los problemas climáticos y laborales sean una prioridad en la agenda de Biden, los minoristas podrían estar enfrentando costos más altos. Sin embargo, lo que se avecina más para los grandes minoristas como Macy’s y Gap son políticas comerciales y aranceles, que han interrumpido las cadenas de suministro de la industria durante el mandato de Trump.

En la campaña electoral, Biden ha dicho que está abierto a firmar acuerdos comerciales multilaterales. Pero no es probable que los aranceles desaparezcan, según los grupos comerciales minoristas. “Biden tendrá un tono más constructivo en el comercio, pero en realidad no será tan diferente de Trump”, dijo David French, jefe de relaciones gubernamentales de la Federación Nacional de Minoristas.

En cuanto a los problemas de la fuerza laboral, muchos minoristas grandes han aumentado los salarios iniciales por hora en los últimos años, pero aumentar el mínimo federal a US$15 la hora, como sugiere Biden, agregaría costos para algunas cadenas grandes y muchos minoristas más pequeños. Los observadores de la industria también esperan que Biden impulse cambios como una ley que otorgue más protecciones a los trabajadores sindicalizados, incluida la prohibición de que los empleadores discriminen a quienes participan en huelgas.

Diversidad del lugar de trabajo

La administración de Biden probablemente buscará restablecer y ampliar las medidas de la administración de Obama destinadas a mejorar la diversidad de la fuerza laboral, incluido el seguimiento de las desigualdades salariales en las empresas.

La campaña de Biden ha dicho que planea abordar las desigualdades salariales entre los trabajadores negros y blancos, diversificar el liderazgo en las agencias federales y facilitar que los trabajadores presenten reclamos por acoso y discriminación. También ha dicho que duplicará los fondos para la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo y continuará los esfuerzos de la administración Obama para recopilar datos sobre brechas de ingresos por raza y género.

También se espera que Biden abola una orden ejecutiva de Trump que pone límites a la capacitación en sensibilidad racial, lo que permitiría a las agencias gubernamentales y empresas con contratos federales discutir libremente temas como el privilegio blanco y el racismo sistémico.

Los abogados laborales dicen que la agencia gubernamental que supervisa a los contratistas federales, que bajo la dirección de Trump tiene la tarea de revisar la capacitación e investigar a las empresas por sus promesas de diversidad, probablemente se centrará más en hacer cumplir los programas de acción afirmativa con Biden.

Pequeños negocios

Con decenas de pequeñas empresas cerrando este año, Biden ha dicho que la ayuda a las pequeñas empresas estadounidenses que aún luchan en medio de la pandemia de coronavirus es una prioridad.

• Ha pedido cambios en el Programa de protección de cheques de pago, incluida una supervisión reforzada y una garantía de que todas las empresas elegibles con 50 empleados o menos obtendrán alivio.

• Sobre los cierres de empresas relacionados con la pandemia, Biden ha dicho que un plan federal más sólido para controlar la crisis de salud pública beneficiaría a las empresas.

• La plataforma de Biden propone expandir el acceso de las pequeñas empresas al capital a través de un nuevo fondo que recibiría US$30.000 millones en fondos federales iniciales y realizaría inversiones, incluida la dirección de US$10.000 millones a programas estatales y locales que proporcionan capital de riesgo.

Biden también ha dicho que le daría a la Agencia de Desarrollo de Negocios de Minorías, ubicada bajo el Departamento de Comercio, US$5.000 millones en préstamos e inversiones anuales, una medida destinada a mejorar la contratación federal y otras oportunidades para las empresas de propiedad de minorías.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.