Transporte marítimo mundial será más limpio. Pero, ¿quién paga?

maersk

Un barco de contenedores de Maersk destinado al mercado asiático, sale de un puerto en España. FOTO: A. CARRASCO RAGEL / EPA / SHUTTERSTOCK




La mayor minera del mundo tiene un mensaje claro ante la mayor sacudida del transporte marítimo en décadas: los clientes cargarán con el aumento de los costes derivados de un cambio a una flota mundial menos contaminante, resultado de unas normas de combustible más estrictas.

"En gran medida, serán los receptores" los que pagarán el alza previsto de los costes, o sus propios clientes, según el vicepresidente de BHP Group, Maritime & Supply Chain Excellence, Rashpal Bhatti, que gestiona las operaciones de transporte de la compañía, de alrededor de 350 millones de toneladas de materias primas al año, principalmente mineral de hierro. "Serán las acerías en China y Japón", dijo en una entrevista.

Para los mercados de materias primas a nivel mundial, así como cualquier industria que envíe productos por mar, la cuenta atrás ha comenzado ya que a partir del 1 de enero se requerirá que los barcos reduzcan sus emisiones de azufre según la norma IMO 2020. El cambio radical augura un aumento de los costes ya que, para cumplir con los requisitos, los buques deben quemar combustible más limpio o instalar depuradoras. Bhatti dice que BHP respalda firmemente el cambio y que, en general, la industria está preparada.

"BHP lleva dos años preparándose para esto", dijo por teléfono. "Aquellos que han invertido en preparar las operaciones cosecharán las recompensas al no tener buques con problemas de mantenimiento o problemas de rendimiento fuera de la terminal", señaló. "Aquellas personas que no han invertido, creo, sufrirán el impacto durante la transición", añadió.

La mayoría de las materias primas como el hierro, carbón, cobre y otros minerales se producen en minas fuera de los mercados donde se consumen, y la única forma viable de llevarlos de un punto A a un punto B es por barco. En el caso del mineral de hierro, el mercado marítimo totaliza alrededor de 1.500 millones de toneladas al año. Hay grandes minas en Australia y Brasil, y una gran demanda en China, el principal comprador que recibe el 70% de los cargamentos.

Mayores costes

IMO 2020 sumará un coste de entre US$1 y US$2 la tonelada para los volúmenes en las rutas entre Australia y China, y entre US$3 y US$4 en el largo recorrido entre Brasil y China, dijo BHP en una previsión el mes pasado. Esos costes adicionales previstos contrastan con un precio spot actual de alrededor de US$89 la tonelada, según Mysteel Global. Los futuros rondan los US$87,40.

Los cambios en el transporte marítimo en 2020 se suman a lo que ha sido un año volátil, con choques de la oferta en Brasil y Australia que causaron una escasez en el primer semestre, impulsando el mineral de hierro más allá de US$100 la tonelada. La mayoría de los bancos, entre ellos Morgan Stanley, esperan precios más bajos el próximo año a medida que la producción se recupera y la demanda disminuye.

No todo el mundo espera aguas totalmente en calma cuando IMO 2020 entre en vigor. Cuestiones como la oferta de combustible para buques, posibles retrasos en puertos de repostaje o la prima entre el petróleo de alto y de bajo contenido de azufre siguen siendo inciertas, según Derek Langston, responsable de análisis de la empresa naviera Simpson Spence Young Ltd.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.