Académico U. Adolfo Ibáñez, Francisco Saffie: "Lo que se hace es mantener el nombre, pero en los hechos se elimina la cláusula antielusión"

Imagen Francisco Saffie 389




Francisco Saffie está actualmente en Nueva York cursando un postdoctorado, sin embargo, desde ese lugar ha seguido de cerca la discusión interna que se ha dado por el proyecto de ley que busca modernizar el sistema tributario. Saffie participó activamente en la reforma de Michelle Bachelet redactando la Norma General Antielusión (NGA) y hoy forma parte del equipo técnico de la oposición.

El proyecto de ley presentado considera que si bien es positiva la norma antielusión, dice que se otorgará un mayor grado de certeza a los contribuyentes, en orden a qué pueden y qué no pueden hacer, ¿qué le parece este cambio?

-Es necesario aclarar que el proyecto de ley no considera positiva la norma antielusión. Eso es muy importante de clarificar. Lo que se hace es mantener el nombre, pero en los hechos se elimina la cláusula. La certeza que se pretende dar es certeza para que lo que los contribuyentes hagan para evitar el pago de impuestos, sea legal. Se hace primar la intención de eludir que el espíritu de la ley.

De acuerdo a la actual norma, ¿este un retroceso o mantiene el espíritu de la ley actual?

-Es claramente un retroceso. La norma actual busca hacer primar el espíritu de la ley sobre la intención de las partes; la reforma todo lo contrario al hacer primar la intención de las partes por el espíritu de la ley.

También se plantea hacer que la NGA sea una herramienta que, de modo eficiente, el Servicio pueda aplicar en la práctica

-Eso de nuevo es parte de un discurso ideológico. Esta reforma no hará más aplicable en la práctica la norma antielusión, todo lo contrario. De hecho, esta norma es un retroceso para efectos de la aplicación de la norma porque será necesario mostrar que los contratos son inválidos desde el punto de vista del derecho civil para luego cuestionarlos desde el punto de vista tributario.

El proyecto dice que la NGA se mantiene con sus mismas características y definiciones para llevar a cabo sólo adecuaciones menores...

-Esa afirmación no es correcta. Los cambios que se hacen transforman por completo la norma. No son adecuaciones menores y es importante tener claro que las consecuencias serán nefastas. Si bien se pueden cambiar pocas palabras, el cambio es muy relevante en lo substantivo. Contrario a lo que afirma en su pregunta, aquí no se podrá mirar el fondo de los actos jurídicos porque el derecho civil los protegerá por sobre la substancia del derecho tributario.

En términos de la reforma en general, ¿avanzar hacia un sistema integrado mantiene la equidad tributaria como lo dijo Hacienda?

-No. En eso también se debe ser claro. Un sistema integrado no es equitativo, solo da privilegios a los dueños del capital para no pagar sus impuestos finales. Se dice que mantiene la equidad pero de nuevo, la equidad en este caso supone pagar menos impuestos.

El gobierno señala que en régimen se recaudará 0,1% del PIB lo que equivale a US$428 millones y que la mayor parte de la recaudación provendrá de la boleta electrónica, ¿son realistas esos supuestos?

-Sería bueno que el gobierne los aclare. Es muy importante saber cómo determinó el gobierno cuál es el monto que hoy no se paga.

Como integrante del equipo técnico de la reforma de Michelle Bachelet y actual participante del equipo técnico de la oposición, ¿qué aspectos son los claves que no se deben ceder en la discusión?

-Yo diría que este proyecto debería rechazarse del todo. Desde el punto de vista de la oposición, técnicamente hablando, no hay espacio para negociar porque este proyecto destruye por completo los propósitos de la reforma anterior volviendo a injusticias estructurales del sistema del impuesto a la renta, permitiendo espacios de elusión al eliminar la cláusula general antielusión y recaudando menos impuestos en el futuro.

Comenta