AFP acusan que proyecto para retirar fondos dejaría sin ahorros a unos 3 millones de afiliados

Mario Tellez/La Tercera

Este miércoles se vota el proyecto en la Cámara de Diputados, el cual dista mucho de las propuestas que han hecho algunos economistas que se han abierto a que se puedan retirar fondos para enfrentar esta crisis.




El miércoles es un día clave para el proyecto que propone que las personas puedan retirar el 10% de sus fondos de pensiones, ya que se votará en la sala de la Cámara de Diputados.

Los economistas están divididos frente al debate de retirar fondos previsionales, pero en lo que coinciden es que no es una buena solución, ya que empeorará las pensiones.

Bajo este contexto, existen dos bandos de economistas, aquellos que creen que se podría dar la opción de retirar fondos, pero siempre y cuando luego se reintegren estos recursos; y otro grupo que estima que no debe abrirse esta puerta bajo ninguna circunstancia.

La Ocde ha dicho que las personas que hacen políticas públicas deben “permitir el acceso a los ahorros para la jubilación como una medida de último recurso y en función de circunstancias excepcionales específicas individuales”.

El organismo internacional ha advertido los efectos negativos de retirar pensión, pero también menciona que lo han hecho algunos países para enfrentar esta crisis, y otros han suspendido las cotizaciones. En estos casos están Bélgica, Australia, Canadá, Colombia, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Francia, Islandia, Perú, Portugal, Eslovaquia, España, Reino Unido, y EEUU.

Por estos días también circula un documento hecho por Segpres, donde recopila información de la experiencia internacional de retirar pensiones. Allí señala que el BID, “en el contexto actual de recesión, indican que el acceso extraordinario a los fondos de pensiones debería ser una herramienta de última instancia, y debería evitarse para cristalizar las pérdidas asociadas a la reciente volatilidad del mercado financiero. Es importante señalar que en el caso de Chile se llegó a un acuerdo para crear un fondo de emergencia, el cual es prueba que aún no se ha llegado a lo que el BID llama ‘última instancia’”.

El gerente general de la Asociación de AFP, Fernando Larraín, señala que “con este proyecto cerca de 3 millones de afiliados van a quedar con saldo cero en su cuenta de ahorro para pensión, y la mayoría de ellos son menores de 40 años. Lo que se está haciendo, es que las generaciones que se van a pensionar en un tiempo más, se queden con una pensión muy por debajo de lo que deberían”.

Esto, considerando que el proyecto propone que el mínimo que se puede retirar es $1 millón, por lo que si una persona tiene menos de ese monto en su cuenta, puede retirar todos sus ahorros, aunque sobrepase el 10%.

Entre los economistas que están totalmente en contra del retiro de fondos, se encuentra el exministro de Hacienda, Rodrigo Valdés. “Una vez que se abre una puerta así, esta puerta, dice la experiencia internacional, no se vuelve a cerrar”, dijo la semana pasada.

A lo mismo apuntó hace unos días el expresidente del Banco Central, Rodrigo Vergara: “No solamente profundiza el problema que tenemos en materia de pensiones, sino que abre la puerta para una práctica que es compleja desde el punto de vista del mediano plazo, y creo que no va a ser fácil de cerrar luego esa puerta”.

Entre los que están a favor, bajo ciertas condiciones, está el expresidente del BC, José De Gregorio, y Joseph Ramos. Pero las propuestas que han hecho ambos distan mucho de lo que plantea el proyecto que se vota hoy en la Cámara, ya que ninguno de ellos propone que el Estado devuelva los recursos. De hecho, hay un acuerdo transversal entre economistas en que el Fisco no puede hacerse cargo de devolver los fondos, pues sería costoso y regresivo.

La propuesta de Ramos apunta a que las personas que retiren dinero posterguen en un año su jubilación. Por su parte, De Gregorio habla de un autopréstamo con cargo a los fondos de pensiones, para que quienes retiren, luego devuelvan ese dinero, por ejemplo, mediante una mayor cotización.

El exsuperintendente de Pensiones, Guillermo Larraín, no está de acuerdo con el proyecto que se vota hoy: “Estamos cosechando la pésima imagen que ha ido construyendo el sistema de AFP a través del tiempo, y que desgraciadamente se materializa en un proyecto que no me gusta, y que espero que no desvíe la atención del desafío verdadero que tenemos que es acordar pronto una reforma de pensiones que permita incrementar sustantivamente el nivel de las pensiones”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.