Asociación Chilena de Gastronomía advierte que 150 mil puestos de trabajo están en riesgo por crisis de Coronavirus

Asociación Chilena de Gastronomía advierte que 150 mil puestos de trabajo están en riesgo por crisis de Coronavirus

Achiga hizo un llamado al gobierno y a las instituciones financieras para que inyecten liquidez, "Nos apremia poder optar a créditos con aval del Estado para poder reinventarnos, y nos urge la comprensión de arrendatarios, ya que sin flujo de caja claramente se verán atrasados los pagos", señalaron.




La Asociación Chilena de Gastronomía (Achiga) solicitó apoyo económico a las autoridades y entidades financieras. Según advirtió el gremio, debido a que muchos locales se han visto obligados a cerrar su cortina producto de las medidas tomadas para evitar la propagación del coronavirus, unos 150 mil puestos de trabajo están en riesgo.

“Hoy enfrentamos un nuevo escenario que nos tiene muy afectados, temerosos y con mucha incertidumbre. Si bien, hemos avanzado en distintas agendas de trabajo con diversos organismos, en este momento nos urge un apoyo fuerte y concreto para ayudar a sostener la industria: necesitamos liquidez para las pequeñas, medianas y grandes empresas del rubro. Sin este apoyo económico inmediato, muchos establecimientos se verán obligados a cerrar su cortina definitivamente, poniendo en riesgo 150.000 puestos laborales, y el sustento de miles de familias”, señaló el presidente del gremio, Máximo Picallo.

El representante sostuvo que a pesar de que actualmente la gran mayoría tiene cerrado su restaurante, el sector ha seguido pagando arriendos, servicios básicos y créditos que se continúan cobrando, y que hoy “tienen agónica a la industria", indicó. Por otra parte, dijo que “los bancos no nos están facilitando el proceso, ya que desde octubre pasado, nos consideran como un segmento de alto riesgo”.

“Por ello, hacemos un llamado urgente al gobierno y a las instituciones financieras para que en conjunto nos inyecten liquidez, porque definitivamente no tenemos otra manera de subsistir, ya que desde el 20 de marzo se nos prohibió la atención de público, y tenemos una responsabilidad enorme con nuestros trabajadores. Nos apremia poder optar a créditos con aval del Estado para poder reinventarnos, y nos urge la comprensión de arrendatarios, ya que sin flujo de caja claramente se verán atrasados los pagos”, agregó.

Picallo cuenta que maquinarias, sueldos, pagos a proveedores e IVA, son sólo una parte de la operación diaria, y a eso se suma un trabajo mayor, como es la obtención de permisos y patentes que tanto cuesta obtener. “Para los establecimientos ubicados al interior de malls, si bien el tema del arriendo se ha visto rebajado en varios casos, hoy son otros los cobros que aquejan y siguen vigentes, frente a lo cual insistimos, que sin flujo de caja ni liquidez, se hacen imposibles solventar”, explicó.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.