Banco Central Europeo consolida alza de tasas en julio con el fin de las compras de bonos

Banco Central Europeo consolida alza de tasas en julio con el fin de las compras de bonos

La tasa de depósito, actualmente en -0,5%, se elevará en un cuarto de punto el próximo mes, y nuevamente en la misma magnitud o más si la inflación justifica una postura más dura.


El Banco Central Europeo dejará de comprar activos a gran escala dentro de tres semanas, un paso clave para enfrentar la inflación récord y que prepara el escenario para el primer aumento de la tasa de interés de la eurozona en más de una década.

Armados con nuevos pronósticos que señalan un camino más rápido para los precios de la zona del euro de lo que se pensaba anteriormente, junto con un repunte más débil de la pandemia, los banqueros centrales acordaron detener la compra neta de bonos a partir del 1 de julio, que se enmarca dentro de un programa de crisis que comenzó en 2015.

La tasa de depósito, actualmente en -0,5%, se elevará en un cuarto de punto el próximo mes, y nuevamente en la misma magnitud o más si la inflación justifica una postura más dura.

Los incrementos en las próximas dos reuniones concluirían en el tercer trimestre con un período de ocho años de costos de endeudamiento bajo cero, reafirmando un plan presentado anteriormente por la presidenta Christine Lagarde.

“Más allá de septiembre, según su evaluación actual, el Consejo de gobierno anticipa que será apropiado un camino gradual, pero sostenido, de nuevos aumentos en las tasas de interés”, dijo el BCE en un comunicado.

Rezago

Si bien las decisiones cristalizan la salida del BCE de años de estímulo, aún lo dejan rezagado con respecto a los otros más de 60 bancos centrales mundiales que ya han subido las tasas este año.

Los anuncios siguen a otro aumento inesperado de la inflación en la eurozona, que se situó en 8,1% en mayo, más de cuatro veces la meta oficial.

Los precios altísimos están agobiando a los hogares de todo el continente, y los Gobiernos gastan miles de millones de euros para proteger a las personas del aumento de los costos de la energía provocado por la invasión rusa a Ucrania.

La inflación implacable está alimentando un feroz debate entre los funcionarios del BCE sobre el tamaño del aumento de las tasas de julio, con un contingente considerable presionando para que se considere un aumento de medio punto que coincida con el alza más reciente de la Reserva Federal.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.