Camila Vallejo y la CUT chocan con la UDI y los grandes empresarios por la jornada laboral de 40 horas a la semana

figueroa swett

La diputada del PC sostuvo que la mayoría de las personas apoya trabajar 40 horas semanales. En tanto, el líder del empresariado subrayó que se debe mirar el tema de manera "más sistémica".


Mañana continúa la discusión en particular en la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados de la moción parlamentaria que reduce la jornada laboral a 40 horas. Con ello se da continuidad al intenso debate que se ha generado en las últimas dos semanas con la aprobación en general de la iniciativa empujada por la diputada Camila Vallejo.

Y las opiniones están divididas al respecto. Desde el Ejecutivo deslegitiman la propuesta, mientras que desde la oposición la defienden. El empresariado por su parte no se inclina por ninguna de las dos, al tiempo que los sindicatos insisten en demandar garantías para preservar los intereses colectivos.

Así, en el marco de la presentación del Primer Barómetro del Trabajo 2019, los diputados Camila Vallejos (PC), y Javier Macaya (UDI), junto con el presidente de la CPC, Alfonso Swett y la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa, protagonizaron una discusión en la que abordaron los principales aciertos, desventajas y desafíos del mundo laboral

"Hay dos encuestas –Cadem y Barómetro del Trabajo- de dos orígenes distintos que señalan la alta aprobación de la ciudadanía por la reducción de la jornada laboral a 40 horas", afirmó la diputada comunista Camila Vallejos, a la par de hacer un llamado al ministro del Trabajo "a entender que esta iniciativa no es solo de los comunistas, sino que es una necesidad de muchos trabajadores. Este no es un proyecto del Partido Comunista sino uno ciudadano" apuntó.

En ese contexto, afirmó que la flexibilidad no puede significar que el empleador pueda tener al trabajador más horas al día, o que el empleado tenga que trabajar los domingos y festivos.

"De eso no se puede tratar la flexibilidad y lamentablemente esa ha sido la propuesta del Gobierno", remarcó.

Los empresarios

Por su parte, el máximo líder del empresariado, Alfonso Swett apuntó a una postura disidente de ambas propuestas e indicó que ninguna de las dos cumple con los preceptos básicos de una reforma.

"Lo hemos dicho con mucha fuerza, queremos que nuestros trabajadores tengan más tiempo libre, pero hay que entender que cuando uno presenta una propuesta sin considerar otros elementos como lo son el empleo, las remuneraciones y la informalidad, es en definitiva una invitación a que miremos esto de una forma más sistémica", sostuvo.

"Nosotros lo que hemos propuesto", reiteró, es que "si queremos reducir jornada, lo hagamos progresivo y por año, para así ir midiendo los efectos, para que esto sea beneficioso de forma integral".

CUT y Macaya

En tanto, la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa insistió en abogar por los derechos de los trabajadores afirmando que no se puede poner sobre los hombros de los trabajadores la responsabilidad de "los bajos niveles de productividad" que muestra la economía.

"La responsabilidad en primer lugar es del Estado, porque la primera gran medida tendría que ser que todos los ministerios se pusieran a cumplir los presupuestos que hoy día no se están cumpliendo y que pudieran generar más empleabilidad", afirmó.

En contraste, el diputado por la UDI, Javier Macaya indicó que "aunque este proyecto de reducción de jornada de 40 horas es bien intencionado, no es suficiente, porque si solo reducimos la jornada, sin nada más no tengo duda que vaya tener un impacto en el corto y mediano plazo".

Comenta