Casos judiciales sobre cambio climático se han duplicado en tres años en el mundo

Estudio del PNUD y la Universidad de Columbia indica el aumento de los litigios a nivel mundial relacionados con los impactos en el clima. Los demandantes van desde ONG y partidos políticos, hasta los que unen niños, ancianos, migrantes y pueblos indígenas.




Los casos de litigios climáticos se han disparado en los últimos años, lo que hace que los juzgados y cortes sean cada vez más relevantes en los esfuerzos por abordar el cambio climático en todo el mundo.

Esta es una de las principales conclusiones de un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el cual concluye que los casos climáticos casi se han duplicado en los últimos tres años y están obligando cada vez más a los gobiernos y a los actores corporativos a implementar sus compromisos climáticos, así como a perseguir objetivos más ambiciosos de mitigación y adaptación al cambio climático.

El informe, publicado en cooperación con el Centro Sabin para la Ley del Cambio Climático de la Universidad de Columbia (Nueva York), muestra que los litigios climáticos se han vuelto más comunes y exitosos en todo el mundo. En 2017 se iniciaron 884 casos en 24 países. Pero a partir de 2020, casi se duplicaron, con al menos 1.550 casos de cambio climático presentados en 38 países (39 incluidos los tribunales de la Unión Europea). Si bien los litigios climáticos continúan concentrándose en países de altos ingresos, donde Estados Unidos es lejos el que tiene mayor cantidad (654), los autores del informe esperan que la tendencia siga creciendo en el hemisferio sur. El informe enumera casos recientes de Colombia, India, Pakistán, Perú, Filipinas y Sudáfrica.

Los antecedentes de los demandantes también se están volviendo cada vez más diversos. Desde ONG y partidos políticos hasta los que unen niños, ancianos, migrantes y pueblos indígenas. Como estos últimos “son particularmente vulnerables al Covid-19, esos grupos de demandantes a menudo se encuentran a la vanguardia del cambio climático, soportando condiciones meteorológicas extremas, aumento del nivel del mar y contaminación”, según indica el documento.

“Los ciudadanos recurren cada vez más a los tribunales para acceder a la justicia y ejercer su derecho a un medioambiente saludable”, dice Arnold Kreilhuber, director interino de la División de Derecho del PNUMA, y agrega: “Los jueces y los tribunales tienen un papel fundamental que desempeñar para abordar la crisis climática”.

Informes erróneos

En los próximos años, el PNUMA espera que aumenten los litigios climáticos en los organismos nacionales e internacionales, especialmente con respecto a las empresas que informan erróneamente los riesgos climáticos, gobiernos que no se adaptan a los eventos climáticos extremos y los casos presentados para hacer cumplir decisiones judiciales anteriores. También se espera un aumento en los casos de personas desplazadas por los impactos del cambio climático.

“El litigio climático es una palanca clave para mantener a los gobiernos y las corporaciones enfocados en la lucha para combatir el cambio climático”, dijo Michael Burger, director ejecutivo del Centro Sabin para el Cambio Climático de la Facultad de Derecho de Columbia. “Y es una herramienta poderosa para hacer que rindan cuentas por no hacerlo. Los tribunales pueden igualar los desequilibrios de poder en la sociedad y dar fuerza al Estado de derecho”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.