Cepal: Agote de efecto rebote llevaría a que Chile crezca 3,2% en 2022 tras avance de 9,2% este año

ALICIA-BÁRCENA

El próximo año superarán el crecimiento nacional Perú y Colombia, con 4,4% y 3,8% respectivamente, mientras que supera alzas de 2,2% en Brasil y 2,7% en Argentina.


De acuerdo a los cálculos de la Cepal, el crecimiento de 5,9% que se estima para Sudamérica se explica en un 70% por el efecto estadístico de la contracción económica de 2020 y solo el restante 30% es por “crecimiento genuino”. De esta manera la región retomaría el bajo crecimiento que la caracterizaba previo a la pandemia, marcando una expansión de 2,6%.

Lamentablemente, Chile no estará ajeno a ese fenómeno. Según el Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2021 recién publicado por el organismo, el país después del 12% de Costa Rica será el que más crezca en la región con un 9,2%, salto superior al 8% pronosticado en julio. Sin embargo, en 2022 la reactivación se moderará hasta un aumento del PIB de 3,2%, nivel con que el sobrepasará los avances de 2,2% en Brasil y 2,7% en Argentina, pero quedará por debajo de Perú y Colombia, con 4,4% y 3,8% respectivamente.

“Más allá del crecimiento de este año, la región tiene que revertir la dinámica de bajo crecimiento que ya traíamos desde antes de la pandemia”, subrayó a la luz de estos números la secretaria general de la institución en cuestión, Alicia Bárcena, quien recuerda que América Latina en su conjunto marcó un crecimiento de 0,3% entre 2016 y 2019, previo a la pandemia, un ritmo incluso menor a lo observado en la Gran Depresión o en la Primera Guerra Mundial.

En ese marco, Bárcena, consultada sobre las perspectivas para Chile, plantea que “este años el desafío es conjugar una mirada estratégica que articule las inversiones, que haga un crowding inter inversión privada tanto nacional como extranjera (...) En la parte fiscal también hay que fortalecer ingresos, reducir la evasión y mirar los gastos tributarios”.

Análisis sobre la recuperación nacional

Puntualmente sobre la reactivación que se experimenta en Chile, Bárcena indica que “tanto el ingreso familiar de emergencia (IFE) como el retiro de los ahorros previsionales han tenido un rol importantísimo”.

En ese marco, destaca que el consumo de los hogares nacionales ha tenido un crecimiento interanual del 33,8% real en el segundo trimestre. Esto sobre la base de un acumulado en agosto de las ayudas sociales de US$26.000 millones, suma que aumentaría a US$ 37.000 millones, equivalentes al 14% del PIB, con la extensión del IFE universal y la creación del ingreso laboral de emergencia (ILE). En tanto, los retiros de los ahorro previsionales implican una inyección de US$ 50.000 millones, 20% del PIB.

Respecto a esto último, detalla además que se han destinado ha consumo, pago de deudas, mantenciones, cuentas corrientes de ahorro. En ese marco, Bárcena sostiene que “la dinámica del consumo y de la inversión personal se podría mantener incluso hasta 2022″. De todas maneras, subraya que “es momento de apoyar esfuerzos para el ahorro, la inversión y el empleo, creando entonces ingresos a más largo plazo”.

Consultada sobre el proceso constitucional que enfrenta Chile, la economista mexicana lo valoró, señalando que “es una experiencia que nos dejará muchas luces de cómo construir un nuevo pacto social y político para una región golpeada, dolida, y una sociedad descontenta que tiene que buscar un mejor futuro”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.