Chile lidera región en ranking de competitividad con puntaje máximo en macroeconomía

Este año el país logra subir una posición en el listado mundial del Foro Económico Mundial (WEF) hasta quedar en la casilla 33. La apertura de mercado también figura entre sus fortalezas, mientras que la capacidad de innovación y la adopción de las TIC son sus grandes debilidades.


La fortaleza en su macroeconomía le ha permitido a Chile consolidar el liderazgo regional que ostenta en el Índice de Competitividad elaborado por Foro Económico Mundial (WEF, siglas en inglés), en el cual colabora a nivel nacional la Universidad Adolfo Ibáñez. Con 70,3 puntos, el país escala una posición en el listado global de este año, hasta ubicarse en la casilla 33, seguido en América Latina por México en el puesto 46 (con 64 unidades) y de Uruguay, en el 53 (con 62,7).

El reporte, encabezado por Estados Unidos, Singapur y Alemania, analiza 12 pilares para definir el nivel de competitividad de cada país y deja a Chile en lo más alto del podio cuando se trata de “estabilidad macroeconómica”, honor que comparte con otras 30 naciones.

Pese al incremento que se ha registrado en las obligaciones, los chilenos consiguen un máximo de 100 puntos en la “dinámica de la deuda”, puntuación que se repite en la evaluación de la “inflación”, los dos componentes de la evaluación macro, en la que Chile figuraba en el puesto 23 el año pasado.

También colabora con la puntuación nacional el pilar de “mercado de productos”, donde avanza desde el puesto 16 al 13. A la hora de indagar en esta área, destaca todo lo relacionado con comercio internacional, de hecho ocupa la segunda posición a nivel mundial en “complejidad de aranceles”, superado exclusivamente por Hong Kong.

Asimismo, obtiene posiciones distinguidas en “prevalencia de barreras no arancelarias” (10°) y “efectos distorsivos de impuestos y subsidios en la competencia” (15°).

Desafíos de cara al futuro

A la luz de los resultados, Felipe Larraín, ministro de Hacienda, celebró que Chile sea “la economía más competitiva de América Latina”. Sin embargo, sostuvo que “eso no debe dejarnos completamente satisfechos, porque aún hay 32 países en el mundo que superan a Chile”.

En ese marco, asegura que la administración de Sebastián Piñera, “está trabajando en importantes iniciativas que buscan mejorar la competitividad” del país en los próximos años.

En efecto, hay debilidades que el país no puede ignorar. Con 41 puntos, Chile se ubica en el puesto 53 cuando se trata de “capacidad de innovación”.

Aunque supera la media de América Latina, queda muy por debajo del nivel que ostentan el grupo de países de altos ingresos, que promedian más de 60 unidades.

Otra de las falencias que advierte el organismo en la “adopción de las tecnologías de la información y comunicación”. En este pilar Chile se queda con 61 puntos, en el puesto 49.

Ante el llamado de atención, Larraín sostiene que “se requiere mayor inversión en I+D, fomentar alianzas público-privado y promover la diversidad en el trabajo”, agregando que en Chile el gasto empresarial en I+D está por debajo de los niveles OCDE, por lo que es necesario profundizar en los incentivos contemplados en la ley vigente en la materia.

En la misma línea, Alfonso Swett, presidente de la CPC, destaca que “el Índice de Competitividad nos plantea que el desafío de la Cuarta Revolución Industrial es hoy. Por eso, más que analizar números o reflexionar, debemos actuar ya”.

En ese contexto, asegura que la organización que lidera “le ha dado primera prioridad a su agenda de educación digital y trabajo digital, para que Chile sea uno de los países que toma ventajas de las oportunidades que nos ofrece la revolución tecnológica”.

De todas maneras, Ignacio Briones, decano de la Escuela de Gobierno UAI que es responsable del WEF en el país, hace un balance positivo. “Si bien el informe identifica desafíos importantes en materia de innovación, TICs y mercado laboral, señala un país con fortalezas estructurales importantes que vale valorar”, indica.

Seguir leyendo