CMPC inauguró nuevo edificio corporativo y planea ingreso al mercado de las bolsas de papel

Autor: Pulso

En Los Ángeles y con los hermanos Matte presentes, la firma presentó en sociedad las instalaciones construidas en madera.


“Eliodoro, qué gusto verte”, fue el amistoso saludo que el ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno, le dirigió al ex presidente de CMPC, Eliodoro Matte.

Al empresario no se le veía públicamente desde la colusión del Tissue, episodio que obligó su salida del mando de la compañía, de la que comparte propiedad con su hermano, Bernardo.

Ambos estuvieron presentes en la ceremonia de inauguración del nuevo edificio corporativo de la firma ubicado en Los Ángeles, hasta donde llegaron unas 500 personas para apreciar la nueva instalación, que se corona como el único edificio de gran envergadura en Chile construido en madera.

En el espacio de 10.745 m2 edificados, emplazado en cerca de seis hectáreas de terreno, se agruparon todas las oficinas que CMPC mantenía en la zona sur, albergando a 470 trabajadores.

El inmueble, que tuvo una inversión de US$32 millones y demoró dos años en su construcción, cuenta con dos pisos de oficinas y un nivel destinado a estacionamientos, además de instalaciones deportivas y casino para 180 personas. También contempla áreas destinadas a ciencia y tecnología, como una central de incendios, invernaderos y laboratorios de biotecnología, entre otros.

En la ceremonia, el presidente de CMPC, Luis Felipe Gazitúa, señaló que la empresa tiene como objetivo profundizar el aporte en los territorios donde opera, por lo que “este edificio, nuestra nueva casa matriz para las operaciones de CMPC en el sur del país, es la prueba de este compromiso”, sostuvo.

Planes 2019

Tras la actividad, el gerente general de CMPC, Francisco Ruiz-Tagle, comentó los buenos resultados que obtuvo la compañía en 2018, marcados por utilidades que crecieron más de 300% respecto de 2017 y con una producción récord de celulosa. Sin embargo, fue cauto a la hora de proyectar el 2019, dada la volatilidad de la industria. “El 2018 se caracterizó por un aumento importante en el precio de la celulosa, que tuvo una corrección a la baja bastante relevante hacia fines de año. Lo que estamos viendo hoy día es que ha rebotado ese precio”, sostuvo.

Uno de los planes de la compañía para este año es ingresar en el segmento de bolsas de papel para el retail. Actualmente, a través de Forsac, producen sacos de papel para cemento, pero la realidad del mercado, tras la prohibición de entregar bolsas plásticas, los animó a ingresar en el segmento de consumo masivo.

Dicho plan no implica disponer de una nueva planta, sino que agregar una línea de producción a la infraestructura ya existente. “Todavía no está definido si en Chillán o en Puente Alto”, agregó el ejecutivo.

Ya hay conversaciones avanzadas con el retail y supermercados para convertirse en proveedores del producto, negociaciones que está llevando adelante el mismo equipo de Forsac, por lo que dentro de este año ya se podrían ver bolsas de papel de CMPC en el comercio minorista.

De hecho Packaging es uno de los negocios no celulosa que CMPC busca potenciar y para el que se destinarán US$90 millones del plan de inversiones para este año, y donde el comercio electrónico también ha servido de motivador: “El e-commerce sin duda es un mercado al cual tenemos que atender, que nos desafía”comentó.

Otro de los negocios “donde hay desafíos” es softys, como pasó a llamarse el segmento tissue, área en la que destinarán otros US$100 millones para inversión este año. De ese monto, unos US$75 millones irán al proyecto papelero en Argentina, cuya inversión total es de US$130 millones, de los que ya se han ejecutado alrededor de US$50. Además, están buscando oportunidades en países como Brasil y México.

Ruiz-Tagle agregó que tanto packaging como “softys” son negocios “core” para CMPC, por lo cual el tiempo y el esfuerzo que se va a poner para desarrollar esos negocios en todo sentido es absoluto. Creemos que hay buenas oportunidades competitivas de desarrollar los negocios no celulosa”, afirmó.

El resto del plan de inversiones para 2019 -unos US$300 millones- irá a celulosa, de los que la mitad se destinará a inversiones forestales (como plantaciones y caminos, entre otras faenas) y el otro 50% a continuidad operativa, con lo que el plan de inversiones total para este año bordea los US$500 millones, versus el capex de US$383 millones de 2018.

Respecto de las intenciones de la compañía de desarrollar una nueva planta de celulosa en Brasil, Ruiz-Tagle explicó que para tener una nueva instalación se requiere construir un patrimonio forestal que la sustente. “Estamos en eso, encaminándonos en esa ruta, pero el patrimonio forestal se demora en estar operativo no menos de siete años, por lo que una nueva planta no estaría operativa antes de 2026”.

Seguir leyendo