Co-fundador y CEO de TechForGood de Israel sobre startups sustentables: “En 2019 la inversión de impacto social dará un gran salto”


Parece un edificio abandonado en proceso de recuperación. Algo así como las edificaciones pioneras que dieron origen al Soho neoyorquino. Pero esto es Tel Aviv y se trata de las oficinas de TechForGood, un HUB para apoyar a startups tecnológicas con foco en temas sociales y medioambientales para Israel y el mundo. Se trata de uno de los pilares del entorno emprendedor de la “Startup Nation”, como se le ha denominado a este país en la última década.

Nir Shimony, CEO y co-fundador (junto a Omri Boral) de TechForGood , explica cómo comenzó la idea. “La alta tecnología israelí ha irrumpido en muchas industrias, pero los desafíos sociales y ambientales globales no son diferentes”. Omri tiene una vasta experiencia como empresaria líder en impacto social y Shimony , venía del mundo de las startups.

¿La creación de este hub está en línea con una generación (millennials) interesada en estos temas?

-Absolutamente. Los valores de los millennials se tratan de integrar a la agenda social y ambiental en la vida diaria, en su carrera, sus inversiones y su consumo. Más del 90% de esta generación afirma que el impacto social es clave para sus decisiones de inversión.

¿En qué áreas se están enfocando?

-Cuando hablamos de impacto social y ambiental, intentamos ver los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. Son nuestra pauta. Nos ayudan a centrarnos en áreas donde la tecnología puede desempeñar un papel importante en la ampliación del impacto y en la búsqueda de áreas donde las nuevas empresas tienen un caso empresarial sólido.

Específicamente, nos enfocamos en tres áreas: el envejecimiento de la población (ayudar a las personas a envejecer con dignidad dentro de sus hogares y comunidades), la agricultura sostenible y algunos aspectos de la economía circular.

¿La mayoría de las startups de TechForGood tienen un alcance global?

-Todos nuestros participantes están abordando problemas globales y tienen eso como objetivo. Israel, que es un mercado pequeño de menos de 9 millones de personas, tiene una rica tradición de empresarios que están saliendo de los límites de su país y observando las necesidades y oportunidades globales.

¿Cómo ha aumentado el nivel de startups de TechForGood?

-Cuando establecimos TechForGood, fue realmente difícil atraer empresas de alto nivel a nuestro programa. La razón principal fue que los desafíos sociales y ambientales se percibían como algo que podría hacer como voluntario o después de jubilarse.

No fue entendido como un campo con oportunidades reales de negocios. Tres años después, esto ha cambiado dramáticamente. La tecnología social se ha convertido en una parte legítima del sector de alta tecnología. Los empresarios son mucho más conscientes de las muchas oportunidades de financiamiento que tiene esta área.

¿Cuál es la proyección para 2019?

-Creemos que 2019 será el año en el que la inversión de impacto social dará un gran salto en todo el mundo. Además, creo que la tecnología desempeñará un papel cada vez mayor para enfrentar los desafíos humanos globales.

¿Cuáles?

-Específicamente el de los refugiados y la lucha contra la pobreza y el hambre mediante la prevención de la ingesta de alimentos y la promoción de la reutilización y el reciclaje. A medio y largo plazo, me encantaría ver cómo se utiliza la tecnología para cerrar la brecha de género. No solo porque es lo correcto, sino porque contribuirá a mejorar la calidad de vida, la prosperidad económica y la justicia social para todos.

Seguir leyendo