Cobre se desploma y deja a más de la mitad de la producción chilena operando a pérdida

Solo cuatro operaciones, que representan el 45% de la producción nacional, tienen costos bajo US$2,2 por libra en que cerró el metal este miércoles. Para la pequeña minería se activan algunos mecanismos de sustentación.


Un complejo escenario enfrenta por estos días la industria minera a raíz del coronavirus. Además, de las restricciones en faena para reducir el riesgo de contagio entre los trabajadores, la menor actividad económica mundial ha llevado a que el precio del cobre esté llegando a niveles que no vistos desde octubre de 2016.

Este miércoles, tras caer 6,6% en los mercados internacionales, el metal cerró en US$2,2 la libra, profundizando la caída experimentada en los últimos días. En el año cae 21%.

Lo anterior ha provocado que gran parte de la industria minera en el país ya esté mirando con preocupación el margen entre sus costos y el precio internacional.

Según estimaciones de la consultora Plusminig -en base a información financiera y productiva de operaciones de la gran minería en Chile a septiembre de 2019-, se observa que el 45% de la producción nacional, atribuible a solo cuatro operaciones, estaría operando con márgenes positivos. No así todo el resto de la gran minería, cuyos costos totales de producción se ubican por encima los US$2,2 la libra.

Desde Plusming señalaron que el ajuste a los costos toma en consideración aspectos recientes como la súbita baja del precio del petróleo, el sostenido incremento del tipo de cambio y los efectos inflacionarios locales y estadounidense; que han contribuido de manera agregada a una reducción de 5% de los costos durante los últimos dos meses.

“El costo neto a cátodos de la industria (C3, que permite determinar las utilidades netas), de acuerdo con información publicada por la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco) para el ejercicio de 2018, es en promedio cercano a los US$2,15 la libra, por lo que las actuales condiciones del mercado del metal implican una alta presión sobre las operaciones en el país”, sostuvo el director ejecutivo de la consultora, Juan Carlos Guajardo.

La industria del cobre en el país y el mundo tiene operaciones cuyos costos se encuentran al límite o por sobre el nivel de precios, los cuales suelen situarse en el decil más alto de la curva de costos. Dado el contexto actual, se prevé que la situación pueda seguir empeorando, es decir, que ya todas operen por sobre el precio del cobre.

“Precios menores al que vemos actualmente podrían generar un efecto más profundo en la industria, y más aún si se considera el costo total (C3) y no solamente el C1”, aseguró Guajardo.

Enami, con menor riesgo. La pequeña y mediana minería tendría menos riesgos, pues ya operan con el fondo que estabiliza los precios de la Empresa Nacional de Minería (Enami).

“En cuanto a los préstamos a pequeños productores, pensamos que independiente de la compleja situación nacional e internacional, Enami cuenta con instrumentos de fomento que permitirán amortiguar a los pequeños productores durante este duro período, por lo que no debería haber impactos mayormente negativos en este sentido”, señalaron desde la entidad.

Además, la gerencia de Fomento de la estatal se encuentra realizando y consultando a cada uno de los productores mineros sobre su situación, priorizando las situaciones de riesgo en las que se pueden encontrar. En esa misma línea, sostuvieron que su labor es responder a las necesidades del sector, por lo que todos los programas, instrumentos de apoyo y créditos están diseñados y pensados para responder a las necesidades que los pequeños mineros enfrentan ante un desafío como este. “Como equipo nos hemos esforzado en buscar nuevas formas de entregar apoyo, y para este 2020 contamos con dos nuevos instrumentos que apuntan a la reactivación de la pequeña minería y a apoyar a los productores ante problemas que afecten la operación de sus minas, evitando la burocracia con una inyección directa de recursos”, agregaron de Enami.

Otra medida que está tomando la estatal es extender una prórroga de plazo para la renovación de los padrones hasta el 30 de abril. Esto, con el objetivo de hacer más expedita la entrega de minerales y evitar la exposición a aglomeraciones para conseguir los antecedentes que se requieren para la renovación del padrón. Esta medida beneficiará a más de 900 productores mineros del país que deben realizar dicho trámite a la fecha, explicaron de Enami.

Comenta