Confianza e incentivos: la receta de los expertos para enfrentar las vacaciones

estrés-laboral

Aunque las vacaciones siempre deben responder a un mutuo acuerdo entre empresa y trabajador, expertos en recursos humanos dicen que bonos económicos y recompensas no monetarias pueden servir para incentivar las tomas de descanso.




La reducción en la toma de vacaciones que ha provocado la pandemia puede tener varios efectos indeseados, el más probable, un mayor estrés y deterioro en la salud mental de los trabajadores.

Es por eso que expertos en áreas de recursos humanos advierten que en tiempos anómalos y de alta inseguridad laboral como los actuales, es importante que las compañías transmitan confianza a sus trabajadores, incentivando incluso su toma de descanso laboral.

“Esmerarse en que el colaborador se sienta seguro en su trabajo es una obligación del empleador, que no solo beneficia al empleado, sino que a su actividad dentro de la empresa”, dice Roberto Alfaro, gerente general de SCM Chile.

En ese sentido, “mantener canales abiertos de comunicación, libre y en confianza, lograr tener formas flexibles de hacerse cargo de las necesidades del trabajador y, finalmente, estar alerta a cómo se siente la fuerza laboral desde un punto de vista humano, es fundamental para lograr mitigar los riesgos de estrés, fatiga y desgano en los colaboradores”, dice.

Desde la consultora Randstad han visto que las solicitudes de vacaciones han disminuido en 36%, así como los días solicitados. “En el verano las empresas incrementan sus requerimientos de trabajadores temporales y, considerando lo difícil que está el mercado en cuanto a oportunidades laborales, la mayoría de las personas ha optado por aprovechar este peak, permaneciendo empleado durante una época que genera más ingresos que otras temporadas del año”, dice Francisco Torres, director de staffing y outsourcing.

En este escenario, si bien “no hay que perder de vista que en ningún caso se puede obligar a los trabajadores a tomar vacaciones y que siempre se requiere mutuo acuerdo entre las partes”, hay mecanismos para transmitir esa confianza e incentivar el descanso. “Acá lo fundamental es que exista una relación de confianza y transparencia, en la que se transmita la necesidad de las partes”, dice.

Mecanismos de incentivo hay varios. Según Anastasia Samokhvalova, senior consultant de Page Personnel, “como herramientas podrían servir un bono de vacaciones por sobre X días, normalmente 10 días de vacaciones. Otro ejemplo es promover beneficios de cajas y mutuales, que normalmente cuentan con áreas de ocio: cabañas para los asociados, entre otros”.

Hay también incentivos no monetarios, “como adicionar un par de días a las vacaciones legales correspondientes o regalar una ‘experiencia’ a quienes hagan uso de sus vacaciones en la época estival, por ejemplo”, dice Torres.

Finalmente, uno de los aspectos más importantes es paliar el estrés de personas que dadas las circunstancias evitan tomarse las vacaciones. Frente a ello, los expertos recomiendan tener siempre canales abiertos de comunicación que sirvan de desahogo, programas de cobertura de salud mental y actividades de escape.

“Estas medidas ayudan a canalizar la energía y recargar las pilas. También se crea un ambiente de seguridad, confianza y compromiso. Se busca con estas acciones volver a motivar a los ’desgastados’ por 2020”, dice Samokhvalova.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.