Dueños de Clínica Alemana alistan su entrada al negocio de las Isapres

Clínica Alemana

Grupo Alemana, sociedad que pertenece en un 100% a la Corporación Chileno Alemana de Beneficencia (CCAB), realizó un aumento de capital en la Isapre que tiene registrada desde el 2001 en la Superintendencia de Salud, sin actividad hasta ahora.




A pesar de la incertidumbre en el sector salud, no sólo por la pandemia provocada por el Covid y sus efectos en el negocio de las clínicas, sino por el derrotero que seguirá el área aseguradora, el grupo controlador de Clínica Alemana alista su ingreso a la industria de las isapres.

Grupo Alemana, sociedad que pertenece en un 100% a la Corporación Chileno Alemana de Beneficencia (CCAB), realizó un aumento de capital en la Isapre que tiene registrada desde el 2001 en la Superintendencia de Salud, sin actividad hasta ahora.

Fuentes cercanas a CCAB explican que este aumento de capital (de $24.000 millones en 3 años) corresponde a un proyecto para generar “una solución innovadora en el área de financiamiento en salud, y que tendrá la capacidad de adaptarse a las nuevas exigencias regulatorias en caso de cambios normativos”.

Eso implica que la compañía, en caso de que requiera modificaciones por la eventual desaparición de las isapres, podría adaptarse al nuevo escenario.

Fuentes del sector comentan que podría entrar a competir en el segmento con Colmena, y que en el área seguros, donde comercializa seguros complementarios de salud, el grupo tiene 200.000 clientes. Ese grupo podría ser un segmento a capturar a través de la Isapre.

“En el extremo si todos sus asegurados toman su Isapre tendrían el 10% de participación de mercado”, calcula una fuente.

CCAB, a través de Grupo Alemana SpA, controla las clínicas Alemana de Santiago, Temuco y Valdivia y la Compañía Alemana Seguros.

Según datos de la Comisión para el Mercado Financiero, a septiembre Alemana Compañía de Seguros, constituida en 2015, anotaba pérdidas por $262 millones, un alza respecto de las pérdidas de $121 millones del año previo.

Al tercer trimestre la prima de la aseguradora era de $4.726 millones, lo que representa un alza de 58,2% respecto del mismo período del año previo.

El complejo sector

La decisión del grupo se produce en medio de un escenario complejo para el sector de la isapres. Al noveno mes del año la industria suma pérdidas por $138.000 millones, cifra que es más que todas las utilidades que lograron en 2019 y 2020.

Las pérdidas se comparan con las ganancias por $66.400 millones que anotaron a septiembre de 2020, y con las pérdidas por $6.935 millones que registraron al tercer trimestre de 2019

La situación en el sector de isapres también es algo que se ha hecho sentir en los cambios de propiedad. En mayo de 2021, el gerente general corporativo de Bethia y director de Colmena, Ramiro Sánchez, declaró ante la Fiscalía Nacional Económica que “el problema es que hoy día está todo en discusión y no hay claridad si de acá a tres años van a existir las isapres, no van a existir las isapres; van a tener un plan único con Fonasa, no lo van a tener; la gente se va a poder cambiar, no se va a poder cambiar. Entonces cuando todas las reglas del juego están desde hace 15 años al menos sujetas a discusión, es muy difícil hacer inversiones y apostar por un negocio”.

La industria ha sufrido severos cambios en las últimas décadas. A mediados de 1990 había 34 isapres. Hoy existen seis instituciones abiertas (Colmena, Nueva Masvida, Banmédica, Consalud, Vida Tres y Cruz Blanca) y tres cerradas; mientras otras dos podrían pasar a tener el mismo dueño, ya que Nueva Masvida podría concretar la compra de Colmena. Sin embargo, hasta ahora el negocio no se ha concretado.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.