Ecos de guerra comercial tiñen de rojo a las bolsas del mundo

Foto: AP

EEUU y China retomaron las hostilidades cruzadas con amenazas de aranceles y los mercados globales sintieron el impacto.


Las amenazas de que pudiera haber una guerra comercial entre las dos mayores economías del mundo, y las implicaciones que eso podría tener para la dinámica económica mundial, no pasaron inadvertidas en el mercado global. Luego de que los roces entre EEUU y China volvieran a sonar, la mayoría de las principales plazas bursátiles del mundo terminaron en rojo ayer.

Al cierre de las sesiones bursátiles, el emblemático Dow Jones industrial de Nueva York cedió 0,41% hasta los 24.987,47 puntos, mientras que el selectivo estadounidense S&P 500 bajó 0,21% hasta las 2.773,75 unidades.

El efecto se extendió por otras latitudes: en Asia, el Hang Seng de Hong Kong retrocedió 0,43%; mientras que el Nikkei japonés perdió 0,75%, y en Europa, tanto el EuroStoxx como el DAX alemán perdieron más del 1% de su valor.

América Latina no fue la excepción, con pérdidas en la mayoría de los principales mercados bursátiles, lideradas por un desplome de más de 8% en la rueda argentina (ver nota de la página 14). En Santiago, el Ipsa perdió 0,42%, que lo dejó en los 5.447,39 puntos.

Pero el evento risk-off no afectó solamente a los mercados accionarios. Los activos ligados al mundo emergente, considerados riesgosos, sufrieron también el efecto de los ruidos comerciales.

Las monedas de las economías emergentes perdieron terreno ante el dólar, con sólo un puñado de divisas del segmento ganando terreno.

Algo similar ocurrió en el mercado de bonos latinoamericanos, donde el rendimiento de los papeles soberanos a 10 años aumentó, producto de los “ruidos” del mercado, en todos los papeles menos el de México y el de Brasil, en moneda local, mientras que los papeles del Tesoro de EEUU se mantuvieron estables en 2,93%.

A nivel de riesgo país -medido a través de Credit Default Swaps (CDS)- la mayoría de los mercados latinoamericanos vieron un aumento ayer.

Seguir leyendo