Encuesta CEP: mayoría valora premiar el esfuerzo individual por sobre la igualdad de ingresos

paseo bandera

Personas transitan por el Paseo Bandera en Santiago, durante febrero pasado. Foto: Agencia Uno

Resultados incluidos en la base de datos del sondeo muestra, además, que la gente está más inclinada a una sociedad donde la responsabilidad principal del sustento económico está en las propias personas y no en el Estado. El principal objetivo del país, afirman, debería ser tener una sociedad con más oportunidades.


La última Encuesta CEP trajo malas noticias para el gobierno, mostrando caídas relevantes en respaldo y en perspectivas económicas. Sin embargo, hay otros datos más de fondo en el sondeo, que son favorables o en línea con planteamientos de centro y centroderecha.

La encuesta hizo preguntas adicionales sobre la sociedad chilena y lo relevante para avanzar en la vida, las cuales aparecen en la base de datos del sondeo, publicada ayer.

Las respuestas muestran que los chilenos están más inclinados a premiar el esfuerzo individual, aunque eso produzca diferencias de ingresos importantes.

En una escala de 1 a 10, donde 1 era estar de acuerdo con la expresión "los ingresos deberían hacerse más iguales, aunque no se premie el esfuerzo individual" y 10 con "debería premiarse el esfuerzo individual, aunque se produzcan importantes diferencias de ingresos", la mayoría de los consultados optó por los números de la parte alta de la escala. De hecho, un 58% eligió el número 6 o más. Más visible es al sacar los números 5 y 6 (que corresponden a la mitad de la escala y que llegan al 36,3%): el 44% está en los cuatro números más altos y solo 17,8% en los cuatro más bajos.

Una línea similar se verifica en la pregunta que viene justo a continuación, donde la opción 1 es "la principal responsabilidad por el sustento económico de las personas está en el Estado" y el 10 es "la principal responsabilidad por el sustento económico de las personas está en las personas mismas". Ahí, el 16,8% de los consultados eligió las opciones 1 a 4, mientras que el 42,4% optó desde el 7 al 10.

La siguiente consulta es aún más directa, al pedirles optar entre dos opciones de sociedad a los encuestados. Ahí, el 54,8% dijo que prefiere "una sociedad más desigual, pero donde todos ganamos más". En contraste, al 33,7% le gustaría "una sociedad más igualitaria, pero donde todos ganamos menos".

En otra pregunta sobre la sociedad que se prefiere se ratifica la tendencia, ya que al 63,4% le gustaría "una sociedad más desigual, donde es posible surgir con esfuerzo", y el 28% prefiere "una sociedad más igualitaria, donde es difícil surgir con esfuerzo".

Diferencias

La visión de la sociedad de la cual da cuenta la CEP se refleja además en los objetivos que los consultados creen deberían ser primordiales en el país.

El 53,9% afirma que el más importante de estos objetivos es tener "una sociedad con más oportunidades para surgir y mejorar las condiciones de vida". Mientras, el 31,2% indica que el foco principal es tener "una sociedad más igualitaria" y el 11,4% "una sociedad donde todos ganamos más".

El decano de la Escuela de Gobierno de la Universidad Adolfo Ibáñez, Ignacio Briones, sostiene que "las personas mayoritariamente piensan que los elementos más importantes para el éxito económico son la iniciativa personal y el trabajo responsable, que son ideales esencialmente meritocráticos. También el nivel educacional alcanzado, cuestión que tiene que ver con las capacidades y una cancha de oportunidades".

Efectivamente, los consultados dicen que los elementos más importantes para tener éxito económico son el nivel educacional alcanzado (19,9%), el trabajo responsable (19,9%) y la iniciativa personal (17,7%).

Más atrás, en cuarto lugar, aparecen los contactos o pitutos (11,5%), seguido de la situación económica de los padres (8,45%). En el otro extremo, la opción menos elegida es "la fe en Dios", con 2,6%.

El académico de la Escuela de Sociología de la Universidad Mayor, Nelson Morales, afirma que los datos muestran que "estamos ante una sociedad de mercado, donde las condiciones de integración social son reconocidas por los individuos como producto personal, y no reconocen que el Estado o las instituciones puedan producir un impacto positivo en sus vidas. Habría una legitimación social del mercado como instrumento de integración social".

Por su parte, el investigador de Espacio Público, Manuel Arís, es crítico de la formulación de las preguntas. Dice que en el tema "relacionado con el rol del Estado, debe entenderse en el ámbito específico del sustento económico, pues otras encuestas, como la del PNUD (2015) o de la Universidad Alberto Hurtado (2017) muestran que la ciudadanía, por lo general, tiene una alta expectativa del rol que puede tener el Estado en la provisión de varios servicios, como las pensiones, el transporte, la educación o la salud".

Asimismo, agrega que "en relación al premio individual al esfuerzo que debiera significar el ingreso de las personas, puede significar la valoración de la población hacia una retribución que, en abstracto, se presenta como justa, pues supedita el ingreso económico al esfuerzo personal, en comparación con la otra opción que se ofrece, en la que no pareciera haber un valor asociado. La pregunta, tal como está formulada, predispone la respuesta hacia el mérito individual, pues no ofrece otro valor como contrapeso al mérito".

Los consultados por el CEP dicen, además, que las principales razones por la que las personas pobres tienen esa condición es por falta de educación (22,8%), flojera y falta de iniciativa (20,6%) y pocas oportunidades de empleo (14,1%).

Comenta