Felipe Kast: “Lo responsable fiscalmente, incluso para asegurar los ingresos del fisco, es que tengamos nuevos paquetes económicos similares, tal como lo han hecho EEUU y Francia”

FOTO : PABLO OVALLE ISASMENDI/AGENCIAUNO

El senador por Evopoli también convoca a su sector y plantea que “esto es un tsunami social muy grave, no podemos minimizarlo. Creo que hoy Chile Vamos tiene la oportunidad de demostrar que, así como siempre hemos sido estrictos en cuidar las cuentas fiscales, este es el momento de tener un shock contracíclico importante”.




Las noticias se agolpan y casi ninguna es alentadora, sino que todas advierten que este episodio mundial del coronavirus traerá más consecuencias económicas y sociales de lo imaginado, incluso peor que la crisis de 1929.

Por ello, 48 horas después de haber aprobado un paquete de medidas que contemplan un bono y algunas líneas de ayuda para las empresas, el senador Felipe Kast (Evópoli) demanda un nuevo esfuerzo fiscal de igual magnitud, y llama a su sector a apoyar al gobierno aunque las finanzas públicas se deterioren un poco más. Ello va en línea con lo que han anticipado economistas como el ex ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés.

“Creo que quizás algunos no se dan cuenta de la envergadura de la crisis que estamos afrontando que en un corto periodo de tiempo podría llevar a una caída en la actividad económica más grande que la Depresión de 1929. Por lo tanto si bien el gobierno que ha actuado en forma correcta inyectando un paquete de US$12.000 millones o de 4,7 puntos del PIB en esta primera etapa, me temo que dada la profundidad de la crisis, lo responsable fiscal y también socialmente, es que podamos ir incluso más lejos en los meses que vienen”, subrayó.

¿Por qué hace este llamado tan pronto cuando el proyecto del bono aún ni siquiera es publicado para ser Ley?

Es que si esta crisis es tan severa como se ha dicho en los últimos días, y agresiva sobre la capacidad productiva, es posible que lo responsable fiscalmente, incluso para asegurar que los ingresos permanente del fisco se mantengan en el tiempo, es que tengamos que tener nuevos paquetes económicos similares. Otros países lo han hecho como EE.UU que inyectó 10 puntos del PIB; Francia y Alemania, 14 puntos; y España, 19 puntos

¿A qué debería apuntar este nuevo esfuerzo?

Nuestro desafío se puede resumir en dos objetivos. Primero, que los trabajadores puedan mantener una fracción importante de sus ingresos para sustentar a sus familias, y segundo, que durante esta hibernación se destruya la menor cantidad de empresas y empleos posibles. Entonces muchas medidas tendrán que ver con la liquidez para que las Pymes, en su mayoría no tengan que cerrar sus puertas, y asegurar ingresos en forma transitoria a los trabajadores.

Lo que está diciendo es lo mismo que reclamó la oposición y algunos economistas como Valdés, Engel, Repetto y De Gregorio, ¿por qué se suma, ahora?

No hay ningún cambio. De hecho creo que el proyecto del bono fue completamente positivo y tal como dijo el ministro éste será el primero de posibles bonos futuro. Pero lo más relevante del paquete no era el bono, sino que la protección del empleo y eso fue lo que rechazaron en la Cámara lo cual me parece extremadamente grave, irresponsable y frívolo. Esperaría que el gobierno ojalá pudiera seguir avanzando en un paquete similar en el futuro.

Para independientes

¿Podría precisar hacia dónde debería dirigirse ese paquete?

No quisiera pautear en lo concreto, lo que el gobierno debería hacer. Personalmente creo que debiéramos avanzar en ayudar a aquellos trabajadores que boletean, los independientes, que están fuera del seguro de cesantía, y claramente, por razones ajenas a su voluntad, hoy día están sufriendo mucha angustia para poder llegar a fin de mes y seguir activos en sus funciones productivas.

¿Y por qué no haber insistido en esta discusión con un bono mayor a $50.000? Recuerdo que el proyecto fue a la Mixta porque tanto la Cámara como el Senado estaban solicitando eso, pero el ministro lo descartó

Sería bastante irresponsable no calibrar bien la magnitud de cada una de las necesidades. Todas las semanas estamos aprendiendo más de lo larga y profunda que podría ser esta crisis. Por lo mismo el Presidente y ministro han dicho que este es un primer paso, no me extrañaría que en un nuevo impulso se tenga que diseñar un tipo de instrumento para trabajadores independientes que no es lo mismo que el bono destinado a familias más vulnerables.

¿Algo distinto entonces a este bono de $50.000?

Acá hay tres tipos de realidades. Una son las familias vulnerables. Otro, lo integran aquellos que se desempeñan en el sector informal, independientes, que boletean; y luego el otro grupo de trabajadores con contrato, que me pareció correcto comenzar con ellos en el sentido de que son ellos los que pagan cotizaciones, impuestos, por tanto el orden del desafío es correcto. Para ellos, el gobierno logró elaborar el proyecto de seguro de cesantía (aporte de US$2.000 millones), pero no me extrañaría que, eventualmente, se hiciera un esfuerzo en la misma dirección para los independientes.

¿Apoyo de Chile Vamos en duda?

¿Tendría el apoyo del oficialismo considerando que su sector apoyó a pie juntillas que el bono no debería subir más?

Esto es un tsunami social muy grave, no podemos minimizarlo y creo que hoy Chile Vamos tiene la oportunidad de demostrar que, así como siempre hemos sido estrictos en cuidar las cuentas fiscales, este es el momento de tener un shock contracíclico importante para que la capacidad productiva no se dañe de forma permanente.

Pero un paquete mayor aumentará el déficit fiscal que sin coronavirus ya representaría entre 4 a 5% del PIB

Estoy convencido de que estarán dispuestos a apoyar al Presidente. Es importante que exista conciencia en todos los partidos de que este déficit fiscal transitorio puede ser la opción más responsable incluso fiscalmente.

Financiar con rebaja de sueldos

¿Cómo financiaría este nuevo paquete de estímulo?

Hay varias fórmulas y no hay que enamorarse de ninguna, sino que hacerlo de la forma más barata posible. Ese ejercicio contable lo debe hacer el ministro. No hay que descartar ir más lejos con la deuda pública aunque en este punto hay que actuar con celeridad porque es posible que los países más grandes también salgan y se termine aumentando el costo de la deuda. Afortunadamente, encontrar fuentes de financiamiento, no es el gran problema, pero si la decisión de ChileVamos de dar el espaldarazo si tuviera que recurrirse a mayores fondos públicos.

El ministro pidió US$4 mil millones para poder endeudarse en estas circunstancias mientras que varios parlamentarios le propusieron un monto mayor, ¿por qué esa cautela si ud mismo está diciendo que debe apurarse?

El ministro fue prudente porque en el gobierno están buscando que todas las decisiones sean transparentes, y no pedir un cheque en blanco sin clarificar en que van a usar los recursos, eso podría generar una espiral de desconfianza. Acá también hay que recurrir a eficiencias y reasignaciones y por eso la idea de echarle mano a los sueldos del Estado es positivo porque además muestra solidaridad.

¿A los sueldos de los ministros se refiere, como propuso el ministro de Hacienda, Ignacio Briones?

Por ejemplo se podría recortar un 10% de los altos sueldos de los funcionarios del sector público, lo que daría recursos suficientes para avanzar en bonos. Y también agregaría el concretar el gesto que pidió el ministro al gabinete y a los parlamentarios, aunque sea simbólico, porque es relevante para que la ciudadanía no sienta que el sector público ve pasar desde la vereda de enfrente la crisis económica que sufre el país.

El PS ya dio el primer paso donando el 25% de su sueldo, ¿ud. ha tomado una decisión en ese sentido?

Más allá de los gestos que se realizan en forma privada y voluntaria, el parlamento y el Ejecutivo deben dar una señal estructural en materia de austeridad. El jueves en reunión de comités del Senado pedí tramitar el proyecto que rebaja las dietas, y me acaban de informar que este martes estará en tabla. Pero debemos ir más lejos y aplicar un recorte transitorio de al menos 10% priorizando los sueldos más altos.

Comenta