Gerente general de Copec: “Las empresas vamos a tener una responsabilidad muy grande en la recuperación de esta crisis”

Arturo Natho relata cómo están sobrellevando la crisis para continuar con la operación y resguardando la seguridad de sus trabajadores, que ya suman tres contagiados. Agrega que el consumo de combustible a nivel industrial ha caído 35%. En aviación y transporte es más, con una baja de 70%.




Complejas semanas se viven en Copec para enfrentar la crisis sanitaria. El principal objetivo es continuar con la operación y resguardar la salud de sus trabajadores, señala su gerente general, Arturo Natho. Hasta el momento sus 17 plantas y 668 estaciones de servicio siguen funcionando, a pesar de una menor demanda de combustibles (34% menos). El peor escenario no está ahí, sino que en las a nivel de consumo industrial, principalmente en las industrias de la aviación y transporte de pasajeros, donde el menor consumo alcanza el 70%.

A pesar de ello, Natho es positivo y cree se deben entregar señales de confianza y contribuir a generar cadenas de actividad económica. “Creo que será un rol de valor social muy relevante. Al menos en Copec lo entendemos así, más allá de las decisiones coyunturales que debamos adoptar”, asegura.

¿Qué medidas están implementando para seguir operando?

-Tempranamente, el 13 de marzo en todas las oficinas del país el 95% del personal administrativo, no operacional, entró en modo de trabajo a distancia y se comenzó a implementar la medida de enviar a sus hogares a los grupos de riesgo. Hemos desarrollado protocolos y planes para continuar operando, pero apegados a las directrices de la autoridad sanitaria. En las plantas y terminales, hay chequeo de temperatura y acceso restringido al personal que realiza funciones críticas. Se está aplicando un nuevo sistema de turnos segregados, con menos trabajadores y que no se topan con otro equipo. En lo que es más visible para el público, en estaciones de servicio, se han extremado las medidas. Cada estación tiene un Encargado de Prevención Sanitaria que se preocupa del cumplimiento de todas las medidas. Estas medidas afortunadamente han contribuido a que hasta ahora sólo se han presentado 3 casos de contagios, los tres en recuperación en sus hogares y fuera de riesgo. De un universo total de 20 mil personas que trabajan directa o indirectamente en nuestra cadena.

¿Están operando con menor dotación?

-Sí. En los lugares donde se ha establecido cuarentena bajó la demanda y eso ha permitido distribuir mejor el personal para disminuir los contactos, al mismo tiempo que garantizar el mantenimiento del servicio. Por ejemplo, en las plantas se implementó el sistema de 7x21, o sea luego de una semana los trabajadores pueden estar 21 días en sus hogares, lo que también posibilita mayor rotación.

¿A qué porcentaje están produciendo?

-La primera constatación es que la demanda mundial de combustibles cayó en rangos históricos. En este contexto, en Copec hemos debido adoptar medidas para gestionar los stocks, nuestra logística de recepción y despacho y, coordinando la ecuación de suministro entre las importaciones y las compras a Enap. Con todas las dificultades que tiene la situación, asumimos la responsabilidad de ayudar a mantener el abastecimiento de combustibles a las industrias y a las personas.

¿Han disminuido sus ventas?, ¿en cuánto?

-Por supuesto que hemos tenido impacto en las ventas. En abril las ventas generales han caído en torno al 34%. Principalmente en el consumo en estaciones de servicio, donde la menor demanda de gasolinas es superior al 40%, producto de las restricciones a la movilidad. En las zonas donde se ha decretado cuarentena la caída en las ventas se mueven entre 60% y 80%. Lo que vemos en esta reducción es la tendencia a que las personas están acatando la recomendación de quedarse en sus casas. A nivel del consumo industrial, el impacto es del 35%, aunque hay realidades bien diversas entre los rubros económicos. En aviación y transporte de pasajeros el menor consumo alcanza al 70% y en la construcción del orden de 35%. Mientras que en la minería y el transporte de carga las caídas de consumo son del 12%. Esto nos muestra que en medio de un escenario tan complejo hay sectores económicos que hasta ahora han logrado sostener la actividad de mejor forma y que proyectado a futuro nos debería ayudar en la recuperación post crisis.

Grandes clientes de Copec están con una menor demanda de combustible como el caso de las aerolíneas, ¿cómo ven eso?

-Ciertamente las aerolíneas es una de las industrias más golpeadas, se observa una caída brutal del consumo. Lo que ocurre en este sector es muy simbólico, porque una característica de la crisis coronavirus es que desafía un eje del desarrollo mundial, la globalización. Pero, hay que tener confianza en que superado lo peor de la crisis, comenzará una etapa de recuperación de esta industria, porque el país y el mundo lo necesita.

Las distribuidoras de combustibles señalaron estar en un complejo escenario, ¿cómo ven eso?

-El sistema de distribución de combustibles en Chile tiene como característica fundamental que la administración de las estaciones de servicio se realiza por parte de concesionarios, que en su mayoría son emprendedores independientes pequeños y medianos. El 70% de sus costos es en personal. Cada una de sus estaciones de servicio genera entre 15 y 25 puestos de trabajo. Son un eslabón muy sensible de la cadena, y evidentemente una reducción tan brusca en la demanda les impacta con especial fuerza. Además, hay que considerar que el servicio que entregan es de primera necesidad para la población, como lo ha establecido la autoridad y, por lo tanto, la continuidad operacional de las estaciones de servicio es una cuestión estratégica para el país. La verdad es que se vienen tiempos difíciles para el comercio en general y también para nuestro sector. Todavía no sabemos la profundidad que tenga, que dependerá en gran medida de cuánto se prolongue la crisis. Lo que está claro es que la única manera de enfrentarla es trabajando juntos, coordinando y sumando esfuerzos y por supuesto, cuidando la salud de nuestra gente. Copec ha comprometido apoyo con recursos de distinta índole, incluidos económicos, a nuestros concesionarios, porque creemos en la fuerza y empuje de ellos y que la alianza con nuestros concesionarios es fundamental para Copec y sus clientes.

¿Les prestarán ayuda o facilidades para que puedan seguir operando?

-Nuestra red de concesionarios tiene un valor enorme para Copec, por eso les estamos entregando las herramientas y los recursos que están a nuestro alcance. Hemos diseñado un conjunto de medidas excepcionales, que buscan beneficiar a nuestros concesionarios disminuyendo los gastos asociados a la operación de la Estación de Servicio. Por ejemplo, durante los meses de abril y mayo, todos los concesionarios quedarán eximidos de una serie de gastos generados en ese período asociados a servicios de terceros, los que absorberemos nosotros. Lo mismo respecto de algunos cobros de franquicias. En ese mismo período se mantendrán algunas de las bonificaciones que les entrega Copec. Además, los estamos ayudando a implementar las distintas iniciativas gubernamentales de apoyo que les puedan ser útiles. No podemos anticipar el futuro, pero esfuerzo y colaboración para enfrentar esta crisis no faltará. Ese es el compromiso de Copec.

¿Qué podría hacer el gobierno al respecto?

-Creo que el gobierno ha actuado con proactividad para enfrentar la crisis económica y junto a otras instituciones del Estado como el Banco Central, el parlamento, están aportando buenas soluciones. Los dos paquetes de medidas anunciados son valiosos. Lo mismo la ley de protección del empleo. Estas medidas son un auxilio efectivo para todos los sectores de la economía, particularmente para las empresas de servicio, entre ellos los concesionarios de Copec.

¿Cuál es el principal impacto que ve en la empresa a mediano plazo?

-Copec es parte de la industria de la energía en el mundo y obviamente que esta crisis nos impacta. Tenemos presencia en siete países. Estamos conectados a la situación de nuestros consumidores, sean personas o industrias. Por supuesto, en lo inmediato, tendremos que adoptar restricciones, hacernos más eficientes, priorizar gastos. Pero esta es una compañía que este año cumple 85 años. Tenemos un proyecto de largo plazo y con una ruta estratégica que no debería alterarse: consolidar a Copec como una empresa multinacional, evolucionar a una empresa de movilidad integral, generar nuevos modelos de negocios, y avanzar hacia las nuevas realidades de servicio que posibilita el desarrollo tecnológico. Hoy estamos tomando todas las medidas que la contingencia exige, pero la visión del Copec del futuro y del largo plazo no cambia.

¿La inversión contemplada para este año sigue siendo la misma?

-Obviamente tendremos que postergar inversiones, al menos por los meses que se prolongue la crisis sanitaria. Enfrentamos un escenario distinto y será inevitable realizar ajustes a nuestra planificación, apuntando en primera instancia a ser más eficientes y controlar costos y gastos con mayor rigor para compensar los menores de ingresos que se puedan producir en estos meses. Otras medidas se irán analizando e implementando de acuerdo con las circunstancias que vayamos viendo, en colaboración con nuestros concesionarios.

En una perspectiva más general, pienso que las empresas vamos a tener una responsabilidad muy grande en la etapa de recuperación de la crisis, deberemos entregar señales de confianza, contribuir a generar cadenas de actividad económica, que incorporen a las pequeñas y medianas empresas.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.