Goldman Sachs: los efectos de guerra comercial terminarán en 2020

goldman_sachs_goldmansachs-logo-1023x573

El banco estadounidense no es el único optimista. En Pimco creen que el acuerdo de "fase 1" entre China y Estados Unidos se firmará antes de Navidad.




Después de haber restado entre 0,5 y 0,6 puntos porcentuales al crecimiento de Estados Unidos y entre 0,7 y 0,8 a la expansión de China, la guerra comercial perderá su capacidad de arrastre en la actividad de las dos potencias y en la economía mundial en general.

Así lo anticipa un informe publicado ayer por Goldman Sachs, en el que evalúan el escenario sin una nueva escalada en el conflicto entre las dos potencias. "Nuestra expectativa de una tregua prolongada implica que ambos deberían disfrutar de una 'sustracción de lo negativo' a medida que esta reducción del crecimiento disminuya en 2020", indican.

Su tesis cobra fuerza, considerando que en las negociaciones finales para el acuerdo de "fase uno", ya se estarían discutiendo el tamaño de la primera reducción de aranceles. De acuerdo con lo consignado ayer por Bloomberg, en la interna de la Casa Blanca se estaría debatiendo un levantamiento del 35% o el 60% de las barreras que le han impuesto hasta ahora a los productos chinos.

"Las noticias sobre política comercial han mejorado en las últimas semanas y creemos que los aranceles a las importaciones procedentes de China probablemente hayan alcanzado su punto máximo. Si es así, el impacto de la guerra comercial en el crecimiento del PIB en los EE. UU. Y China, y en la economía mundial en general, debería ser menos negativo en 2020", se lee en el informe encabezado por Jan Hatzius, economista jefe del banco de inversión Goldman Sachs.

Ellos no son los únicos optimistas. John Studzinski, director gerente y vicepresidente de Pimco, indicó que si bien "quedan problemas sobre los objetivos de compra agrícola, la tecnología forzada (transferencia) y cuestiones más amplias de aplicación", ambas partes probablemente estén intentando pactar la "fase uno" antes de Navidad.

"Y creo que Trump ve esto como importante. Ha recibido un gran respaldo de los CEO estadounidenses que quieren ver algún tipo de estabilización y anclaje en esta relación más amplia y diálogo comercial entre China y Estados Unidos", indicó Studzinski en entrevista con CNBC. "Nos guste o no, todos estamos presenciando un gran evento, el primer gran evento, realmente, desde la Segunda Guerra Mundial con la necesidad de que estas dos culturas formidables, países independientes reconsideren su relación. El mundo será un lugar mucho más fuerte y estable si pueden encontrar formas de alinear sus intereses, en lugar de intentar competir", subrayó.

Hasta el momento, sobre el cálculo del impacto que ha tenido la disputa arancelaria, Goldman Sachs detalla que el golpe más potente en China -la más afectada- provino de los efectos en el comercio neto y de la incertidumbre de las políticas en esta área de la economía.

Muy diferente ha resultado el escenario en Estados Unidos. Allá las consecuencias de la guerra comercial que impulsó Donald Trump se pagaron principalmente por unas condiciones financiera más ajustadas (ver infografía).

"Salvo otra ronda de escalada importante, esperamos que el efecto negativo de la guerra comercial en el crecimiento del PIB real de Estados Unidos y China se desvanezca gradualmente en 2020", destacaron.

Comenta