Grandes empresas y regiones: los nuevos focos de Sistema B en Chile

Vista-Panoramica-de-Santiago-0001

Con la meta de crecer 57% en la cantidad de empresas certificadas a nivel local, esta entidad que promueve la sustentabilidad en el sector privado tiene varios proyectos en curso para este año, uno que finaliza con la cumbre del cambio climático (COP 25) en Santiago.




La semana pasada se renovó el directorio de Sistema B en Chile, entidad que reúne a las empresas que poseen esta certificación sustentable que las hace parte de las denominadas Benefit Corporation (ver recuadro).

Pero más allá de sus cabezas, esta entidad está comenzando un importante giro para darse a conocer más en la población y, a la vez, entrar más fuerte a las grandes corporaciones. Una mayor conciencia con respecto a prácticas sostenibles y la realización de la cumbre climática COP 25 a fin de año en nuestro país, sería el caldo de cultivo perfecto para esos objetivos. Y la meta es ambiciosa: aumentar en 57% las entidades certificadas. O sea, pasar de 127 que hay en la actualidad (más 19 en curso) a 200 antes de que termine 2019.

"Estamos con la desesperación de salir de Santiago", afirma Alfredo Zepeda, director ejecutivo de Sistema B en Chile. Para eso generaron un proyecto denominado como "Comunidades B" las cuales van a desembarcar fuertemente en regiones, partiendo por las de Antofagasta, Atacama, Coquimbo, Valparaíso (incluido un proyecto en Rapa Nui), Maule, Biobío y Los Lagos. Incluso, el próximo 13 y 14 de junio tienen el primer Encuentro de Comunidades B en Copiapó, donde darán a conocer la hoja de ruta y motivar a los representantes de todo Chile.

El tema de salir de la capital no es menor, si consideramos que las industrias de energía, silvicultura y pesca -más características de regiones- tienen poca representación en el total de las certificaciones, a diferencia de Servicios Profesionales y Técnicos que alcanza el 23%. Sectores como minería no tienen un peso relevante aún.

De hecho, un guiño a salir de la Región Metropolitana sucedió el año pasado, al realizarse en Frutillar el encuentro Mundial de Empresas B, donde participaron más de mil personas.

Grandes compañías

Otro reto de Sistema B a nivel local son las grandes empresas, ya que hasta ahora, este sello ha estado muy asociado a pymes, emprendedores y medianas empresas. "Creo que esto se ha dado porque tener empresas que no sólo se preocupen del lucro es algo que los emprendedores tienen muy en su ADN. Además, quienes crecimos en otro mundo y tenemos más de 40 años teníamos la concepción de que con pagar impuesto y dar empleos estábamos listos", dice Zepeda, y agrega: "Pero también se ha dado por que hay varios miles de empresas pequeñas y pocas grandes".

El director ejecutivo de esta organización espera que al menos tres nuevas grandes compañías estén en el catálogo de Empresas B para este año. De hecho, Red MegaCentro ya anunció que está en los últimos trámites para certificarse.

Otros proyectos para 2019 es entrar más de lleno en la academia, además de organizar una serie de talleres para Empresas B. Con respecto a poder dar a conocer lo que es esta certificación al púbico general, Zepeda cree que no es tan fácil. "Aún nos falta una estrategia a nivel más masivo, tenemos que trabajar en ese mensaje. Ya hicimos una campaña denominada "Balientes" que tuvo más de un millón de visualizaciones, pero no es suficiente. Por eso es tan importante lograr una mayor cantidad de organizaciones con el sello del Sistema B", concluye el director ejecutivo de esta entidad.

Como sea, Alfredo Zepeda es optimista, principalmente porque de toda América Latina, Chile es el país con mayor cantidad de Empresas B per cápita, según los registros globales.

A nivel latinoamericano, en 2019 se han logrado hasta el momento 477 empresas certificadas y 51 pendientes. Mientras que globalmente, durante este año van 2.803 certificaciones y 133 pendientes.

La búsqueda del Impacto Positivo

Las denominadas Empresas B o B-Corp (Benefit Corporation) se refiere a aquellas organizaciones que generan impactos positivos sociales y ambientales, y que pasan por un proceso de certificación internacional que lo avala.

La idea comenzó en 2006, con la creación de B Lab, una organización no lucrativa fundada por Jay Coen Gilbert en Estados Unidos, que luego se transformaría en una certificación para redefinir los parámetros del éxito en los negocios.

En Chile algunas entidades certificadas son Hortifrut, Natura, TriCiclos, Late, Buin Zoo, BancoEstado Microempresas, Dictuc, People and Partners y Karün.

Comenta