IATA alerta que la crisis de las aerolíneas podría afectar el desarrollo del país

FOTO:DAVID CORTES SEREY/AGENCIAUNO

La propagación COVID-19 prácticamente ha paralizado el tráfico aéreo a nivel mundial,


La Asociación del Transporte Aéreo Internacional (IATA, por en sus siglas en inglés), la Asociación Chilena de Líneas Aéreas (Achila) y representantes de varias aerolíneas que operan en el país, informaron que valoran la implementación de las medidas económicas anunciadas por el gobierno de Chile, que buscan aliviar el impacto del COVID-19 sobre todo para los trabajadores y las pequeñas y medianas empresas.

“Sin embargo, IATA hace un llamado a las autoridades para que se abran a la opción de analizar iniciativas adicionales que puedan proveer la ayuda inmediata y necesaria, así como a mediano y largo plazo, para las aerolíneas, sus empleados y toda la cadena de valor de la industria, como las que han sido implementadas en otros países del mundo”, señalaron mediante una declaración.

Añadieron que “la propagación COVID-19 prácticamente ha paralizado el tráfico aéreo a nivel mundial, presentando un desafío sin precedentes para la aviación y el turismo, industrias de extrema relevancia para el bienestar social y desarrollo económico de los países”.

En este sentido precisaron que “en Chile, la conectividad aérea es determinante en la integración de todo el territorio y de su población. Actualmente existen 47 rutas domésticas que conectan todo el territorio continental y la Isla de Pascua, facilitando además el turismo, el desarrollo de negocios y la productividad. Mientras que 65 destinos internacionales nos unen con el resto del mundo y favorecen la llegada de turistas extranjeros y la carga aérea”-

Peter Cerdá, vicepresidente regional de IATA para América indicó que “la aviación se enfrenta a una crisis existencial al nivel global. El tráfico de pasajeros se ha detenido y los flujos de ingresos se han agotado. Aunque las líneas aéreas hayan tomado medidas de emergencia para reducir el impacto económico, en este momento se requiere el apoyo estatal para asegurar la liquidez por los próximos meses”.

El ejecutivo agregó que es urgente que los gobiernos de la región se sumen al ejemplo de países como Brasil, Paraguay, China, Noruega, Alemania, Francia, Italia y Singapur- que en los últimos días han implementado una serie de medidas para, de una forma u otra, puedan prestar asistencia a sus industrias aeronáuticas y de turismo.

La industria del transporte aéreo es una herramienta fundamental para el crecimiento y desarrollo económico, el comercio exterior y la inversión extranjera en el país, sustentando casi 200,000 puestos de trabajo y aportando US$ 7 mil millones al PIB del país, de los cuales US$ 1,9 mil millones son atribuibles al turismo, indicó.

Mientras, la industria de carga en los diferentes medios de transporte aporta a Chile unos US$ 79,500 millones en exportaciones, estimuladas por las buenas conexiones del transporte aéreo, según un estudio realizado entre IATA y Oxford Economics, añadió.

Pero este importante aporte está en grave riesgo, ya que la industria está siendo severamente impactada por el brote del COVID-19. Situación que está empezando a afectar incluso, al sector exportador e importador de Chile, lo que podría afectar la cadena de suministros, sostuvo.

“En estas circunstancias, es urgente que la aviación y toda su cadena de valor, también reciban una asistencia similar a lo que han facilitado otros países, con el fin de otorgar la liquidez y fortalecer el empleo. Eso se puede realizar mediante la abstención de impuestos, tasas de aterrizaje y otros cargos hasta que la industria se estabilice. Tan pronto como el COVID-19 esté bajo control, la economía mundial tendrá que reconstruirse rápidamente. La conectividad aérea será esencial para que eso suceda. Pero sin un apoyo inmediato, varias aerolíneas no estarán en condiciones de reiniciar sus operaciones. Ayudar ahora significa asegurar las cadenas de suministro esenciales por vía aérea, preservar el mayor número posible de puestos de trabajo y garantizar que la conectividad y el turismo puedan recuperarse rápidamente",señaló.

ALTA solicita medidas temporales para sostener a la industria aérea

Al igual que en la IATA, en la Asociación Latinoamericana de Transporte Aéreo (ALTA) existe preocupación respecto a la crisis que viven las aerolíneas de las región a raíz del coronavirus.

En está línea, la agrupación emitió un comunicado reiterando la necesidad de que los gobiernos de América Latina y el Caribe tomen medidas temporales de “crítica importancia” para sostener a la industria aérea durante la crisis y viabilizar la recuperación económica de toda la región.

La entidad afirmó que es necesario “brindar alivio financiero a la industria mediante la inyección de flujo de caja y reducción y/o exención de impuestos, tasas y cargos a las aerolíneas, aeropuertos, proveedores de navegación aérea y servicios asociados a la operación aérea que en conjunto apoyarían el regreso de los vuelos”.

Otras medidas solicitadas por ALTA son facilitar la renegociación de deuda, refinanciación y líneas de créditos; ajustar las condiciones laborales como medida de contingencia; facilitar el tráfico de carga mediante la agilización del trabajo administrativo y la reducción de costos; y flexibilizar las reglas para que la industria pueda operar rápidamente con normalidad.

Por último, las asociación señaló que “está en manos de los Estados proteger esta industria clave para el desarrollo de la región y de múltiples industrias que dependen del transporte aéreo”.

Comenta