Informe U. de Chile-UC prevé que número de desempleados puede llegar a 1,6 millones

Personas hicieron fila a las afueras de la sucursal AFC, ubicada en calle Miraflores, para cobrar su seguro de cesantía, Santiago.

Cuatro rubros sumarán una merma de 650 mil plazas laborales explicando el 73% de los empleos perdidos por la crisis sanitaria. En suma, esperan que la tasa de desocupación llegue a 17%.




El empleo será seguramente una de las variables más afectadas por la crisis económica que provocará el Covid-19. Y eso el gobierno lo sabe, por lo que junto con la ley de Protección al Empleo en curso, se siguen buscando distintas fórmulas para mitigar este impacto. Una de ellas es incorporar a esta ley a las personas con contrario anterior al 2002, fecha en que comienza a regir el seguro de cesantía. Dentro de ese abanico de opciones también se ha empezado a estudiar la opción de aplicar subsidios a la contratación.

Si bien han salido distintas proyecciones del incremento que tendrá la tasa de desempleo, el informe “Crisis económica en tiempos de pandemia por Covid-19, un aporte de las universidades del país frente a la crisis”, elaborado por académicos de la Universidad de Chile y Católica, se introduce en el detalle sobre el comportamiento por sectores. Así, el capítulo “el efecto de las cuarentenas en el desempleo, realizado por J. Rodrigo Fuentes y Raimundo Soto, aborda esa temática.

“Estimamos que en el escenario pesimista, el aumento del desempleo alcanzaría a unos 900.000 trabajadores. Si a esta cifra le sumamos el desempleo de marzo pasado, el desempleo total llegaría a 1,66 millones (16,9% de la fuerza de trabajo). Los sectores más afectados serían Manufactura, Construcción, Turismo y Comercio, que en conjunto perderían cerca de 650.000 empleos.

“El aumento del desempleo no será instantáneo. Nuestras estimaciones sugieren que 50% de la caída de empleo podría producirse en el trimestre que finaliza en junio y un 90% a diciembre”.

¿Cómo llegaron a esas cifras? Las estadísticas chilenas solo permiten un análisis grueso. Aun así, es útil hacerlo. Nuestras estimaciones consideran un escenario extremo: el peor que resulte entre una cuarentena nacional prolongada (caída de oferta) y como resultado de la contracción de la actividad económica (caída de demanda), precisan.

En el documento mencionan que en ausencia de datos de Chile, se usaron cifras de EE.UU. respecto de cuánta actividad se puede hacer de manera remota por sector. Los niveles son bajos en la construcción o la minería, pero mayores en servicios.

“Usando además una estimación estadística respecto de cómo reacciona el empleo sectorial en Chile ante cambios en la producción, estimamos la potencial caída en empleos”, acotan.

De esta manera, se consideró que no habría cambios en el empleo en el sector público y en sectores de servicios esenciales, por ello se excluyó defensa, administración pública, servicios de agua, gas, recolección de basura y electricidad, telecomunicaciones, educación y salud (3,3 millones de personas). Por ello, el análisis se hizo para los restantes 5,8 millones de trabajadores.

Comenta