Banco Interamericano de Desarrollo asegura que industrias creativas resisten mejor las crisis

Imagen TRINIDAD ZALDIVAR-4

LUIS SEVILLA/ LA TERCERA

Además, la jefa de la división de Asuntos Culturales y Creatividad del BID comentó que su área es el sector de la economía que crece más rápido que el resto.


Hace unas semanas, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) realizó por primera vez en Chile el Demand Solutions, uno de los principales eventos sobre innovación y emprendimiento de América Latina y el Caribe.

En esta versión, el tema central fue la "Creatividad de Exportación". Entre otras figuras, destacó la participación de Matías Muchnick, fundador de NotCo; Iván Paez Mora, CEO de Kappo Bike y Camilo Rodríguez-Beltrán, director de Innovación y Exploración de Tecnología de la UDD. Trinidad Zaldívar, jefa de la División de Asuntos Culturales y Creatividad del BID, se refiere a la transición que impulsarán las startups hacia una "economía naranja", los desafíos en materia de innovación y, también, a la responsabilidad de los emprendedores respecto a su profesionalización.

¿Qué significa la transición de la economía hacia la creatividad?

-Estamos pasando de una economía del conocimiento e innovación, a una de la creatividad y la inspiración. El rol de los creativos es importante, porque agregan valor a los mercados. Ellos cumplen el rol de desatar la innovación, que es algo muy importante para el crecimiento de nuestros países.

¿En qué se diferencia?

-Este sector de la economía crece más rápido que el resto y, también, resiste mejor las crisis. Son industrias que son intensivas en el uso del capital humano, y eso es algo que necesitan todos los países.

En ese sentido, ¿cómo permiten que las economías puedan ser más competitivas en el mercado global?

-Son industrias que introducen tecnologías de punta en los países, porque las necesitan para funcionar. Por lo tanto, son como imanes de nuevas tendencias, que de otra manera la economía no las tomaría.

¿Cuál es su relación con la identidad?

-Las industrias creativas y culturales se destacan por su identidad. Estas permiten crear economías que se diferencian por la presencia de productos únicos.

¿Cómo se pueden crear más emprendimiento en Latinoamérica?

-Se está produciendo un cambio. Es algo que vemos -a nivel regional en la generación millennial, pues si uno les pregunta, ellos quieren ser emprendedores. Ahora, el problema son los obstáculos a la hora de seguir ese camino.

En ese sentido, ¿Demand Solutions busca ser una guía?

-Queremos inspirar y mostrar cosas que se están haciendo afuera, de manera de establecer que el emprendimiento es importante y posible.

¿Por qué es importante inspirar el emprendimiento a través del ejemplo?

-Si uno le pide a la gente que nombre a cinco futbolistas, ellos van a saber sus nombres y otros detalles de sus carreras. Sin embargo, si se consulta por cinco innovadores o creativos, lo van a pensar un rato. Es por este motivo que es muy importante identificar quienes son los líderes en esta materia.

¿Cómo se gestó el concepto de "economía naranja"

-Nació en el BID en el 2013, con un libro publicado por Iván Duque, actual Presidente de Colombia, y Felipe Buitrago. Se refiere al sector de industrias culturales y creativas, que tienen al talento y la identidad de los pueblos como materia prima principal y que, además, son sujetos de propiedad intelectual.

¿Cómo se clasifican?

-Cada país tiene distintas categorizaciones. Sin embargo, nosotros hablamos de industrias culturales y creativas desde un punto de vista más clásico. Es decir, las artes visuales y escénicas, la literatura, pasando por la editorial, la moda, videojuegos, animación y cine, entre otros. Engloba un espectro bastante amplio.

¿Por qué ponen su foco en ellos?

-Son áreas que todavía son atípicos para el sector financiero y el público en general, desde el punto de vista de cómo se abordan.

¿Cómo se puede generar un mayor conocimiento de estas iniciativas?

-Ese es uno de los grandes desafíos para el sector financiero. Por ejemplo, enfrentar el caso de alguien que va a pedir un préstamo cuyo activo es una idea. ¿Quién la financia? La respuesta es muy difícil.

Por ejemplo, ¿como se relaciona esto con los plazos de pago?

-Quizá los préstamos no tienen que ser a dos años, sino que a cuatro como ocurre en Brasil, porque -probablemente- quienes lo piden tengan un contrato que se va a pagar a 24 meses más.

¿Qué desafío les queda a las industrias creativas y culturales?

-Estas industrias tienen el desafío de profesionalizarse, porque no es sólo tener una idea, sino que también hay que entrar a una economía que tiene ciertas normas.

Comenta