La CUT en alerta y preocupada por norma en reforma previsional que permite subcontratar

figueroa barabara

Trabajadores liderados por Bárbara Figueroa manifestaron sus aprensiones a la subsecretaria de Previsión Social, en una cita donde la autoridad explicó la iniciativa presentada por el Ejecutivo.


La Reforma Previsional iniciará su discusión en el Congreso el próximo lunes 10 de diciembre para lo que el gobierno puso urgencia simple al proyecto para apurar la discusión. Así lo señaló esta mañana el coordinador de la iniciativa, Augusto Iglesias, en el marco de un seminario de pensiones en la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile.

Esta tramitación también es posible luego que se cumpliera con el proceso oficial donde el Consejo Consultivo Previsional entregó su informe de observaciones a las autoridades del Ministerio del Trabajo, el pasado 28 de noviembre. Para continuar el proceso, en los próximos días la Subsecretaría de Previsión Social deberá responder al informe del consejo.

En este contexto, y antes que se inicie la tramitación de la reforma en el Congreso, las autoridades de Trabajo se han reunido con todos aquellos interesados en los detalles del proyecto, así como  hacer propuestas de mejora. Uno de estas reuniones fue con la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), liderada por Bárbara Figueroa.

En el encuentro, la líder de la multisindical manifestó la preocupación por las normas que permiten la subcontratación, además de otros temas como la permanencia del sistema de AFP.

"Le expresamos (a la subsecretaria María José Zaldívar) la preocupación de que se establezca una posibilidad, por la vía del fortalecimiento del sistema de AFP, de subcontratar tanto los espacios físicos, como también las áreas de venta y captación. Para nosotros es muy complicado avanzar, porque es una materia que no tiene que ver en lo absoluto con el fortalecimiento de las pensiones de los trabajadores", dijo la dirigente.

En el título sobre incentivar la competencia en la industria de administración de fondos de pensiones del proyecto, en su letra C, establece la subcontratación de servicios.

"Se autoriza a las AFP y a las Administradoras de Ahorro Complementario para Pensión a subcontratar los servicios de atención de público y la tramitación de los beneficios del sistema de pensiones", dice el proyecto.  Y agrega que "la Superintendencia de Pensiones tendrá amplias facultades para fiscalizar a las entidades subcontratadas".

Para Figueroa, esto viene a hacer más atractivo "el negocio de las pensiones" tanto para las entidades que se quieren incorporar al sistema como para las actuales Administradoras de Fondos de Pensiones.

"Lo que ella nos explicó ahí, es que era un incentivo para las nuevas empresas o los nuevos actores que quieran incorporarse a la administración de las pensiones, pero esto no es restrictivo, también opera para el actual sistema. Por lo tanto, lo que estamos viendo es que por la vía del perfeccionamiento del sistema lo que se está haciendo es entregarle una tremenda garantía de precarización, de subcontratación a las empresas y con esto lo que vamos a ver a la vuelta de la esquina no sólo son pensiones más bajas, sino que muchos despidos en las propias AFP", sostuvo la presidenta de la CUT.

Y agregó que "la señal que está dando el gobierno es que están por subcontratar, tercerizar y seguir precarizando para darle garantías a las AFP de que el negocio va a seguir siendo rentables y está diciendo que la única forma de tener ganancias es a costa de la precarización. Hoy no hay condición alguna para que el Parlamento siquiera, de el paso a legislar una iniciativa como la que se está proponiendo".

Al respecto, Iglesias señaló que eventualmente los empleos que se puedan destruir por efectos de la subcontratación "se van a crear en las empresas que entregarán los servicios que las AFP contraten, por lo tanto, por ninguna parte me puedo imaginar un efecto negativo de esta norma".

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Poner en práctica un ritmo pausado a la hora de comer, ayuda al cerebro a asimilar la ingesta de alimento y calmar el apetito.