La oportunidad de la Inteligencia Artificial tras la pandemia

Las dificultades que ha generado la crisis sanitaria han puesto a esta tecnología en el centro de las inversiones informáticas en diversos sectores. En Chile, los expertos plantean que, si bien esta tendencia ha tomado terreno, todavía estamos al debe en comparación con otros países.




Entre los efectos de la pandemia, la Inteligencia Artificial (IA) aparece como una de las beneficiadas dentro de la crisis sanitaria, ya que las distintas medidas de confinamiento y restricción de desplazamiento empujaron a las personas a desempeñar varias labores por medio de esta tecnología. Además, su uso plantea la promesa de dar buenos resultados en áreas como la productividad y estabilidad en la cadena de abastecimiento de las industrias, y mejorar las experiencias de uso en sectores masivos como el financiero, retail e incluso en el de salud.

“El Covid solo ha acelerado el paso hacia un mundo caracterizado por el trabajo conjunto entre máquinas y humanos. Por eso, el momento de invertir en IA y de preparar a las personas para trabajar con las nuevas tecnologías es ahora”, dice el líder de Inteligencia Aplicada de Accenture Chile, Francisco Rojas.

Por su parte, Andrés Awnetwant, socio líder de Omnia IA de Deloitte, destaca que en el mundo del e-commerce esta herramienta “ha podido mejorar la optimización de recursos, la asignación de rutas y de capacidades logísticas para poder mantener un nivel de servicio acorde al incremento de la demanda”.

Un estudio reciente de Accenture y País Digital concluyó que si Chile invierte de forma adecuada en las nuevas tecnologías y en la preparación de las personas para el uso de estas, podría agregar US$13 mil millones al crecimiento del PIB. Sin embargo, el mismo informe detectó que el 58% de las empresas ha adoptado la IA en uno o más unidades de negocio, una cifra baja en comparación a otros países que alcanzan un 73%.

Otras de las exceptivas de la IA es que se espera que tenga mayor utilidad a la hora de transformar todos los datos que se obtienen de la ciudad por medio cámaras, georreferencia y uso de transporte público, en insumos para mejorar el funcionamiento de las urbes y así, evitar aglomeraciones o comportamientos que sean focos de contagios.

Aporte en salud

Por otro lado, el uso de la IA en la salud también ofrece ventajas, según un reciente estudio de Julius Baer. La publicación plantea que esta herramienta ya demostró su capacidad al haber descubierto los primeros indicios del coronavirus en diciembre de 2019.

Mientras que, para el futuro, se espera que cree nuevos medicamentos, detecte enfermedades de forma oportuna y permita que, en dispositivos inteligentes, las personas puedan tener más conciencia de su estado de salud. “La IA tiene un papel importante que desempeñar. No detendrá esta pandemia, pero, al procesar grandes cantidades de datos, puede acelerar la carrera para encontrar una vacuna y ayudar a predecir futuros brotes”, destaca el reporte.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.